Close
Radio Radio Radio Radio

Falsos paradigmas

Señor Director:

No es cierto que el mundo homosexual solo deba votar por ese sector político. Hace unos días se conoció una “funa” que el dueño de un prestigioso restaurante sufrió por haber manifestado su preferencia por José Antonio Kast. El que lo funó, un conocido escritor vinculado a la causa gay, simplemente no toleró que el dueño de ese restaurante, en su condición de homosexual, manifestara su legítima opción por Kast.

Y, segundo, tampoco es efectivo que la gente más modesta esté obligada a votar por ese sector. Cómo olvidar esa aberración expresada por una actriz nacional en la elección presidencial pasada, en la que señaló que “no porque voten por Piñera los dejarán entrar al Club de Polo”.

Basta ya de pregonar conceptos como la inclusión, la tolerancia y la diversidad, para luego practicar todo lo contrario; pues ambas dicotomías revelan intolerancia, un profundo desprecio por la libertad individual de las personas y un intento por promover la lucha de clases.

Ignacio Garay P.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top