Close
Radio Radio Radio Radio

Voto informado

Se ha vuelto un lugar común decir que la propuesta de nueva Carta Fundamental elaborada por la Convención Constitucional y entregada el pasado lunes al presidente de la República, es el proceso político más importante desde el retorno a la democracia; y que por ello debemos pensar y votar en tal o cual sentido, porque si no lo hacemos así, el país no tendría futuro y estaríamos castigando a nuestros hijos y nietos.

Evidentemente, hay detrás de esa sentencia una discutible apelación al miedo, pero lo real e indiscutible es que dentro de dos meses tendremos que tomar una decisión individual que colectivamente tiene una gran incidencia en el futuro del país. El tema es que debemos prepararnos para acudir (obligatoriamente esta vez) a las urnas, a votar en el plebiscito de salida el 4 de septiembre, y hacerlo en forma consciente, bien informada, responsable y respetuosa de los resultados.

El proceso de preparación individual para este hito de nuestra vida democrática implica leer con mente abierta la propuesta y confrontarla no solo con la actual Constitución, sino con nuestra propia visión de la sociedad y del país.

En apoyo de lo anterior resulta útil oír las opiniones de personas estudiosas del derecho constitucional y evitar las simplificaciones y discursos interesados en exacerbar conflictos, en uno u otro sentido.

Destacan, por lo mismo, iniciativas como la de la Universidad de Concepción, que ofrecerá un curso abierto y gratuito para entregar herramientas que permitan a la ciudadanía decidir de manera informada en el plebiscito de salida, lo mismo que el trabajo conjunto que en Ñuble desarrollarán la propia UdeC y la UBB para dar a conocer el texto de 178 páginas, 11 capítulos, 388 artículos permanentes y 57 disposiciones transitorias.

Igual de importante para sacar conclusiones contributivas a nuestra decisión es la veracidad de las informaciones que la nutren, una cualidad que está amenazada por la mentira explícita o por la instalación del rumor o la duda infundada.

En abril pasado se conoció un estudio realizado por la ONG Derechos Digitales y la encuestadora Datavoz, donde hay dos conclusiones que son muy relevantes. Primero, que a las personas sí les interesa la información sobre el proceso constituyente, independiente de la edad, del grupo socioeconómico y de la posición que tuvieron en el plebiscito de entrada, y segundo, que el principal medio por el que accedieron a información son las redes sociales, reconociendo un 58% del total de las personas encuestadas (1.413 mayores de 18 años, en las 16 regiones del país), que buena parte de los antecedentes recibidos resultaron ser falsos.

A medida que nos acerquemos al plebiscito del 4 de septiembre, veremos cada vez más estrategias para desprestigiar una u otra alternativa. Noticias falsas, verdades a medias, narrativas distorsionadas y otras desviaciones que no solo amenazan con contaminar el voto informado, sino también nuestra convivencia.

Libertad, democracia y transparencia van unidas y hoy toca estar muy atentos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top