Close
Radio Radio Radio Radio

Expertos debaten sobre la obligatoriedad de la vacuna contra el Covid-19

Mauricio Ulloa

La obligatoriedad o no de la vacuna contra el Covid-19 ha sido tema de debate a nivel internacional y en Chile la propuesta está siendo analizada por el Comité Asesor en Vacunas e Inmunizaciones (Cavei) del Ministerio de Salud, tras recomendación de la exsubsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, en sus últimos días de gestión.

El presidente de Cavei, Jaime Rodríguez, indicó que la medida podría ser obligatoria en una primera etapa para ciertos grupos de riesgo, enfermos crónicos o funcionarios de la salud. El organismo asesor del Minsal sostendrá una reunión formal el 29 de diciembre para “definir a definir en el fondo nuestra recomendación para el futuro”.

El Colegio Médico aún no ha planteado su postura y se espera que durante la jornada la medida sea abordada.

“No hay una postura definitiva a nivel del Colegio Médico Nacional, hoy día vamos a tener el tema seguramente en el Consejo Nacional del Colegio Médico. Las vacunas en Chile han sido obligatorias para los funcionarios públicos que trabajan en salud, especialmente la vacuna de la Influenza, el punto es que hay personas que por motivos médicos no se vacunan y eso se tiene que registrar, ahora lo más probables es que el Estado se adhiera a lo que está haciendo otros Estados, que a los trabajadores públicos solicitarles la vacunación y los que no tienen deseo de vacunarse o tienen contra indicación de vacunarse por alguna situación médica se le solicite la documentación necesaria”, sostuvo Juan Pedro Andreu, presidente del Colegio Médico Ñuble, quien agregó que “el drama es que el que no se vacuna no puede continuar trabajando junto con el resto de la población vacunada, eso es así de claro”.

El doctor recordó que actualmente el virus del Covid-19 sigue en circulación, especialmente, entre las personas no vacunadas.

“No es la idea hoy día que coexistan poblaciones vacunadas y no vacunadas, dado que el virus circula principalmente en población no vacunada y que además los vacunados pueden transmitir el virus”, dijo.

“Por un tema de protección”

La infectóloga de la Clínica Universidad de los Andes (Uandes), Mabel Aylwin, sostuvo que si bien la iniciativa de considerar obligatoria la inmunización contra el SARS-CoV ha generado controversia ya que las personas pueden sentirse vulneradas, resaltó que el propósito de la misma es brindar protección ante los efectos del virus.

“Este es un tema que es bastante delicado y controversial pero que apunta principalmente a la seguridad de la población. Es un tema sensible o delicado porque las personas puede sentirse vulneradas frente a esta normativa pero no es la primera vacuna que podría ser obligatoria en nuestro país, por un tema de protección en los niños es que varias de las vacunas del programa nacional son ya obligatorias, y eso no ha generado el impacto mediático que está generando en este caso la vacuna de coronavirus. En mi opinión, cuando en una población se está llegando a un nivel de contagio muy alto debido a la no inmunización y teniendo una herramienta que está comprobada y es tremendamente positiva, creo que vale la pena a veces tomar medidas adicionales como es el Pase de Movilidad que ha permitido en nuestro país aumentar increíblemente las tasas de vacunación, pero todavía hay unos sectores donde esto no ha alcanzado los niveles óptimos”, subrayó.

Vacunar a grupos de riesgo

Desde la mirada de la infectóloga pediátrica y académica de la Universidad San Sebastián, Dr. Loreto Twele, la vacunación obligatoria podría ser exigida principalmente a aquellos grupos más expuestos al contagio del Covid-19, agregando que es necesario establecer una discusión a nivel de país y de manera democrática sobre la posibilidad de extenderla o no al resto de la población.

“Me parece que es algo que se tiene que discutir en sociedad, me parece que hay algunos grupos de mayor riesgo en que debería ser obligatorio el proceso tales como funcionarios de salud, las personas de las fuerzas públicas, las personas con factores de riesgo, que son las personas que están más expuestas y que eventualmente también van a atender a personas con infecciones por Covid-19. Si en el resto de la población el proceso podría ser obligatorio o no, me parece que es algo que se tiene que discutir a nivel nacional. Me parece que podría sería una muy buena estrategia de que la gran mayoría de las personas estén vacunadas, ya que es la única manera que tenemos de evitar la transmisión viral. Me parece que buscar las mejores alternativas para promover la vacunación es el camino para lograr esto, de manera que sea también de la manera más democrática posible, pero me parece que la vacunación junto con el uso de la mascarilla es una de las pocas alternativas que nos quedan para evitar la transmisión del virus”, sostuvo.

Medida drástica

Para el epidemiólogo y director de Salud del Estudiante de la Universidad de Talca, Daniel Jiménez, Chile aún no están en condiciones para exigir la inoculación como un proceso obligatorio, ya que ha presentado un alto porcentaje de vacunación con el esquema completo, aunque falta avanzar en la dosis de refuerzo, algo que no ha ocurrido en países europeos que han optado por esta medida drástica como Austria, donde aquellos que no cumplan con la vacuna pueden enfrentarse a duras sanciones.

“Lo que pasa allá, a diferencia de Chile, es que el porcentaje de personas que están vacunadas no es tan alto como lo que tenemos en el país, entonces, eso hace que la autoridad sanitaria o los gobiernos tengan que tomar decisiones para asegurar que la salud pública de sus poblaciones esté en una mejor situación y eso se logra con la vacunación. Ciertos países al tener una tasa de vacunación más baja llegan a tomar esa decisión, a diferencia de Chile que tenemos una alta tasa de vacunación. Si bien está más enfocada en lo que es primera y segunda dosis, hoy nos preocupa un poco cuál es el porcentaje de vacunación con las personas con la dosis de refuerzo. Hay que entender que la respuesta inmune que genera la vacuna, en el caso si pensamos con el esquema de primera y segunda dosis, dura un poco más de ocho meses, entonces, ya estamos en la fecha en que esa respuesta inmune baja considerablemente y eso hace que estemos más propensos a enfermarnos y a contagiarnos, entonces, por eso aparece la dosis de refuerzo. (…) Tenemos un 56,8% de personas que tiene la dosis de refuerzo de los grupos objetivos, igual nos falta y por eso probablemente vimos esta tercera ola que no tuvo un peak tan grande como la primera y segunda”, explicó.

Bajo la circunstancias actuales, el docente indicó que es clave, por una parte, que la población complete el proceso de vacunación y al mismo tiempo mantenga medidas de autocuidado, y por otra, que la autoridad facilite el proceso y fiscalice el pase de movilidad.

“El llamado es que las personas se vacunen, vayan por su dosis de refuerzo, a las mismas que sigan utilizando mascarilla, mantengan el distanciamiento físico y  lavado de manos. Y a la autoridad a facilitar la dosis de refuerzo, porque hoy han habido modificaciones. En la primera y segunda dosis, la Atención Primaria de Salud (APS) tenía un rol preponderante y hoy se les han quitado algunas atribuciones, entonces, que también hayan incentivos para que las personas se vayan a vacunar y ahí quizás se hace relevante el pase movilidad, quizás tomar medidas de exigir y fiscalizarlo de manera más efectiva”, señaló.

Texto: Susana Núñez /Antonieta Meleán

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top