Close
Radio Radio Radio Radio

“La Medalla Claudio Arrau tiene para mi una connotación especial”

Luis Muñoz Penrroz es en la actualidad uno de los pianistas más destacados de la escena local gracias a la carrera que ha logrado forjar en Austria durante las últimas décadas. Esa trayectoria lo hicieron merecedor en diciembre pasado de la Medalla Claudio Arrau, una distinción que la Municipalidad de Chillán entrega cada dos años a un artista que haya llevado el nombre de la ciudad más allá de sus fronteras.

Debido a la pandemia, Luis no pudo viajar a recibir el reconocimiento que se realizó en el marco del Concierto de Navidad que ofreció la Orquesta Sinfónica y Coro de la Universidad de Concepción, no obstante agradeció el gesto con humildad, prometiendo regresar a Chillán cuando la pandemia se lo permita.

Luis es profesor de piano en diferentes escuelas de música en Burgenland, Austria, y dentro de sus próximos proyectos artísticos, se encuentra grabación de un disco con obras de Mozart y su posterior difusión a través de conciertos en Austria cuando las condiciones sanitarias lo permitan.

La Medalla Claudio Arrau León no es el primer estímulo que recibe de los suyos. Ya en 1998, Luis recibió el Premio Municipal de Arte por su aporte y trayectoria a la música. Desde Austria, conversó con La Discusión sobre esta nueva distinción, la pandemia y su anhelo de retornar este año para ofrecer un concierto.

-¿Cómo recibiste la noticia de la distinción con la Medalla Claudio Arrau?

-Haber recibido la Medalla Claudio Arrau fue una gran alegría, un orgullo, porque como todos sabemos se trata del reconocimiento artístico y cultural más importante de la ciudad de Chillán y que también han sido merecedores personajes como Volodia Teitelboim, Gonzalo Rojas, y mi querida y recordada maestra Elisa Alsina. Por otro lado, y siendo yo precisamente pianista, tiene una connotación muy especial y al mismo tiempo significa una responsabilidad por todo lo que es la figura del maestro Claudio Arrau; estoy muy contento y agradecido de la ciudad de Chillán y en especial del Centro Cultural Club de Amigos de la Música que patrocinó mi postulación.

-¿Cuándo fue la última vez que estuviste en Chillán?

-La última vez que estuve en Chile fue en diciembre del 2019, hace más de dos años, por la pandemia no he podido viajar. Ahora ya estamos aprendiendo a vivir con el virus y tengo pensado viajar este año, pero aún sin fecha. Ha sido un tiempo difícil emocionalmente,  sobre todo porque no he podido ver a mi familia, a mis padres, extraño mi país y a mi gente, pero tengo fe en que pronto podré estar por allá y ofrecer un recital de piano en la ciudad de Chillán.

-¿Cómo has vivido estos dos años de pandemia, profesionalmente?

-La pandemia ha paralizado en varias ocasiones las actividades musicales producto de los confinamientos. Hubo momentos en que se suspendieron por completo los conciertos en forma presencial. Surgió la moda de los conciertos online, y ahora los que tienen lugar de forma presencial están llenos de normas que hay que cumplir como mascarillas, test, vacunas. En un momento se me cancelaron varios conciertos y mis clases las tuve que hacer a través de internet. En un comienzo fue un caos y un cambio muy duro para mi. Es posible que estemos en el comienzo de una nueva era donde mucho ocurre en las plataformas digitales. En lo personal me disgusta, pero es lo que hay y habrá que acostumbrarse a ello mientras se controle la pandemia.

-¿Cuánto tiempo llevas fuera de Chile y qué es lo que más extrañas?

-Prefiero no decir los años (risas). Llevo más 30 años viviendo fuera de Chillán. Me fui muy joven a estudiar a Santiago y en 1998 me vine al extranjero, a Austria, en donde he desarrollado mi carrera. Lo que más extraño es a mi familia, pero también ciertas costumbres y formas de ser del chileno que son parte de uno y que se extrañan, el asado del fin de semana, las reuniones familiares, el juntarse con los amigos a echar la talla, las comidas típicas, las empanadas, las longanizas de Chillán, el fanshop del viernes por la tarde, en fin, todo lo que en el fondo nos hace ser chilenos.

-Hace poco se entregó el nuevo Centro Cultural Municipal de Chillán. ¿Qué piensas de estos espacios?

-Todos estos espacios que están al servicio de la difusión artística y cultural juegan un rol tanto de regocijo intelectual, emocional, espiritual y un rol educativo y de preservación de valores.Creo que lo fundamental es que ojalá lleguen a crear conciencia del significado trascendental del arte con el que la sociedad chillaneja se identifique con orgullo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
https://www.ladiscusion.cl/feed/rss/