Close
Radio Radio Radio Radio

Instinto matador

Ñublense ganó sufriendo en casa, como ha sido la tónica de los últimos años en el estadio Nelson Oyarzún Arenas de Chillán.

Pero esta vez, lo hizo porque dejó crecer a un rival al que debió liquidarlo en la primera media hora del primer tiempo, tras ingresar virado a la cancha para superarlo en todas sus líneas, o promediando el complemento, cuando Magallanes se fue en busca del empate y el Rojo no supo convertir por lo menos tres mano a mano.

La semana pasada el equipo de Jaime García no tuvo muchas ocasiones, pero fue altamente letal en Temuco.

Ahora, gestó muchas ocasiones, pero careció de la tranquilidad y precisión para sellar mucho antes el duelo.

Es un aspecto que deberá mejorar con ensayo y repetición, donde los atacantes repitan muchas definiciones, porque ayer pudo haber sido un duro castigo para el Rojo igualar el partido tras desperdiciar tantas opciones de gol.

El bloque posterior también crecerá con algunos ajustes para coordinar el trabajo defensivo de la banda derecha y los centrales que ayer tuvieron trabajo en algunos pasajes.

Pero lo mejor de ayer fue la dinámica y presión alta que ejerció Ñublense y que le valieron dos goles. Un equipo que cuando se pone el overol, mete cuarta, presión alta e intensidad puede avasallar a cualquiera. Ése es el camino para consolidar una ilusión que puede diluirse si de la tensión se pasa al relajo.

Los primeros 20 minutos de Ñublense fueron infernales y notables por presión, recuperación, juego colectivo, desdoblamiento ofensivo y dinámica.

Prolongar ese sello por más tiempo y sin muchas lagunas, es ahora el desafío de Jaime García, que sin lugar a dudas, sabe internamente que su equipo va creciendo y será uno de los animadores del torneo si mantiene el rostro que ayer mostró ante su gente.

El sábado visita al Rangers de Luis Marcoleta. Otra gran prueba de fuego para recobrar el instinto rematador que lo puede llevar a la cima de un torneo que promete complejas estaciones este 2020.

Pero Ñublense tiene fuelle y las armas para lucharle al que se le ponga por delante, si se lo propone y no baja nunca los brazos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top