Close
Radio Radio Radio Radio

Firmantes locales defienden llamado a la unidad de la ex Concertación

Ya van en 329 los firmantes de la carta “Es tiempo de un acuerdo nacional”, difundida el pasado lunes por dirigentes de la ex Concertación, por medio de la cual convocan a la unidad dado el contexto de violencia de los últimos meses.

El texto, que propone llegar a un pacto a través de tres pilares: un programa social relevante y sostenible, la paz social y el orden público y la recuperación y crecimiento de la economía; fue propuesto por el proyecto Cambio Democrático, y causó reacciones en todo el espectro político, especialmente en la oposición, donde no todos se sintieron interpretados por la redacción, que entre otras cosas, no consideró un respaldo claro a la opción “Apruebo” en el próximo plebiscito, ni hizo referencia a la violación de los derechos humanos.

Dentro de los primeros 231 firmantes, hubo varios actores ligados a la Región de Ñuble, entre ellos, Felipe Harboe, Jorge Sabag, Carlos Abel Jarpa, Claudio Martínez, Patricio Huepe, Alejandro Witker, Hérex Fuentes y el que causó mayor extrañeza, Jorge Marcenaro, ex concejal RN de Chillán, actualmente independiente.

Claudio Martínez Cerda, militante socialista y vocero de Cambio Democrático en Ñuble y Biobío, manifestó que “éste es un movimiento ciudadano que apoya los profundos cambios que el modelo económico y social requiere, y una nueva Constitución democrática, en un marco de paz y amistad cívica. Hicimos esta interpelación a los partidos políticos, a las organizaciones sociales y a la sociedad civil, para que se genere un gran acuerdo nacional, que viabilice las reformas necesarias para encauzar a nuestro país por la senda de la justicia social, en un ambiente de paz social, amistad cívica y respeto por los valores propios de la democracia. No es una respuesta al llamado del Presidente Piñera; responde más bien a una reflexión anterior, pues consideramos que la gestión del gobierno en este sentido, al igual que la de otros actores políticos, ha sido manifiestamente débil”.

Desde el PPD, el senador Felipe Harboe también adhirió al llamado. “Toda iniciativa que busque reponer el diálogo y aislar la violencia debe ser bienvenida. Me parece bien que otros actores se sumen y que confluyan voluntades para sacar a nuestro país adelante con cambios y transformaciones que lo hagan un país de mejor vivir para muchas familias que hoy lo pasan mal”, afirmó.

En la DC, su presidente comunal electo, Hérex Fuentes, firmó motivado por “El bien común, el bien de nuestra Patria, porque es urgente dar luces de cambio. Tengo la mejor de las expectativas de llegar a acuerdos concretos de unidad, porque nuestro país necesita soluciones y unidad. Lo importante de todo esto es que el acuerdo es transversal. Los programas de una agenda social deben ser prioridad, pues muchos compatriotas están a la espera de ello”, aseveró.

El historiador, Alejandro Witker, se sumó al acuerdo. “Como se sabe, hace largos años que estoy retirado de la política contingente, pero como veterano de guerra del 73, veo con alarma cómo la polarización y la violencia se ‘enseñorean’ en la política chilena. Convocar al diálogo, para salvar a la República de una nueva catástrofe, me parece sensato, urgente y patriótico”, sostuvo.

Pese a no pertenecer a la centro izquierda -es más, militó en RN-, el exconcejal de Chillán, Jorge Marcenaro, no quiso estar ausente. “Me dijeron en un principio que esto era convocado por independientes y algunos ex Concertación. Leí la carta, y estoy absolutamente de acuerdo con sus planteamientos, por lo que firmé desde mi independencia y preocupación por lo que sucede en el país”, sostuvo el exedil, quien cuestionó al actual gobierno. “Hay que hacer transformaciones profundas, Piñera lo ha hecho muy mal, solo ha dado migajas”, afirmó.

“Es un distractor”

Pero no toda la oposición comulga con lo expresado en este llamado.

La presidenta regional del PS, Gina Hidalgo, manifestó que “es un tanto irritante que los firmantes, todos parte de la denominada clase política, estén tan alejados del sentir de la ciudadanía. Ellos son tan responsables como el gobierno de no lograr satisfacer y resolver las demandas de la gente, lamentablemente son parte del problema y no de la solución”, planteó.

Y agregó: “Creo que esta carta es más que nada un distractor que tiene por parte de quienes la impulsaron, un único objetivo que es lograr generar un acuerdo para controlar el proceso constituyente. La derecha de ambos lados (incluidos sectores de la ex Nueva Mayoría), pretenden retomar a través de la vieja política, el control de lo establecido por parte de los mismos de siempre, que son incapaces de aceptar la derrota que la ciudadanía les dio, pero tal como lo gritó la gente en la calle, Chile despertó, y no podrán impedir que esta oportunidad única e histórica de redactar una Constitución con amplio respaldo popular, nuevamente le sea negada a las grandes mayorías de este país”, sentenció.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top