Close
Radio Radio Radio Radio

El virus sigue allí

Cristian Cáceres

Casi todos los países de Europa y de Norteamérica se han lanzado en pos de la aplicación de las vacunas contra el coronavirus, luego de las aprobaciones respectivas por sus instituciones científicas que le dan el visto bueno a todo producto farmacéutico, alimenticio o de consumo masivo al que accede su población.

La carrera frenética por la vacunación partió en dos la historia reciente del covid-19, que poco a poco se empieza a percibir como un hecho controlado en los países del primer mundo.

Esa percepción ingenua ha caído en Chile en plenas fiestas de fin de año, como si el problema ya no existiera o se hubiera superado por el hecho de ver en Estados Unidos, Gran Bretaña o Canadá a personas recibiendo la vacuna; pero no es así; aún los contagios están en el nivel más alto y las UCI están al límite de capacidad. El virus está allí, no se ha ido y aquí la vacuna no llegará hasta bien avanzado el primer semestre del próximo año.

Muchos de los países asiáticos que se convirtieron en referentes de buenas estrategias de control de la propagación del virus, tales como Taiwán o Corea del Sur, no han aflojado su disciplina, incluso las han extremado.

En Europa, las cosas no son muy distintas. Ayer, en Reino Unido y todo el mundo hubo cientos de cancelaciones de vuelos, itinerarios de trenes y tacos de kilómetros de camiones con mercaderías inmovilizados en las fronteras, todo después que el primer ministro Boris Johnson anunciara un nuevo confinamiento a los 18 millones de habitantes de Londres y el sudeste de Inglaterra, para hacer frente a una nueva variante de coronavirus, que ha duplicado en una semana los contagios. Sobre lo mismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó ayer que fuera del Reino Unido, fueron identificados nueve casos en Dinamarca, uno en Holanda y otro en Australia.

En países como Alemania se extendió la cuarentena estricta hasta el 10 de enero, al tiempo que ha emprendido su plan de vacunación, pero sin lanzar u grito de victoria sobre el virus, tal como está sucediendo en países que aún no tienen la vacuna y ya están relajando los controles.

Los epidemiólogos llevan explicando desde que comenzó la pandemia que las medidas de autocuidado son hasta ahora la única vacuna a nuestro alcance. Solo así se puede reducir esa cadena fatal de infecciones, hospitalizaciones y muertes.

Tener que decretar otra cuarentena general en Chillán es un escenario no descartable si las personas no son conscientes de que la mala hora no ha pasado y que el virus sigue allí, sin control ni vacuna todavía.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top