Close
Radio Radio Radio Radio

Ñuble ha perdido 120 proyectos de inversión por falta de electricidad

La Discusión

Renato Huber, quien tiene plantaciones de cerezos en varios huertos de la región de Ñuble y también en la región de O’Higgins, no lo podía creer cuando, hace un año y medio, Copelec le informó que el packing que pretendía desarrollar en Bulnes no tenía factibilidad eléctrica, “por problemas con la línea de transmisión que se alimenta de la subestación”. Básicamente, la distribuidora no contaba con energía suficiente para su proyecto, una realidad que según reveló el gerente general de la cooperativa eléctrica, Patricio Lagos. se viene repitiendo desde el año pasado, lo que los ha obligado a rechazar la factibilidad a más de 120 proyectos de inversión en la región.

“En la carta me informaban que en cinco años más podría haber factibilidad”, recordó el agricultor chillanejo, quien en un campo de 250 hectáreas ubicado frente a la Ruta 5, entre Bulnes y Santa Clara, consideraba una plantación de cerezos que incluía un packing.

“Al final decidí hacer el proyecto en San Fernando, donde estamos creciendo, y allá no hay problemas de electricidad”, explicó Huber, quien finalmente plantó la totalidad del campo con cerezos.

“Mi idea era tener una gran unidad productiva donde procesar la fruta de ese campo y de otros campos, y tener todo junto, incluso las oficinas, y como a los chinos les gusta visitar, había hecho una pista de aterrizaje, que no alcancé a pavimentar, para que pudieran llegar directamente de Santiago. Hubiese quedado muy bonito para mostrarle a los chinos lo que hacemos en Chile. Le daba una plusvalía al proyecto”, detalló el empresario.

La inversión en este packing era muy alta. Según Huber, de 30-40 millones de dólares, y en su plena operación iba a generar 1.200 empleos. “Y a mí me convenía mucho, porque tengo mi centro de operaciones en Chillán y estoy creciendo, no es gracia tener las unidades productivas tan separadas”.

“Es más -continuó-, me quedé con el tendido eléctrico construido dentro del campo. Y peor todavía, porque ya había hecho la plantación, así que como no tenía electricidad para el riego, tuve que usar equipos electrógenos que funcionan con petróleo para bombear el agua y regar. Recién ahora Copelec me aumentó un poco, pero alcanza justo para el riego”.

El agricultor expuso que “cuesta entender es que habiendo tantas centrales generadoras en Chile no haya capacidad para llegar con la electricidad a los lugares donde se necesita, que habiendo tanta electricidad y con la importancia de las energías limpias, yo haya tenido que usar petróleo para contar con electricidad”.

Enfatizó que “hay muchos proyectos que están en esta situación. Leo que proponen rebajas de impuestos para atraer inversión en la agroindustria, pero quién se va a querer instalar acá si no tenemos ni electricidad, es lo básico. En el rubro todos nos conocemos y esta historia se va repitiendo, hay muchos proyectos parados por esta razón, de hecho, tengo otro campo de 200 hectáreas en Boyén, saliendo de Chillán, que también quiero plantar, pero tampoco tengo electricidad, pese a que estoy a 150 metros del radio urbano de Chillán”.

Atracción de inversiones

Manuel Cofré, seremi de Energía, reconoció que en Ñuble “no hay energía” y observó que ello tiene un impacto en el crecimiento económico.

Lo mismo planteó Alejandro Lama, presidente de la Cámara de Comercio de Chillán. “Es insólito que no tengamos lo básico para atraer inversiones, estamos al debe en materia eléctrica, entonces, me hablan de boleta electrónica y de conectividad digital, si a los viejos se les corta la luz”.

El dirigente gremial sentenció que “es un freno enorme a la economía, es como no tener caminos. Se requiere inversión en redes de manera urgente para contar con la energía suficiente, de lo contrario, todos los esfuerzos por atraer inversiones serán inútiles”.

Transportar la energía

Según explicó Patricio Lagos, no es un problema de generación, sino que de transmisión de la energía. Actualmente, la región no cuenta con una adecuada infraestructura de transmisión eléctrica que permita satisfacer la demanda creciente por energía.

“Ñuble requiere mucha energía eléctrica, pero lamentablemente no tenemos la capacidad suficiente para poder cubrir la demanda que existe en la región. Hoy tenemos alrededor de 120 proyectos de energía a los cuales les hemos debido rechazar la factibilidad de energía, de los rubros agrícolas -hay varios de riego-, agroindustrial, inmobiliario, pequeños negocios y APR”, resumió el gerente general de Copelec.

En esa línea, Lagos lamentó que esto tiene un efecto en la economía de la región: “Si sumamos todas las empresas que demandan energía desde 2019, tenemos cerca de 120, lo que representa unos 7 mil puestos de trabajo, incluso hay cálculos que apuntan a 10 mil empleos que se están dejando de generar”.

El ejecutivo subrayó que “el problema hoy está en la transmisión, ya que no se han hecho inversiones por muchos años en la región y eso ha limitado el crecimiento”.

Frente a esta situación, el gerente de Copelec viene realizando diversas gestiones a nivel técnico y político en los últimos dos años, sin embargo, reconoció que las conversaciones con la empresa de transmisión CGE no han dado frutos, y que en los últimos meses, gracias a las gestiones políticas, se han priorizado dos proyectos importantes que darán una solución en el largo plazo: el reforzamiento de la línea de 66kvA Charrúa-Chillán de CGE, que es la más importante de la región y que estará listo en 48 meses; y el proyecto Los Canelos, “una obra de urgencia que la está patrocinando Saesa y que se cuelga de la línea 154 kvA, baja en Los Canelos, en una SE, se baja a 66kv y luego llega a Tres Esquinas. Y es una alternativa rápida, entre comillas, a 30 meses”.

Proyectos a largo plazo

Cofré explicó que “Ñuble tiene una línea de 66kv, de Charrúa a Chillán, que es la que abastece Ñuble principalmente y es de los años 50. Esta línea está en la etapa final de licitación para una ampliación de su capacidad, que se triplicaría. Cuando se adjudique, hay un plazo de tres años para que esté ejecutado. Son obras complejas. La inversión supera los US$20 millones. Con este proyecto, aumentará la oferta eléctrica”.

También destacó que “hay otro proyecto que se presentó en abril y que ya se adjudicó en forma muy rápida en julio a la empresa Saesa, debido a la urgencia que tenemos de no contar con energía. Va a estar lista en 24 meses y representará una inversión de US$10 millones. Es el proyecto Los Canelos, que va de la línea 154 kv de Transelec, a la altura de San Ignacio, donde se va a construir una subestación, y esa va a llevar energía hasta la subestación Tres Esquinas que se va a construir, y esa va a inyectar potencia y va a ayudar a descargar la línea 66kv, y eso va a permitir además conectar con la línea Larqui, que está en construcción”.

Las deficiencias en Ñuble, si bien no son una novedad para los actores del rubro eléctrico, recién en los últimos meses han sido abordados por las autoridades nacionales. “Ello responde a que fueron aprobados por la Comisión Nacional de Energía, que es el organismo autónomo que aprueba estos proyectos, pero también hay una urgencia que se ha planteado desde el Gobierno, principalmente desde el Gobierno Regional, que hemos estado apurando este tema”, sostuvo Cofré, quien argumentó que “esto no estaba visibilizado, por lo que hay otro argumento más que justificó la creación de la región”.

El caso más extremo es la provincia de Itata, que no tiene ninguna línea de alta tensión, subrayó el seremi de Energía. “Lo estamos viendo con la gobernadora Rossana Yáñez. Pero sí hay un proyecto millonario (US$500 millones) que se está ejecutando desde 2018 entre Jahuel y Hualqui, una línea de alta tensión de 220 kvA, es decir, mucho más grande que la 66kvA de Charrúa-Chillán. Este proyecto pasa por cuatro comunas de Itata, pero no aporta energía a ninguna, favorece solo a Maule y a Biobío. Así es que desde enero, con la gobernadora y el exsenador Víctor Pérez, estamos apurando los estudios y esperamos que la CNE apruebe una subestación en Itata, en Quirihue, y una línea de 66kvA que conecte el resto de Ñuble, por ejemplo, en Cocharcas o Hualte. Esto demandaría una inversión de US$20-25 millones y permitiría quintuplicar la oferta en Itata”.

La autoridad destacó que si se aprueba esa inversión “cumpliríamos tres grandes objetivos: primero, aumentar la oferta eléctrica, y con eso, el crecimiento económico, recordemos que Itata es zona de rezago; segundo, posibilitar la instalación de más centrales generadoras de energías renovables, porque esa energía que se produzca debe ser inyectada al sistema, y para ello se requieren subestaciones; y tercero, tener un anillo de seguridad que conecte con otras redes de Chillán, que dé seguridad y continuidad al servicio, que tenga respaldo y que permita descargar energía”.

El seremi también señaló que esta deficiencia también impide el desarrollo de más centrales generadoras. Explicó que los parques solares y proyectos de generación en general se están construyendo cerca de las subestaciones, “sin embargo, la precaria infraestructura de transmisión impide que puedan desarrollarse estos proyectos hacia la costa o hacia la cordillera. Piense que la pequeña subestación que hay en Quirihue actualmente, va a quedar copada su capacidad con dos parques fotovoltaicos que se están construyendo; no se podrían conectar futuros proyectos en la zona, habiendo mucho potencial”.

Gestiones políticas

Patricio Lagos fue enfático en afirmar que no se trata de un problema exclusivamente técnico, sino que también político, pues planteó que la autoridad tiene que exigir a las empresas que cumplan sus compromisos de inversiones. “Frente a una situación que es económica y social, ya no tiene que primar lo técnico, sino que lo político. Para mí el problema es político, donde la autoridad no exigió el cumplimiento de sus obligaciones a la empresa CGE, que debió haber cumplido con sus planes de expansión como lo venía haciendo hasta hace 7 años; recordemos que desde que cambió su propiedad, CGE se ha dejado estar y no hizo las inversiones que se requieren, y este problema de la línea de 66kv, que es la que más complicados nos tiene, es una línea que tiene 50 años y nunca le han hecho una mantención, está llena de parches en toda la ruta, eso es no mirar el futuro, no mirar el desarrollo de la región”.

El gerente de Copelec reconoció que “el seremi de Energía nos ha ayudado harto en esto” y que las conversaciones con CGE no dieron ningún fruto. “Nosotros partimos hace dos años conversando con las gerencias y el director comercial, cuando le planteamos por primera vez el problema, y desde esa época hemos tenido innumerables reuniones con mucha gente, de la CNE, el coordinador eléctrico nacional, la SEC, el Ministerio de Energía, hablamos con el ministro del Interior y finalmente terminamos hablando con los senadores Harboe y Pérez”.

A corto plazo

Pero “el problema de la región no es en 30 ó 40 meses más, el problema es hoy. Hoy no tenemos la capacidad de entregar factibilidades positivas a importantes empresas de la zona en el rubro agroindustrial, en el inmobiliario y también en el área social, porque hay varios APR que no tienen la factibilidad, y esas son muchísimas familias”, expuso Lagos.

“Por eso estamos pidiendo, a través de gestiones políticas, ver de alguna forma que la empresa transmisora nos provea de energía para abastecer los mínimos requerimientos donde tenemos factibilidad negativa, eso es como decir tratar de descargar energía en algunas subestaciones donde no estén ocupándola, y con eso satisfacer la demanda de las pymes que quieren hacer inversiones, porque los proyectos grandes definitivamente no vamos a poder satisfacer su necesidad hasta que contemos con las redes con la potencia que se requiere. Es una solución a corto plazo, a la espera de la solución definitiva”.

Adelantó que “ahora esperamos tener prontamente una reunión con el ministro del Interior para comprometerlo y que esto salga pronto. De hecho, esta semana hablé con el subsecretario de Energía para que ellos nos ayuden, por lo menos, para ver la factibilidad de que alguna subestación de CGE nos pueda proporcionar mayor potencia, para siquiera darle energía a clientes pequeños que necesitan la energía para sus emprendimientos”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top