Close
Radio Radio Radio Radio

Conciencia y acción ambiental

La educación ambiental se basa en la premisa de que las acciones individuales sí importan, sin embargo, en general tienen poco impacto en las variables ambientales. Reducir, por ejemplo, el consumo de leña en un par de metros al año, es marginal en el entendido que el 90% de la población de la intercomuna usa biomasa para calefaccionarse. El reciclaje es otra acción ciudadana asociada a decisiones individuales. ¿Cuál es su impacto? Muy marginal. Simbólico. En todo caso, lo simbólico no es malo. De hecho es muchas veces necesario. Las batallas ambientales se dan efectivamente en el ámbito de lo simbólico. Pero mientras unos pocos reciclan (solo el 0,03 por ciento de la basura que genera Chillán se reutiliza), aumentamos nuestro consumo exponencialmente.

La estadísticas son reveladoras y contundentes: la generación de basura en Chillán creció 40% los últimos 10 años. El reciclaje seguirá siendo una acción individual marginal, mientras el costo de disposición de residuos siga siendo bajo. No habiendo incentivos económicos para reducir nuestros residuos domiciliarios, la motivación ambiental de carácter altruista seguirá siendo insignificante.

Lo mismo pasa con los sistemas de calefacción menos contaminantes, como la electricidad o el gas. Nuevamente lo más significativo para impulsar el recambio de nuestra matriz energética sería una política pública que encarezca el consumo de leña.

Por otra parte, para ampliar el análisis habría que preguntarse si son igualmente marginales los impactos negativos de las acciones individuales. En este caso la respuesta es negativa, pues la sumatoria de acciones individuales en el uso de leña siempre generará impactos ambientales negativos de mayor alcance. Se trata de conductas individuales que en la mayoría de los casos tienen una lógica económica. En éste, el bajo costo y la ausencia de combustibles alternativos de similar costo y menor impacto. La reducción del consumo de leña entonces pasa por encarecer su valor, lo que es ambientalmente deseable, pero políticamente difícil de implementar en ausencia de combustibles sustitutos.

¿Cuáles, entonces, son las acciones individuales no concertadas que generan impactos ambientales positivos, no marginales? Probablemente ninguna.

La acción individual no impactará a no ser que logre escalar, concertarse o bien generar una estructura de acción mayor. Los desafíos ambientales no se dan en el marco de las acciones individuales, por mucho que se intente evangelizarnos de lo contrario. Los desafíos se dan en las acciones concertadas, en políticas públicas sólidas e innovadoras, debidamente financiadas y respaldadas políticamente.

El mejor ejemplo es el Plan de Descontaminación Ambiental (PDA) en la intercomuna, donde el escalamiento de la inversión para el recambio de calefactores ha sido lo único que ha tenido algún efecto significativo para limpiar la atmósfera de Chillán. Cambiar de combustible, la calefacción distrital y la aislación térmica de viviendas han quedado condenadas al ámbito de las acciones ambientales individuales, apenas simbólicas.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top