Close
Radio Radio Radio Radio

Postulaciones a Carabineros caen un 50% desde 2019

Tras la muerte del cabo Breant Rivas, víctima de un disparo por la espalda en mayo de este 2022, en la comuna de Chillán, diversos parlamentarios y autoridades de la zona se sumaron a las voces que exigían mayores garantías para las labores de estos funcionarios, e incluso -mediante Ley de Transparencia- solicitaron una serie de antecedentes, cifras y estadísticas a la XVI Zona para conocer en detalle las condiciones en las que se encontraba la institución en la Región de Ñuble.

Y es así como dentro de esos detalles figuraban cifras que daban cuenta que las postulaciones para ingresar a la Escuela de Formación de Carabineros habían caído en cerca del 50% respecto a los años anteriores a las manifestaciones del 18-O y que el interés en los años de pandemia no ha mejorado. Un duro golpe a la institución, si se considera que históricamente, Ñuble ha sido una de las zonas del país que más postulantes presenta cada año.

De esta manera, si en 2019 las postulaciones llegaron a las 900 –y no más- fue porque para septiembre de ese año, los cupos ya estaban completos y a nivel nacional se suspendieron los procesos de incorporación. Sin embargo, para 2020, hubo solo 420 postulantes; 470 en 2021 y en lo que va del año, se cuentan cerca de 220 postulantes, por lo que, al menos al corto plazo, no pareciera asomar cambios en la dinámica.

“Es cierto que hay un éxodo de Carabineros en todas partes y las razones ya no son siquiera necesario repetirlas, porque ya es sabido que hay una enorme sobrecarga laboral, las condiciones salariales no son las mejores, pero además, hoy en día el carabinero no se siente respaldado ni por sus jefaturas, ni por el Gobierno, entonces, es toda esa incertidumbre la que hace que sea tan difícil motivar a los funcionarios para que sigan adentro”, comentó el exprefecto de Ñuble, coronel (r) Ricardo Asfura.

Por otro lado, hoy que se exigen dos años de formación y ya no solo uno como hasta el 2020, a lo que se añade el requisito de ingresar a la escuela con 19 años, que para un joven de 17 años que recién egresa de la Enseñanza Media “no es negocio esperar un año sin hacer nada, para pasar otros dos años estudiante sin recibir un sueldo por mínimo que sea. El Ejército, por ejemplo, admite alumnos desde los 17 años, sin contar todas las otras oportunidades que le puedan salir en el camino a un joven que salió del liceo y que necesita trabajar”, agrega.

Menos de 720 por habitante

Cuando el pasado 31 de mayo, Chillán recibió la visita del general director de Carabineros, Ricardo Yáñez, diversos alcaldes y autoridades locales le plantearon su inconformidad por no haber quedado dentro del plan de priorización para aumento de dotación policial.

En la oportunidad se transparentó la cifra total de la dotación de la policía uniformada en Ñuble, y que arrojaba el equivalente a un funcionario por cada 720 habitantes.

Lejos de la tasa que se pretende a nivel nacional que es de 2,5 policías por cada mil habitantes, es decir, uno para 400 personas.

“Pero a esos 720 tienes que restarle a los que están de franco, los que no están de turno o con licencia médica. El otro día, un teniente que es jefe de un destacamento, me comentaba que de su dotación de 14 personas, hay cuatro mujeres. Tres de ellas están con licencia por embarazo y la otra, por temas de estrés laboral, entonces, en realidad es un destacamento de 10 funcionarios, menos los que no están de turno. ¿Y qué se puede hacer con seis carabineros para toda una comuna?”, criticó el exprefecto Asfura.

Para su par, el también coronel (r), exprefecto de Ñuble y actual consejero regional, John Polanco, “lo que acá estamos viendo es una clara falta de voluntad política por mejorar la situación de Carabineros. Hoy el funcionario sabe que no cuenta con el apoyo de nadie. Para salir a un procedimiento debe primero llenar un acta y que de hacer uso de su arma, se le viene una serie de exigencias emanadas por Derechos Humanos”.

El consejero añade que “de no haber cambios significativos y mejoras en las condiciones laborales, las postulaciones podrían seguir a la baja. No todos están dispuestos a trabajar 12 horas diarias, en un clima de absoluta incertidumbre y ningún papá quiere que su hijo entre a una institución en el que puede, perfectamente, perder la vida, pero que al mismo tiempo le reste apoyo cuando él hace uso de la suya”.

Por último, el excoronel revela que cuando estuvo como prefecto de Ñuble, “la cantidad de funcionarios con licencias médicas era regularmente de un 20%”.

El viernes pasado cuando el subsecretario de Prevención del Delito estuvo en Chillán, se reunió con los 21 alcaldes, quienes le solicitaron más carabineros.

Esa misma tarde, para la inauguración de las cámaras de televigilancia del estadio Nelson Oyarzún, dijo: “quien crea que la seguridad pasa por poner más carabineros o hacer más cárceles, está equivocado”.

Lo que para el excoronel Asfura es “clara señal que el Gobierno no tiene intención de aumentar la planta de Carabineros”, para el concejal Rodrigo Ramírez,  “es una frase que me sorprendió. Hoy, que hay un escenario delictual mayor, con bandas armadas y un tráfico de drogas cada vez más poderoso, a mi entender es ahora que Carabineros requiera de más funcionarios y un apoyo transversal e irrestricto de todo el país”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top