Close
Radio Radio Radio Radio

Voto obligatorio “sacó del closet” a 151 mil votantes en la Región de Ñuble

Mauricio Ulloa

Muchos(as) de ellos(as) nunca habían votado, o hacía años que no lo hacían, por variadas razones: avanzada edad (en las últimas elecciones, el covid fue un factor que alejó a los adultos mayores de las urnas); apatía; disconformidad con el sistema, o simplemente, desinterés.

El voto obligatorio establecido en la reforma Constitucional que posibilitó el plebiscito de salida para aprobar o rechazar la propuesta redactada por la Convención, sin duda sirvió para “sincerar” el padrón electoral, que para muchos, parecía “inflado”, dados los bajos porcentajes de participación en los comicios de 2012 a 2021.

Si bien la concurrencia a las urnas de la pasada segunda vuelta Presidencial de diciembre de 2021 entre Gabriel Boric y José Antonio Kast ya había sido calificada como positiva, pues alcanzó un 56% a nivel país y un 55% en Ñuble, la cifra más alta desde que se instauró el voto voluntario, y además, permitió que Boric se alzara como el Presidente más votado desde el retorno a la democracia; lo ocurrido el pasado 4 de septiembre dejó al mundo político en ‘shock’.

Más de 13 millones de personas (13.024.792) emitieron su sufragio en Chile y el extranjero, de un padrón total de 15.173.929 electores. Un 86% de quienes estaban habilitados(as) para sufragar lo hizo, y eso significó que ‘ingresaran’ 4.660.311 personas nuevas respecto de la segunda vuelta de diciembre, cuando sufragaron 8.364.481 personas.

Es decir, más de 4,5 millones de sufragantes que de mantenerse el voto obligatorio -que es lo más probable que ocurra, debido a que ya existe un acuerdo transversal en el congreso para darle urgencia al proyecto respectivo que se encuentra en segundo trámite en el Senado-; deberán participar en todos los siguientes comicios: eventual elección de nuevos constituyentes; plebiscito de salida; y elecciones municipales, regionales, parlamentarias y Presidenciales. Es decir, se sumará a las decisiones un grupo que hasta ahora se había ‘auto excluido’, y que podría ser determinante a la hora de los resultados.

Situación de Ñuble

En la Región de Ñuble, la participación rompió todos los récord, situándose en un histórico 89%, empujado por un importante aumento del voto rural.

En la pasada segunda vuelta Presidencia de 2021, sufragaron 235.908 personas en la región, equivalente al 55% del padrón, que ascendía a 430.997 electores. En el plebiscito del 4 de septiembre, la cifra de participación aumentó a 387.418 sufragantes, de un padrón de 435.221, es decir, votó un 89% de la población habilitada para hacerlo. De ellos, 151.510 no lo habían hecho en diciembre pasado, es decir, se convirtieron en “nuevos votantes”, lo que equivale al 34,8% del total de personas que concurrió a las urnas para el plebiscito de salida.

Incluso hay comunas como Ñiquén y Yungay, donde la cifra de votantes de 2022 casi dobló a la de 2021.

En el caso de Chillán, un 37,4% de quienes sufragaron el 4 de septiembre, no lo hizo en segunda vuelta; un 42,3% en San Carlos; un 39,1% en Quirihue y un 42,4% en Bulnes.

A modo de ejemplo, en algunas de las últimas elecciones con voto obligatorio en Ñuble, el total de votantes en la región alcanzó 227.691, en las Presidenciales y parlamentarias de 1989; 225.110 en las municipales de 1992; y 233.071 en las presidenciales y parlamentarias de 2009, los últimos comicios con voto obligatorio, antes del plebiscito del pasado 4 de septiembre.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top