Close
Radio Radio Radio Radio

Mercado y Feria

Genera cierta nostalgia leer a Ernesto Vásquez Méndez, Premio Municipal de Arte, quien escribió que “no todas las ciudades ofrecen al visitante espectáculos vernaculares de la índole chillaneja, de estos que comunican al espectador el sabor, la gracia y el alma de una comunidad, traduciendo lo que ella crea y produce, lo que siente y vive, lo que gusta y lo que desestima. Es el caso del Mercado de Chillán, centro ya consagrado como indispensable para adentrarse en un mundo de bullente actividad, emporio del folclor regional en donde florece, para deleite de los ojos, la agreste variedad de las formas surgidas de ágiles manos creadoras”.

Hoy, sin embargo, su estado no solo reduce su atractivo como centro comercial e ícono turístico, sino que también ha impactado en la afluencia de público y ello constituye un factor de depreciación del entorno, el cual se ve afectado por la presencia de comercio ambulante y desorden, entre otras características.

El Mercado y la plazoleta Sargento Aldea no han tenido el desarrollo que merecen, pese a que las últimas dos administraciones municipales prometieron mejoras. Los anuncios, lamentablemente, no pasaron de ser eso.

La ciudad de Chillán no se puede dar el lujo de dejar a su suerte un espacio tan tradicional como éste, pues se convertiría en cómplice de la eliminación de un reducto del comercio minorista que aún no sabe de colusión de precios, de tarjetas de crédito con cláusulas abusivas, de comida chatarra y de juegos de azar electrónicos.

Se necesitan cerca de 10 mil millones de pesos para la remodelación completa del mercado, la plazoleta y la feria, lo que excede con largueza la capacidad de inversión del municipio, y por lo mismo se requiere involucrar a otros actores, como el gobierno regional, el Minvu y el MOP .

Hace 20 años se presentó al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), un proyecto que consideraba arborización, iluminación, generación de nuevos espacios, cambios en sistemas eléctricos, alcantarillado y agua potable, el mejoramiento de los accesos, la fachada y la vinculación del inmueble con la parroquia La Merced.

La propuesta del exalcalde Aldo Bernucci, no prosperó, y lo mismo ocurrió con su sucesor, el exalcalde Sergio Zarzar, quien prometió la remodelación, pero solo le alcanzó para techar parte de la feria y algunas obras menores.

¿Cómo se explica esta mora sobre un espacio que debiera ser uno de los principales atractivos del centro chillanejo, pero que en la práctica es un lunar que muchos evitan visitar? Puede haber varias razones, como incapacidades de sucesivos equipos técnicos para formular un buen proyecto, la falta de voluntad política, las dificultades que presentan los locatarios a la hora de sentarse a conversar y los problemas de acceso a financiamiento.

Más allá de eso, es clave que la comunidad chillaneja entienda que la recuperación del Mercado y su Feria no es de exclusiva responsabilidad de la municipalidad, sino que también de los ciudadanos y ciudadanas, quienes deben mostrar interés por el otrora corazón del comercio local. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top