Close
Radio Radio Radio Radio

Resiliencia

Mauricio Ulloa

El año que se acaba nos volvió a confirmar la resiliencia de la sociedad chilena. Esa capacidad de levantarse ante la adversidad y seguir luchando para recuperarse. Lo hemos visto en las catástrofes naturales y también en las crisis económicas, y así como se observa a nivel macro, también lo podemos identificar a nivel micro, es decir, en las familias y organizaciones que han debido enfrentar situaciones complejas, como la quiebra, un incendio o un saqueo.

Tras el Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución, de 2019, el país logró dar un cauce institucional a las demandas expresadas en la revuelta o estallido social de octubre de ese año, pero luego sobrevino la pandemia, de la que, si bien aún no hemos salido, podemos afirmar con orgullo que hemos sido resilientes.

Desde esa perspectiva, en el 2021, el año de la instalación de la Convención Constitucional, de la incertidumbre política y el triunfo de Gabriel Boric, del IFE, del alza del costo de la vida y del fin de las cuarentenas, Chile confirmó su resiliencia, siendo un ejemplo para el mundo, resolviendo sus diferencias políticas en las urnas y alcanzando el mejor desempeño mundial en materia de vacunación.

Los habitantes de Ñuble pueden desplazarse sin inconvenientes por las calles, gracias a que pueden acceder gratuitamente a las vacunas, de hecho, más del 55% ha recibido su dosis de refuerzo, gracias a un despliegue impecable del sistema de salud primaria por todo el territorio.

De esta forma, pudieron retornar a la presencialidad en sus trabajos, respetando ciertos protocolos, y pueden concurrir a restaurantes, bares y cafeterías, comprar en una tienda, ir a un estadio o viajar a un destino turístico, lo que permitió reactivar la economía y el empleo.

Es, también, la resiliencia frente al cambio climático, que, en lo inmediato, se expresa en una megasequía que se extiende por quince años y que amenaza con continuar, poniendo en riesgo la calidad de vida en el mundo rural y el desarrollo agrícola de la región. Desde el Gobierno Regional se focalizan recursos en implementar soluciones de agua potable rural; desde el sector agrícola se avanza en la tecnificación del riego, para hacer un uso más eficiente del agua; y desde la academia se logran avances en el desarrollo de tecnologías para resolver los problemas de abastecimiento y uso eficiente.

Pero la resiliencia debe ir acompañada de aprendizajes, de sacar lecciones de las crisis, de generar nuevas oportunidades, de ser mejores que antes, de trabajar en conjunto para asegurar el éxito, de colaboración y de planificación, esfuerzos que deben ser liderados por el flamante gobernador regional, un nuevo cargo que llega a ocupar un rol estratégico en el territorio.

Es fundamental que seamos capaces de aprender, porque nuevas pandemias seguro vendrán, porque la “nueva normalidad” exigirá que muchas veces debamos reinventarnos o aplicar ciertos niveles de innovación en nuestro quehacer, porque el cambio climático se agudizará en el corto plazo y sus consecuencias podrían ser catastróficas si no nos preparamos, porque las certezas cada vez serán menos, porque los cambios serán lo habitual y la manera en que nos adaptemos a ellos determinará nuestro nivel de bienestar.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top