Close
Radio Radio Radio Radio

Entre la vida y la quiebra

Editorial LD Logo

Nada había que celebrar en el gremio el domingo. Este año, el Día Nacional del Comercio pasó inadvertido para muchos empresarios del rubro, quienes ven con gran preocupación que sus negocios están al borde de quebrar o ya se están lamentando por el cierre definitivo. El llamado “estallido social” de octubre, pero principalmente el impacto de la crisis sanitaria, ha afectado con particular dureza a este sector.

Las restricciones impuestas por la autoridad, como el cordón sanitario, la cuarentena y el cierre de recintos, así como la fuerte caída del consumo en un contexto de menor actividad económica (el Imacec cayó 14,1% en abril), han sido los principales factores de la caída de más de un 60% en las ventas del comercio local, un sector conformado principalmente por micro, pequeñas y medianas empresas, que han debido enfrentar además, el pago de impostergables compromisos, como créditos y costos fijos.

Dado que los bancos no perdonan, el Gobierno ha lanzado un paquete de medidas de ayuda con el fin de evitar su desaparición y la destrucción de empleos, como la capitalización del Fondo de garantía para pequeños empresarios (Fogape) para ofrecer créditos “blandos” a través del sistema financiero o la Ley de Protección del Empleo, para evitar una ola de despidos mucho mayor.

Pese a estos esfuerzos, los gremios de emprendedores coinciden en que la ayuda no ha logrado llegar a los más pequeños, que son precisamente los más vulnerables.

La encuesta de empleo del INE del trimestre febrero-abril reveló que en los últimos 12 meses el comercio ha perdido el 14,3% de sus ocupados, es decir, 4.572 puestos de trabajo. Asimismo, la proporción de ocupados ausentes en el sector fue 13,2%, lo que es 5,1 puntos superior al mismo trimestre de 2019.

Al 31 de mayo, un total de 9.297 trabajadores del comercio se habían acogido a la Ley de Protección del Empleo, tanto por acto de la autoridad (4.777) como por pacto de suspensión de contrato (4.581).

Según el Observatorio Laboral de Ñuble, en promedio, el 17,6% de los ocupados de la región se desempeñaba en este sector durante 2019, siendo el segundo en importancia tras el silvoagropecuario, lo que equivale a casi 40 mil personas. En el caso de Chillán, según el Censo de 2017, corresponde al 50% de los trabajadores.

Ciertamente, las cifras económicas y laborales no son muy alentadoras, incluso algunas de estas no capturan en plenitud los impactos que tendrá esta pandemia, por lo tanto, será fundamental generar medidas que vayan en apoyo de los más afectados y necesitados.

En esa línea, la aprobación de $10 mil millones por parte del Gobierno Regional para financiar proyectos de inversión de mipymes a través de Corfo y Sercotec, son un aporte valioso y una señal muy potente, por lo que se espera que estos recursos se transfieran con la prioridad que merecen.

Sin embargo, esto también plantea desafíos en el comercio para enfrentar esta crisis. Dentro de estos, están los cambios de hábitos que pueden tener las personas, quienes en vez de comprar de forma presencial, lo harán a través de internet, lo que obligará a los empresarios a acelerar su proceso de digitalización, una tarea en la que la asociatividad y el apoyo del Estado pueden hacer la diferencia para muchos entre la vida y la quiebra.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top