Close
Radio Radio Radio Radio

Encuesta Barómetro 2022 presenta mayores preocupaciones de los ñublesinos (as)

Chile y particularmente Ñuble viven complejos momentos de transformación social. Escuchar las preferencias, visiones y preocupaciones de las ñublensinas y ñublensinos es fundamental para que las autoridades puedan elaborar políticas públicas que perduren en el tiempo y estén vinculadas con la realidad de las personas que habitan este territorio. Con ese objetivo se realiza la Encuesta Barómetro, que en su versión 2022 aborda variadas temáticas que afectan a la región.

Realizado por el Centro de Estudios Ñuble de la Universidad del Bío-Bío, este extenso informe fue presentado esta semana en Chillán. En total fueron 13 tópicos o módulos analizados, de los cuales aquí destacamos siete que permiten perfilar a los ciudadanos y ciudadanas que hoy viven en Ñuble.

No me quiero ir 

La encuesta mostró con contundencia que las y los habitantes de la Región de Ñuble no se moverían de su lugar de residencia o en simples palabras, no dejaría su comuna o región para ir a vivir a otro lado. Los resultados muestran que, según el nivel de estudios, las personas que reportan no tener estudios prefieren, con 94,2%, quedarse en el mismo lugar. De modo similar, las personas con Postgrado prefieren quedarse. A su vez, las personas que tienen formación universitaria incompleta prefieren, en un 53,2%, quedarse en el mismo lugar. Le siguen las personas con formación profesional o técnica incompleta, con un 63%, que ha respondido que prefiere quedarse. En total, esta pregunta reporta que la mayoría de las personas encuestadas, un 81,6%, elige quedarse en el lugar donde vive.

Respecto del 18,4% que se iría, la principal motivación son las oportunidades laborales. “En general la gente con mayor nivel de calificación emigra, pensemos en un joven que se titula de la universidad, siempre va a tener mejores opciones salariales, por lo tanto, tienden a buscar mayores oportunidades y desarrollo personal y eso lo encuentran en zonas con mayor nivel de desarrollo económico” comenta Renato Segura, Director de Desarrollo Económico y Productivo de la Municipalidad de Chillán.

El economista cree que es importante trabajar para potenciar económicamente a la región y al mismo tiempo sacar provecho del porcentaje de la población que finalmente se queda. “Lo que hay que hacer es desarrollar la matriz productiva. Yo creo que en este minuto Ñuble necesita atraer inversiones, sobre todo en el área de servicios y el turismo, que le permitan generar mejores oportunidades laborales y mayores ingresos, y eso pasa fundamentalmente por tener sectores que se vayan desarrollando. Por ejemplo, en el ámbito agrícola, hoy día somos la región con la mayor tasa de ruralidad del país. Ese atributo podría perfectamente llevar a desarrollar una cultura en Ñuble en este aspecto agrícola. La región debería ser una capital nacional en este tema”, comenta.

En opinión de Segura, entre los factores que hacen que la gente se quede, aparece también el tema inmobiliario, puesto que “es difícil conseguir subsidios habitacionales para comprar una nueva casa y por otro lado también hay un factor cultural. Yo creo que la calidad de vida de Ñuble es muy superior a ciudades grandes como Santiago. Acá la gente se siente más protegida y también tiene un mayor vínculo con la comunidad y esa zona de confort va generando mucho desinterés en moverse”.

Preferencia por el barrio y la comuna 

Los ñublensinos y ñublensinas eligieron muy marcadamente el lugar en donde se sienten más identificados. Un 63% de los encuestados eligió en primer lugar a su comuna, un 57% eligió en segundo lugar a su barrio, y, en tercer lugar, con un 54%, se encuentra la ciudad como lugar de pertenencia.

En palabras del arquitecto Claudio Martínez, “existen dos grandes razones de por qué la gente se siente más representada por su barrio y por su comuna. La primera tiene que ver con que somos una región nueva, que todavía no ha desarrollado con suficiente fuerza elementos de identidad regional. “Yo creo que ahí hay un factor, porque éramos región de Biobío y provincia. Hay un problema de tiempo para que se consolide una identidad regional, que es un proceso lento. La segunda razón se relaciona con la identidad del barrio, “que a mi juicio tiene dos causas: historias personales que se relacionan con territorios pequeños y la pandemia, que permitió que la gente se sintiera más relacionada con el sector en donde viven”.

Igualmente, aclara que “con toda la seguridad la identidad y el sentido de pertenencia se hace con los barrios históricos, puesto que los nuevos no necesariamente han desarrollado elementos identitarios, sobre todo porque la planificación urbana ha descuidado un poco aquellos elementos que producen identidad, como son espacios públicos o de uso colectivo. En general, el desarrollo urbano ha privilegiado muy marcadamente la vivienda y no el equipamiento social”, concluye.

Otro aspecto abordado en el capítulo Identidad y Pertenencia Territorial fue el nivel de satisfacción de las personas con su vida. Un 82,9% de las personas participantes del Barómetro Regional 2022 señala que se siente satisfecha con su vida, mientras que el 17,1% señala estar insatisfecha. Las opciones de respuesta a esta pregunta iban en graduación de 1 a 10. La media del puntaje obtenido fue 7.7.

Arraigo y proyecciones de desarrollo

Los ñublensinos y ñublensinas tienen ciertos rasgos que los siguen identificando, muy arraigadamente con la historia y cultura de la zona. Ante la pregunta “¿Qué es lo primero que se le viene a la cabeza cuando se nombra a la región de Ñuble?” la mayoría hace mención a Chillán como capital regional, y por otro lado se menciona su patrimonio, ya sea gastronómico como las longanizas y también su patrimonio natural e inmaterial, traducido en las Termas de Chillán y la Catedral. Cabe destacar que la visión de la región de Ñuble está fuertemente centrada en Chillán y sus alrededores, concluye el estudio.

En este apartado aparecen figuras históricas como Bernardo O’Higgins y Arturo Prat. También personajes del mundo de la cultura, como Claudio Arrau. Por último, llama la atención las menciones que hacen a la creación de la región de Ñuble, como uno de los hechos más importantes del territorio.

Para un 45,15% de las personas participantes en el Barómetro 2022 cree que Ñuble se encuentra progresando. El rango etario que más se identi- fica con esta opción es el de entre 18 y 29 años, mientras que para el 50,1% de las personas entre 55 y 64 años de edad, la Región se encuentra estancada. Por último, la opción “En decadencia” obtiene un 16,5% para el rango etario entre 45 y 54 años de edad.

Asociado al futuro, aparecen también altas ex- pectativas de progreso. La esperanza de que la Región de Ñuble mejore obtiene un 63,1% de las respuestas. El grupo socioeconómico que más se identifica con esta opción es el alto. Un 30,9% del grupo socioeconómico bajo considera que va a seguir igual, y un 50,2% considera que va a mejorar. Este grupo es el que más cree, con un 15,7%, que la situación de la región podría empeorar.

Desafío político

El tema de participación en política y actividades sociales también tiene su espacio en este estudio. Aquí se destaca el poco interés que existe por la política en la población de Ñuble, algo que coincide con las percepciones a nivel nacional. El 83,2% del total de encuestados no tiene interés alguno en la política nacional, mientras que solo el 22% lo tiene en la política regional.

Al respecto Paulina Pinchart, académica del área de marketing político de la Universidad del Bío-Bío comentó que “todos los elementos de medición tienen como resultado una desafección hacia la política, la gente no está interesada, por ejemplo, en la nueva constitución. Esto se debe a tres grandes factores. El primero es el comportamiento de la élite política. Uno esperaría una mayor generosidad y mayor profesionalismo en su actuar. Lo vemos día a día en todo tipo de cosas y la gente ya lo sabe, entonces eso desilusiona. El segundo factor que influyó mucho en este estudio fue el comportamiento de los constituyentes y el texto que salió de este proceso. Un último y tercer factor tiene que ver con el panorama socioeconómico que están viviendo los chilenos. Todo esto influye para que la gente no se relacione con este tipo de política”.

Poco participativos

Ante la pregunta relativa a la participación en diversas actividades, es posible señalar que sobre el 85% de las personas encuestadas no participó en ninguna de las 11 acciones consultadas, que van desde impedir proyectos que contaminan hasta manifestaciones masivas y paros o huelgas.

Las actividades que muestran mayor participación son exigir mejora en los servicios públicos, con un 15% de participación, y con un 14,8%, limpiar zonas de uso común.

Los resultados evidencian que la mayoría de las personas del estudio no participan activamente en organizaciones sociales. El rango etario que alcanza el mayor grado de participación es el que comprende entre los 65 años, con un 18,4%. A su vez, el rango etario que menos participa, con un 14,5%, es el grupo de entre 34 y 44 años de edad.

Respecto de las personas que indicaron participar en alguna organización o institución, se observa una mayor tasa de participación en juntas de vecinos, seguido por los clubes deportivos, especialmente relacionados al fútbol.

Desconfiados 

Se ha vuelto común decir que estamos en medio de una crisis de confianza, tanto interpersonal como respecto a las instituciones y este estudio lo confirma. En Ñuble los mayores niveles de confianza interpersonal se dan en los segmentos de mayores ingresos y va descendiendo a medida que se reducen.

Según el sociólogo y magíster en políticas públicas, Javier Figueroa, “al igual como ocurre con numerosas otras dimensiones de la vida colectiva, una correlación positiva entre nivel de desarrollo medido por el ingreso per cápita y su distribución y la confianza manifestada por las personas en los demás. Tal asociación podría llevar a pensar que la confianza interpersonal tiende a tener un más alto grado de solidaridad moral en aquellos países con más ingreso mejor distribuido y con instituciones económicas y políticas habitualmente de mejor desempeño”.

Las prioridades de los ñublesinos y ñublesinas

La preocupación por la inmigración, el alza de los productos básicos debido a la inflación y la violencia contra las mujeres son las mayores preocupaciones que tienen los ñublensinos y ñublensinas en esta encuesta. Mientras que los temas menos prioritarios son: mejorar la calidad de la educación (0,5%), combatir la corrupción (0,5%), y enfrentar la violencia en las manifestaciones (0,5%).

Llama la atención el lugar que ocupa la violencia de género, cuya alta centralidad se debería –según la seremi de la Mujer y Equidad de Género, Cristina Martin- a un aumento real de las denuncias durante la pandemia, donde el encierro amplificó esta problemática y a una mayor conciencia de que no se trata de un problema individual, sino que es algo colectivo, que nos compete a todos y todas”.

El estudio muestra que para la ciudadanía, el mejor camino para enfrentar los problemas de la Región es tener más facilidades para emprender. En segundo lugar, se encuentra que haya más inversión para la empresa privada con el 40% de las preferencias. En tercer lugar, que el gobierno local tenga más autonomía (39%). La solución vía inversión del Estado representa el 35% de las respuestas, y la organización social el 33%. Respecto a las potencialidades que permitirían avanzar en su proceso de desarrollo, las personas encuestadas ponen en primer lugar la capacidad de trabajo de la gente con el 36% de las respuestas. Le sigue, con el 34%,

las riquezas naturales de la región. A su vez, la capacidad que se reconoce como menos potenciadora del proceso de desarrollo regional es la calidad de los y las profesionales y la calidad y eficacia de los servicios públicos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top