Close
Radio Radio Radio Radio

Dirigentes y vecinos del sector oriente hacen su “petitorio” tras anuncio del Plan Zipp

Mauricio Ulloa

Renán Sepúlveda, estaba sentado solo en una banca, a espaldas de las rejas del Cesfam Nueva Oriente, en la población Lomas de Oriente.

Enfrentaban su mirada una hilera de autos estacionados y más atrás, autos y más autos que pasaban y pasaban. De fondo, como único horizonte, los muros azules de una iglesia pentecostal.

Ese era su panorama de las tardes, mirar autos pasar. La otra opción es quedarse en su casa.

Vive solo tras enviudar, su hija es profesora en Santiago y dice que sólo cuenta con una “señorita que lo va a cuidar”, nada más.

“Llegué acá hace 23 años, cuando estaba todo como recién empezando y me acuerdo que en todas partes había plazas muy bonitas, con arbolitos, asientos, pero la gente las fue haciendo pedazos y se pusieron peligrosas”, nos cuenta con la empuñadura de un bastón en sus añosas manos, mientras se cubría del Sol con un gorro, el que combinaba muy bien con su pantalón de tela, camisa y chaleco, como los caballeros de antes. Y solo, como muchos de ahora.

Enfermo del corazón, sale poco, ha escuchado poco sobre los avances y promesas de progreso para su sector, pero sí está enterado de la instalación de la nueva delegación municipal y dice que “ojalá se acuerden de los adultos mayores. Yo mismo estoy muy aburrido, menos con esta enfermedad que anda… Ojalá hagan más parques, lugares para descansar, conversar y pasear, pero que alguien las cuide, para que los cabros chicos no las hagan todas tiras, de nuevo”.

La solicitud de don Renán no es sólo como soplar un diente de león y pedirle un deseo al viento, sino que está en el contexto de un anuncio, quizás uno de los más importantes en la historia del populoso sector oriente de Chillán, realizado la semana pasada por el seremi de Vivienda y Urbanismo, Carlos Urrestarazu, en orden a intervenir 199 hectáreas en el sector suroriente y 212 hectáreas en el sector nororiente, respectivamente (totalizando 411), donde se proyectan dos Zonas de Inversión Públicas Prioritarias (ZIPP).

Y lo del vecino Renán puede ser más que una mera opinión ya que conforme a Urrestarazu, “desde un comienzo planteamos esto con participación ciudadana, es decir, estamos en un proceso de consulta, entregando encuestas, para que sean los mismos vecinos de estos sectores quienes tomen las decisiones de qué tipo de proyectos deberán implementarse, de acuerdo a sus necesidades, potencialidades y problemáticas que ellos identifiquen en sus barrios”, explicó el arquitecto.

El seremi apunta al concepto de “equidad urbana” como el norte de un proyecto que se plantea a sí mismo, no solo como una consecuencia del desarrollo y crecimiento de la población del sector, sino como una manera de subsanar la manera en que casi el cien por ciento de esos barrios se plantearon desde el inicio, es decir, como un interminable paño de casas y calles estrechas en los que la gente pudiera vivir.

“En este momento, estamos en conversaciones con una universidad para que hagan un estudio que nos sirva de insumo sobre información relevante que necesitamos recabar. Sabemos que hubo anteriormente, una serie de malas decisiones, de determinaciones que se fueron tomando sobre la marcha y que significó que este sector se fuera sobrepoblando y densificando mucho, principalmente por las políticas de urbanización que había antes, pero que van en disonancia con la política actual que está más enfocada en la calidad de vida que brindan los barrios”, comentó el seremi.

Por lo tanto, aunque es demasiado pronto para conocer los proyectos específicos a ejecutar en estas 411 hectáreas de suelo urbano, ya se entiende que se apunta a contar con subsidios adicionales para que las casas por construir puedan estar en zonas mejor ubicadas, en mejores suelos, con dimensiones que no signifiquen un inevitable hacinamiento, con espacios de esparcimiento, proyectos de integración social, cercanos a colegios, a supermercados, contar con buena locomoción y cercanos a servicios públicos.

“En síntesis, queremos que esto se transforme en lo que debería ser una ciudad y no solo un paño de viviendas”, destaca.

Vecinos y dirigentes

Como precedente del megaproyecto de intervención urbana, ya se trabaja en el sector con una serie de planes y proyectos que están en cartera, como el Parque Sarita Gajardo, los Programas Quiero Mi Barrio en Sarita Gajardo y Purén, la proyección de viviendas tuteladas para los adultos mayores, además de viviendas de Integración Social como Altos del Este y Parque del Estero.

También están en proceso, proyectos viales como la prolongación de Diagonal Las Termas, mejoramiento de las avenidas España, Central, Los Puelches, Las Rosas, Francisco Ramírez y Alonso de Ercilla, entre otras.

Y la semana antepasada se firmó un convenio entre la Municipalidad de Chillán y la junta de vecinos de Lomas de Oriente 1, quienes les cedieron la sede para que comience el proceso de instalación de la nueva Delegación Municipal, o “municipalidad chica”, que contará con servicios enfocados a lo social, y propios de la Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco), por lo que la esperanza de que el sector se potencie en cuanto a servicios, desarrollo comercial, desarrollo social e inmobiliario están más a la mano que nunca antes en la zona oriente.

Elizabeth Contreras, presidente de la junta de vecinos de Brisas de Chillán y Nevados 1 y 2, es una de las personas que han ayudado a promover la encuesta pública que está realizando el Minvu a modo de consulta pública.

Conforme a su experiencia y a lo que la han comentado sus vecinos, “necesitamos urgente descongestionar las calles. Acá son muy pequeñas, entonces cuando se estacionan vehículos en las avenidas principales es muy peligroso” y también apunta a que “los cables están muy bajos, se los llevan los camiones cuando entran”.

En este último punto sugiere que se puedan soterrar los cables del alumbrado público, tanto por aminorar la contaminación visual, como para evitar accidentes y que haya quienes se cuelguen a la luz, y así evitar incendios, que lamentablemente suelen ser frecuentes en el sector.

Como tercer punto, dice que los vecinos solicitan más señaléticas. “Acá en Las Brisas, he mandado cartas y no he tenido respuestas y es urgente instalar lomos de toro, porque en la avenida San Bernardo, en la noche los autos echan carreras, en las mañanas los niños no pueden cruzar las calles para irse al colegio, porque es muy peligroso. Acá ha habido mucho accidente, por eso se ve tanto poste de la luz que están reforzados”, denuncia.

Como complemento, acusa falta de paraderos, los que sobre todo en invierno, se les echa demasiado de menos.

El estudiante de Enfermería, Kevin Velázquez, analiza el anuncio desde lo estructural y desde los servicios.

En primer lugar, se presenta como ciclista y asegura que “recorro cerca de 20 kilómetros al día, y la verdad acá no hay un lugar para poder andar. La mayoría de las ciclovías están en el centro o en otros lugares de la ciudad, pero no acá”.

Cuenta que hasta hace un tiempo jugaba básquetbol, “y los amigos que todavía juegan lo hacen en la cancha del Colegio San José, pero es un recinto particular, o en una cancha que hay un poco más abajo, que igual se ocupa harto”.

Como amante del deporte dice que quisiera ver más parques y canchas bien equipadas, pero por sobre todo, que se adopte el compromiso de las sedes vecinales para evitar que la delincuencia o el vandalismo arruinen el proyecto.

“Tengo muchos amigos que a veces recorren gran parte de la ciudad buscando dónde jugar sin que les cobren”, concluye.

Y desde los servicios, el estudiante advierte que “la cantidad de adultos mayores que viven acá es cada vez mayor, y sería bueno que desde el municipio y esta nueva delegación que están haciendo se hagan cargo de esa necesidad, no sólo armando clubes o actividades, sino que se adapten las calles, que sean calles y paseos inclusivos para que los abuelitos y la gente que usa silla de ruedas, se puedan mover con confianza”.

El pan o la micro

Jorge Pacheco es a la vez presidente de la junta de vecinos de Brisas del Volcán y dirigente del fútbol amateur, específicamente del club Roberto Mateos.

Como hombre ligado al deporte casi toda su vida, aplaude el que dentro de los proyectos que ya están en ejecución en el sector, destaque el “Parque Oriente Chillán”, que según lo que se ha dicho será muy parecido al que existe en Quilamapu, al norte de la capital regional.

Por otro lado, destaca los avances que se ha hecho en la creación de canchas de pasto sintético en los diversos barrios y que hoy por hoy, las maneras de presentar proyectos para clubes deportivos ya hayan dado frutos.

Sin embargo, y tras ayudar repartiendo cerca de 30 encuestas entre sus vecinos, respecto a la consulta ciudadana a cargo del Minvu, dice que “al menos en 28 de ellas, lo que más se criticaba era la falta de locomoción colectiva, que es fundamental para los adultos mayores o las madres embarazadas y todos quienes deben ir a trabajar o a realizar sus trámites al centro”.

Es más, asegura que hay un paño de viviendas en ejecución, al que no llega ninguna micro ni colectivo, actualmente.

En este punto hace vista a la nueva delegación municipal. “Está bien que acerquen los servicios a la comunidad, y ojalá a futuro sean más, porque usted sabe que acá a la gente en promedio no les sobran los recursos, que digamos, entonces, me consta que en muchas ocasiones, cuando alguien tiene que ir a hacer diligencias al centro, tiene que escoger si ese día se va en micro o compra el pan”.

En kayak

Otro factor que para el dirigente resulta esencial es hacer mejoras en las tomas de agua.

En los inviernos lluviosos es común ver calles totalmente anegadas por los problemas en los sumideros.

“Una vez vi a un muchacho que le tuvo que ir a dejar el pan en kayak a la mamá. Ella estaba en el segundo piso y este chico le hizo subir la bolsa con un palo a la ventana. En realidad, pocos conocen lo difícil que para algunos de nuestros vecinos es vivir en estas condiciones”, relató.

Por esto es que a su juicio, se debería potenciar la unidad de aseo y ornato en la zona, ya que “si se anegan las calles es por el exceso de basura que hay en las calles, yo sé que la gente no siempre es cuidadosa y en gran medida es responsable de que se tapen los sumideros, pero sin duda que el aseo y ornato es algo que sí o sí debería estar presente en los proyectos”.

La seguridad

Finalmente, el tema de la seguridad no fue algo que se revelara con demasiada frecuencia en las reuniones que ya se han concretado entre las autoridades y los vecinos.

Pese a eso, Carlos Urrestarazu dice que ya se está trabajando en diversas estrategias participativas y que comprometen tanto a las autoridades políticas, policiales y dirigentes deportivos y vecinales para evitar vandalismo, nuevos focos de delincuencia e incivilidades en general.

Finalmente, el seremi advierte que “tenemos metas a largo plazo y a mediano plazo, pero hemos querido avanzar en obras de confianza, de corto plazo para que la gente vea el avance”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
https://www.ladiscusion.cl/feed/rss/