Close
Radio Radio Radio Radio

Familia busca a joven desaparecido hace cinco días en Chillán Viejo

El pasado 2 de febrero, Valentín Quezada Saldías salió de su casa en El Tejar hasta la casa de su hermana ubicada en Avenida Libertad, y desde entonces se le perdió el rastro.

[bg_collapse view=”button-orange” color=”#4a4949″ expand_text=”Leer más” collapse_text=”Menos” inline_css=”width: 100%” ]

El joven estudiante de 4to año de Medicina Veterinaria de la Universidad de Concepción vestía ese miércoles bermudas café oscuro, zapatillas negras y una polera oscura de la banda de metal Judas Priest. Es de tez clara y, sus cercanos comentaron que, aunque tiene 25 años suele representar menos edad.

La tarde que desapareció, Valentín iba a visitar a su hermana Paz. Lo último que le informó es que iba a pasar a comprar al supermercado Unimarc, ubicado en la avenida O’Higgins.

“Ese día se suponía que iba a venir a quedarse unos días en la casa de mi hermana porque estaba muy decaído y pasaba todo el día en el computador entonces con mi hermana y mis sobrinos se distrae, y dijo que iba y nunca llegó. Le avisé a mi hermana quien también se contactó con él porque se supone que iba de camino, salió como a las 4:30 de la tarde. Mi hermana lo llamó como a 6:00 porque no llegaba, le contestó el teléfono y dijo que iba a pasar al supermercado y después se iba caminando por la avenida O’Higgins porque mi hermana vive en Libertad y de ahí nunca más contestó el teléfono, el WhatsApp y no supimos que había pasado”, explicó Mailen Quezada, hermana de Valentín.

Según sus cercanos, durante estos últimos meses Valentín Quezada Saldías estaba pasando por su etapa de transición a hombre. Aunque también presentaba un cuadro de depresión. Es por estas razones, que sus familiares han manifestado preocupación, ya que creen que puede tratarse de un crimen de odio, como el caso Daniel Zamudio.

“Entre todas las posibilidades que puedan existir de lo que le pueda haber pasado, uno se asusta mucho y esta sociedad es muy enferma del heteropatriarcado que reprime todas las condiciones disidentes que no encajan en la norma. En la realidad todas las personas somos diferentes. Tengo mucho miedo de que haya sucedido como en el caso más conocido de Daniel Zamudio o un ataque porque su cuerpo es muy frágil y no es una persona que fuera defenderse de algo así”, destacó Paz Quezada.

Estas preocupaciones se justifican tras los altos porcentajes de discriminación que han informado personas de la comunidad LGTBIQ+ en Chile. Según la encuesta que realizó el año pasado el Movilh junto a la Subsecretaría de Prevención del Delito, un 89,3% de las personas que pertenecen a las disidencias afirmaron haber sido víctima de discriminación.

Alen Alegría, vocero y abogado de la organización LGTBIQ+, Somos Ñuble, explicó porque las desapariciones de personas trans tienen una categoría de mayor riesgo.

“El peligro está siempre en la adolescencia ante la toma de decisiones peligrosas porque esta una sociedad que no comprende y están inmersos a veces en depresiones producto de eso y no por cosas más particulares, sino que la sociedad no se hace parte de que sean tranquilos y felices. No tendría ninguna relevancia si es o no trans, pero sí es relevante porque las personas trans sufren otro tipo de violencia, puede ser que la hayan secuestrado, que la hayan querido abusar, entonces se multiplican las variables a cuando un hombre sí se pierde”, dijo.

Asimismo, la abogada del caso, Catalina Pastene, detalló también que según las últimas actualizaciones de fiscalía para investigar a personas desaparecidas. A las personas que están pasando por un período de transición, como Valentín, se les asigna un mayor grado de vulnerabilidad.

“En el caso de Valentín, efectivamente, tiene un grado de vulnerabilidad especial al ser una persona que está en proceso de transición y eso alerta también a una búsqueda más efectiva y rápida porque es una persona que posiblemente pudo haber sido dañada o tenido algún delito en su contra”, destacó.

La denuncia ya fue puesta en la Policía de Investigaciones de Chillán y aunque hasta el momento la causa no cuenta con un fiscal, la abogada comentó que espera que les asignen uno pronto. Además, Pastene valoró las gestiones que ha estado realizando la policía.

“La PDI está haciendo sus gestiones, ha practicado un par de diligencias y esperamos que esta semana se practiquen otras más que son muy necesarias y tienen que ver con triangulaciones de teléfono y diligencias que son bastante clásicas en causas que son de desaparición de personas, pero para que ocurra eso necesitamos la presencia de un fiscal asignado a la causa”.

Desde la última vez que se vio a Valentín han pasado cinco días. Es importante destacar, que ante cualquier información sobre su paradero, pueden llamar directamente a la PDI (134) o a los celulares +569 42075558 y +569 45478321.

Texto: Ignacia Oyarce

[/bg_collapse]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top