Close
Radio Radio Radio Radio

Alcaldes de Ñuble denuncian deterioro de caminos y demoras en obras viales

Municipalidad de Bulnes

Las malas condiciones de los caminos siempre ha sido uno de los principales problemas en la Región de Ñuble. Y en el último tiempo esto se ha convertido en un dolor de cabeza para los vecinos y los propios alcaldes, pues sostienen que las mantenciones y reparaciones a cargo del Ministerio de Obras Públicas (MOP) no se están ejecutando, a tal punto que los ediles han recurrido a la inversión de recursos propios para la conservación de las rutas.

La situación fue expuesta esta semana al subsecretario de Obras Públicas, José Andrés Herrera, en reunión con los alcaldes de Chillán Viejo y San Ignacio, junto al diputado Frank Sauerbaum. Manifestaron su malestar además por las obras que se encuentran retrasadas o a la espera de recursos para su ejecución, así como otras que resultaron dañadas con las inundaciones y aún no son reparadas.

Según comentó el diputado Sauerbaum, el atraso en obras “ tiene dos motivos, primero el actual Gobierno paró los proyectos porque venían del gobierno anterior, los quisieron revisar, después los licitaron y se dieron cuenta que la plata que tenían asignada no les alcanzaba porque los materiales ya habían subido, las empresas cobraban más y tuvieron que volver a pedir la plata para volver a licitar. Y la segunda razón, que el propio Subsecretario nos dijo delante de todos, es que Giorgio Jackson, cuando era ministro de Desarrollo Social, pidió que todas las inversiones grandes pasaran por el Mideso y ahora se demoran meses en dar el visto bueno para poder financiarlas. Hay un tema administrativo detrás muy grave”.

El parlamentario destacó que obras como el camino Chillán-Yungay, Monte Blanco en San Carlos y los Puquios registran retrasos a raíz de tales trabas. “El subsecretario espera que varios caminos de Ñuble que están por terminar o empezar, que están atrasados, tengan el RS del Mideso en diciembre, para poder licitarlos entre enero y febrero, para que empiecen las obras en marzo”, dijo.

Respecto al mal estado de los caminos, sostuvo que están sin mantención desde el pasado mes de julio porque en junio finalizaron los contratos con las empresas globales. “Ahora en octubre, seguramente en diciembre, recién van a adjudicarse y recién van a mantener los caminos y con todo lo que pasó en el invierno por la lluvia están intransitables, entonces hay un descuido muy grave y la Dirección de Vialidad no tiene máquinas ni personal suficiente”.

El alcalde de Chillán Viejo, Jorge del Pozo, comentó que, ante la falta de trabajos del MOP, se ha hecho cargo del mejoramiento de los caminos no enrolados, que son todos los caminos vecinales, invirtiendo importantes recursos. “Solo el último acuerdo de consejo implicó la inversión de más de $54 millones de pesos, pero permanentemente durante el año hemos estado haciéndonos cargo de caminos no enrolados”.

El edil indicó que ha solicitado reiteradamente a la Seremi del MOP el mejoramiento de los caminos rurales que son de tuición de Vialidad y están en malas condiciones, impidiendo la vida normal de los vecinos, sin embargo, no ha tenido respuesta. “Hay que ponernos manos a la obra y resolver un problema que es urgente, que no puede esperar y evidentemente es una preocupación desde hace mucho tiempo, pero en particular el último año donde no hemos visto que Vialidad tenga alguna programación de trabajo. Quiero recordarle al seremi que Chillán Viejo es parte de la Región de Ñuble y también merece la atención de esta institución, no de lo que pedimos nosotros, es de sus caminos, porque en definitiva lo que estamos pidiendo no es nada más ni nada menos que se hagan cargo de los caminos enrolados que son tuición del MOP”, puntualizó.

En tanto, el alcalde de San Ignacio, Patricio Suazo, expresó que la situación de los caminos de su comuna es compleja, sobre todo por los daños ocasionados por las lluvias ocurridas en el invierno. Por tanto, viajó hasta Santiago ante la falta de respuesta de las autoridades regionales. Indicó que actualmente no está operando el contrato global de conservación de caminos, el cual debía atender más de 100 kilómetros, por tanto, espera que el contrato se licite lo más rápido posible y entre en operación cuanto antes.

“Otro contrato que pasó bastante tiempo detenido fue el proyecto de conservación de la Ruta N-683, que une la Ruta N-59 con la Ruta N-773 y conecta con el sector de Selva Negra en nuestra comuna. Este proyecto fue liquidado anticipadamente al contratista anterior, pero estuvo detenido por más de un año. Recién en la reunión con el subsecretario se nos anunció la nueva adjudicación de los trabajos”, dijo.

Agregó que el proyecto de pavimento de la Ruta N-605, conocida como camino antiguo a San Ignacio y que une a San Ignacio con Chillán, también estuvo detenido bastante tiempo. “La buena noticia es que los trabajos están próximos a iniciar. Este contrato había sido adjudicado hace ya algunos meses a una empresa local”, acotó Suazo.

Los frentes climáticos causaron daños críticos en más de 30 kilómetros en un total de 19 caminos y en reunión con el Seremi de Obras Públicas y el Director Regional de Vialidad comprometieron comenzar una mesa de trabajo para dar una pronta respuesta a esta situación.

La autoridad comunal señaló que ha invertido recursos para la mantención de diferentes caminos. Además, el municipio cuenta con un Programa de Caminos que es administrado por la Dirección de Obras. “Los recursos municipales son escasos, más aún en nuestro municipio, al cual llegamos como administración hace casi cuatro meses y lo recibimos con grandes compromisos financieros y con una holgura presupuestaria nula”.

“Abandonados”

El alcalde de Cobquecura, Julio Fuentes, dijo que es un tema sensible que afecta el diario vivir y desarrollo de la comuna costera, donde más del 90% de las rutas son de tierra y muy pocas tienen ripio. Aseguró que en los últimos años se ha encargado de conseguir con los vecinos material o ripio para los caminos.

“Nosotros mostramos playa, cerros, riquezas naturales, pero tenemos unos accesos que con absolutamente incompresibles que a esta altura podamos tenerlos. Nos creemos el cuento de que somos uno de los polos de mayor desarrollo turístico de Ñuble. Por lo tanto, qué más quisiera que lo mínimo que pudiésemos tener es que nuestros caminos estén en óptimas condiciones para permitir que nuestra gente siga progresando porque así vamos a tener mayores visitantes”, comentó.

Actualmente, un proyecto detenido es clave para el desarrollo del sector sur, entre Taucú y Colmuyao, que comprende 10,2 kms, el cual se licitó pero los recursos fueron insuficientes. “Para el camino a Colmuyao me otorgaron $2.200 millones, y resulta que faltaban $1.000 millones. Entonces, echaron para atrás el proyecto porque no está dentro de los estándares que ellos tienen que es un 20% que se puede subir el presupuesto para que pueda ser refinanciado. Me dejaron botado a medio camino y yo tengo que conseguirme recursos”, cuestionó el alcalde.

Si bien es cierto que hay una empresa que tiene la concesión de los caminos, es el municipio el que ha asumido los trabajos de mantención de los accesos principales de Cobquecura y de las playas.

“Si no fuera por el municipio hoy no se podría transitar por todos estos caminos. Nosotros tenemos que hacer la pega porque nuestra gente es la que está involucrada. Me tengo que preocupar de enviar motoniveladoras, camiones tolva. También trabajamos camino a Quirihue, tapando hoyos más allá del límite de la comuna, llego con asfalto frío que hemos comprado con recursos propios para poder dar la seguridad a la gente de Cobquecura, porque como somos la última comuna de la región y nadie se va a preocupar de venir a tapar los hoyos y eso que el camino está concesionado por una empresa”, expresó.

Desde Quillón, el alcalde Miguel Peña comentó que hay algunas obras en construcción, pero a raíz de las últimas emergencias necesitan reparar los caminos de tuición de Vialidad como de Chillancito a Liucura Bajo, desde Liucura Abajo hacia Huenucheo, Liucura Alto. “La verdad es que nosotros estamos abandonados por el Ministerio de Obras Públicas y el director de Vialidad, ni siquiera responden los teléfonos. Ante esa situación estamos metiendo recursos nuestros”, lamentó.

Detalló que en los últimos cuatro años el municipio ha trabajado en la conservación de caminos que son responsabilidad del MOP, significando la inversión de unos $400 millones en material, maquinaria y mano de obra. Una de sus mayores preocupaciones es la reposición de la ruta N-48, cuyos trabajos no han cumplido con los tiempos establecidos, y por lo mismo los vecinos se manifestaron para exigir respuesta.

“No hace mucho hicimos una paralización por la Ruta N-48, que teníamos una licitación que está adjudicada a una empresa, donde hemos tenido la información de que la empresa quiere liquidar la obra y eso nos estaría afectando de muy mala manera, porque estaríamos perdiendo todo lo que hay ya anunciado. Lo peor es que ni siquiera hacen la conservación y la ruta no aguanta ni siquiera conservación, pero ni eso le preocupa al MOP”.

Peña destacó que son constantes los reclamos de los vecinos debido a los accidentes o daños a los vehículos ocasionados por los hoyos en la ruta. “Somos la cara visible, la gente llega todos los días a los municipios, entonces aquí la responsabilidad del MOP la estamos asumiendo nosotros”, cerró.

El drama de proyectos paralizados se repite en la comuna de Coelemu, donde el segundo tramo de Ruta N-14-O, que conecta con la costa, está a la espera de refinanciamiento, pues el presupuesto original no alcanzó.

“Lo que se nos indica es que se debe al constante aumento del valor de los materiales de construcción, donde se incluye el asfalto, y la demora que tienen los procesos licitatorios. Entre que aprueban los recursos, se logra licitar e intentan adjudicar pasan tantos meses que los materiales suben de precio y lo que se proyectó hace ocho, nueve, diez meses atrás o un año atrás, ya no alcanza. Entonces, o proyectamos con más recursos económicos o agilizamos los procesos administrativos, porque eso es lo que nos está complicando hoy día”, recalcó el alcalde Alejandro Pedreros.

Ese mismo camino, que consta de 22 km., tiene cerca de 11 km. asfaltado y resultó con daños con la crecida del río Itata durante la emergencia climática, por lo que requiere reparaciones a la brevedad. “Ese tramo que ya estaba asfaltado sufrió importantes daños, entonces, no solamente hoy día estamos complicados con lo que es falta de asfalto de la ruta, sino que estamos complicados porque lo que ya teníamos asfaltado sufrió serios daños. Ya se han iniciado algunos trabajos de reparación menores, pero todavía falta que se intervenga en los tramos donde se produjo el mayor daño, pero por lo menos tenemos indicios de que hay intención de comenzar los trabajos”, aseveró.

La municipalidad de Coelemu realiza permanentemente trabajos de mantención y reparaciones de las rutas enroladas, sin embargo, el edil sostuvo que en el último tiempo esto se ha agudizado. “Lo hacemos porque Vialidad no da abasto y el reclamo de los vecinos no llega a Vialidad, llega al municipio”, expresó.

Por su parte, el alcalde Guillermo Yéber, de Bulnes, sostuvo que se ha hecho cargo del bacheo de las rutas que son principales conexiones de la comuna y sectores rurales. “El gran problema es que los caminos que fueron entregados por Vialidad hace un par de años o un año ya presentan déficit de eficiencia, algunos ya tienen baches, y por otro lado, las calles principales también se encuentran en mal estado”, dijo.

Recordó que durante el primer año que asumió el cargo invirtió $100 millones para reparar baches en diferentes zonas, y hoy la situación no ha cambiado, pues destinó $80 millones más en rutas de tuición de Vialidad ya que no cuenta con el apoyo del servicio. “No hemos tenido nunca respuesta”, resaltó.

“Me parece absurdo que en realidad tengan un camión de un millón de dólares detenido, sin uso porque no tenían operadores y que sirve para asfaltar calles y arreglar caminos. También tienen un tremendo presupuesto en el MOP que tampoco lo hemos visto reflejado en infraestructura o en obra. Yo creo que ese presupuesto va a llegar a fin de año y no se va a gastar, por lo tanto, existe un tremendo problema estructural acá en la región y lo que pagamos todas estas culpas somos los alcaldes que estamos directamente vinculados a los vecinos y vecinas”, añadió.

“Constante mantención”

Ante las consultas de La Discusión, desde la Seremi del MOP negaron la existencia de obras paralizadas en Ñuble e indicaron que los 4.748 km. de la red MOP de caminos en Ñuble “están constantemente en mantención”.

Por su parte, desde el Gobierno Regional informaron que durante este año han financiado tres caminos que ya se encuentran con sus respectivos convenios firmados con la Dirección de Vialidad de Ñuble para su ejecución. “Se trata de la Ruta N-14-O de Coelemu; la Ruta N-450 en Cobquecura y la Ruta N-605 cruce N-55 Río Viejo -Puente Larqui cruce N-655 en San Ignacio, sin embargo, nos preocupa que las obras de los proyectos de Cobquecura y de San Ignacio aún no han iniciado, pese a que los documentos para la transferencia de recursos están firmados desde diciembre del 2022 y marzo del 2023 respectivamente”.

“Sabemos de los problemas de conectividad que viven estos sectores, por eso hicimos los esfuerzos y coordinaciones necesarias para financiar estas pavimentaciones; la tardanza en el inicio de las obras afecta el desarrollo de las comunidades beneficiadas y es de suma importancia acelerar los procesos para comenzar los trabajos”, agregaron.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top