Close
Radio Radio Radio Radio

Planificación territorial

El nuevo plan regulador intercomunal de Chillán y Chillán Viejo (Prich) está en su recta final de aprobación, pues luego de cuatro años de trabajo y espera, el texto está ad portas de ingresar a Contraloría, en su último trámite antes de su publicación.

El trabajo en el Prich comenzó en 2017 y en 2020 fue aprobando el instrumento en el Consejo Regional, sin embargo, el cambio legal que eliminó la figura del intendente y entregó esta atribución al gobernador regional, generó un retraso en su tramitación final, que era la aprobación de la máxima autoridad regional.

Desde la perspectiva de la planificación territorial es un tema urgente, lo que queda de manifiesto en la expectativa que existe en los municipios de Chillán y Chillán Viejo, que con alcaldes recientemente asumidos, pretenden actualizar sus propios planes reguladores comunales, proceso que, en la práctica, recoge los lineamientos del Prich como referencia.

El instrumento fija como metas favorecer la consolidación de los suelos disponibles dentro de las áreas urbanas vigentes, además de resguardar el suelo rural para el desarrollo agrícola y evitar los asentamientos humanos en sectores de riesgos. También su objetivo es mejorar la accesibilidad interurbana, proyectar un sistema de áreas verdes intercomunales basado en la estructura de ríos y esteros existentes en la intercomuna, donde hay más de mil hectáreas susceptibles de convertirse en parques, jardines y lugares de esparcimiento.

La gran diferencia del Prich con los planes reguladores comunales es el nivel de detalle de la ordenanza, pero sí debe existir una concordancia, razón por la cual estos instrumentos también son revisados por la Seremi de Vivienda y Urbanismo. De esta forma, en la medida que el plan regulador intercomunal sea más general y más flexible, mayor libertad tendrán los municipios para planificar.

A propósito de lo anterior, entre los urbanistas existen visiones que apuntan a una mayor regulación por parte de estos instrumentos de planificación, y también quienes sostienen que la planificación debe dejar espacios de libertad que permitan su rápida adaptación a los cambios.

De hecho, se supone que este Prich, que reemplaza al de 2007, debiera estar vigente al menos diez años, pero desde ya existen indicaciones para que sea modificado en el corto plazo. Si bien desde el municipio de Chillán señalaron que las discrepancias que existían respecto a la baja densidad establecida para algunas áreas ya fueron resueltas con la Seremi, desde Chillán Viejo se preparan para la confección de un seccional y modificar la densidad en un área específica.

Para la intercomuna es de suma importancia contar con un instrumento de planificación territorial moderno, que se haga cargo de cambios urbanos que han generado problemáticas de difícil solución, como el fuerte crecimiento habitacional y el déficit de vialidad estructurante. Desde una perspectiva económica, además, las definiciones en materia de conectividad, infraestructura, uso de suelo y expansión urbana son fundamentales para impulsar inversiones públicas y privadas.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top