Close
Radio Radio Radio Radio

Caso 1: la emergencia local generada por el enfermo inicial

Una desafortunada cadena de situaciones fue la que condujo a que desde el centro de entrenamiento Box Training, ubicado en Schleyer con Palermo en Chillán, se generaran explosivamente gran parte de los casos de Covid-19 que han sido descritos hasta ahora en la Región de Ñuble.

Hasta hoy sábado, la Seremi de Salud contabilizaba 58 casos, mientras que están a la espera de confirmación 234 y existen más de 900 personas que están en cuarentena obligada por haber estado en contacto con algún afectado y existe presunción de enfermedad.

Si bien la Fiscalía abrió una investigación sobre el caso del centro de entrenamiento, (por su connotación pública), la información a la que accedió La Discusión permitiría descartar cualquier tipo de dolo respecto de la manera en que el primer paciente positivo contagió a sus compañeros de entrenamiento, y ellos a su vez a otros, no teniendo ninguno de ellos conciencia de ser portadores o pertenecer a un grupo de riesgo.

La seremi de Salud de Ñuble, Marta Bravo, indicó que hasta el momento en la zona no se ha perdido la trazabilidad, lo que significa que para cada uno de los casos descritos existe un historial perfectamente detallado, lo que ha permitido por ejemplo contactar a las personas que eventualmente pudieran tener el coronavirus e implementar medidas sanitarias, como las cuarentenas.

El dueño del centro de entrenamiento o “Box”, Javier Acuña, plantea que conocen perfectamente la manera en que el primer portador del Covid-19 diseminó sin querer el virus entre otras personas que asistían al lugar, aclarando que no es un gym o gimnasio.

Acuña expone que según la cadena de sucesos que se armaron en función de la evidencia disponible, el alumno, de 29 años llegó el domingo 8 de marzo a Chile desde Perú, un país, remarca, que no tenía tantos casos y  donde la única medida implementada al llegar al país era firmar una declaración jurada en el aeropuerto respecto de que los viajeros no poseían el virus, algo que no podían saber si no había síntomas o pesquisa mayor.

Con la indicación de hacer vida normal y sin síntoma alguno, el alumno (de un universo de unas 200 personas), asistió a clases los días lunes 9 y martes 10 de marzo, donde por desconocimiento de su cuadro y en un ambiente generalizado de desprotección, compartió bebida con su entrenador y otra alumna.

Tras esas dos jornadas de trabajo, el paciente 1 se ausentó “el miércoles 11 de marzo, ya que comenzó con síntomas de gripe, por lo cual asistió a urgencias del hospital por posible contagio, donde tras serle realizado el test fue diagnosticado como positivo”.

Tras ello, remarca, cerraron el gimnasio el 12 de marzo y comenzaron las reuniones con autoridades sanitarias con el fin de contactar a cada una de las personas que asisten regularmente al lugar con el fin de que se sometieran a exámenes y comenzaran procesos de cuarentena.

En la actualidad, subraya Acuña, todas las personas que se contagiaron con el Covid-19 están evolucionando positivamente e incluso están en contacto de manera permanente para retomar cada uno de manera particular y en sus domicilios las rutinas de entrenamiento.

En este caso, calificado como “fortuito” y “desafortunado”, resalta Acuña, se activaron rápidamente todos los protocolos para evitar que el coronavirus se siguiera expandiendo en la comunidad.

Matrimonio

Una consecuencia inesperada de este primer casose comenzó a gestar a los pocos días, cuando una alumna asintomática del Centro de Entrenamiento,  y que por lo tanto desconocía su estado, asistió invitada al matrimonio del ex seremi de Deportes, Rodrigo Ramírez (UDI), siendo diagnosticada posteriormente con la enfermedad.

Al enlace, celebrado el sábado 14 de marzo, asistieron altas autoridades regionales que en la actualidad se encuentran en estricta cuarentena preventiva y evolucionando satisfactoriamente, sin signos de la enfermedad en la mayoría de los casos.

En este caso, que se desprende del anterior, permanecen en encierro obligado cuatro seremis: Carlos Urrestarazu, de Vivienda; Jacqueline Guíñez, de Justicia; Javiera Muñoz, de Deportes y Cristóbal Jardúa, de Obras Públicas; el gobernador de Punilla, Cristóbal Martínez, y el diputado Gustavo Sanhueza. A ellos se suma el ex seremi de Educación, Felipe Rössler y su familia.

Según confirmó el intendente, Martín Arrau, el caso positivo del matrimonio tuvo relación con uno de los asistentes al Box Training de Avenida Schleyer, lugar donde se originó la mayoría de los casos que hasta ahora se registran en la Región de Ñuble.

En el caso del seremi de Vivienda, Carlos Urrestarazu Carrión, hasta último momento dudó en asistir e incluso tuvo contactos con amigos y asesores para analizar si es que en un escenario que en ese momento no era de gravedad y donde el país estaba recién enterándose de la enfermedad, convenía o no asistir.

Se suponía que mayor riesgo no podría haber. Además, en ese momento las instrucciones gubernamentales consideraban no aglutinar a más de 500 personas y el enlace tuvo como invitados a 150, o sea casi un tercio.Nadie podía conocer que entre los invitados había una portadora. Actualmente Urrestarazu, su esposa e hijos no han dado señales de Covid-19 y seguirán en cuarentena hasta fin de mes.

Como informó La Discusión, uno de los asistentes al matrimonio, el diputado Gustavo Sanhueza (UDI), contó que fue informado vía Whatsapp y por teléfono del caso positivo detectado entre los asistentes al matrimonio del exseremi Ramírez, y decidió acudir al policlínico de la Cámara.

Ayer 21 de marzo y tras una semana desde las nupcias, Sanhueza confirmó que ni él ni su esposa, igualmente asistente, han tenido síntomas de haber contraído el coronavirus a partir de la única contagiada del numeroso grupo.

“En ese momento estábamos en fase 3 y por lo tanto la indicación era que no podían reunirse más de 500 personas y la cifra que llegó era bastante menor”, explica.

Adicionalmente, aseguran diversas fuentes, durante la fiesta fueron adoptadas las medidas de seguridad necesarias para evitar que ocurriesen contagios en la eventualidad que hubiese alguien contagiado. En ese momento, nadie podía pensar que día tuviera consecuencias.

Reunión en el SSÑ

Los días siguientes  se sumaron nuevos casos de aquel paciente concretamente, en una reunión del Servicio de Salud Ñuble (SSÑ) hubo varios contagios que afectaron a personal de salud de varias comunas de Ñuble. Nuevamente el factor común fue una persona del Box Training que sin síntomas participó en la cita de capacitación.

La seremi de Salud, Marta Bravo, explicó que “hubo un caso que nace de un contagio desde el gimnasio, la persona se contagia, no teniendo síntomas ni nada. No es sospechoso, hasta que efectivamente se realiza una reunión el SSÑ, luego inicia síntomas, se le toman los exámenes y se confirma el caso. Efectivamente han habido casos de la reunión”.

“Había 43 personas presentes en ese auditorio. Pareciera ser que la persona que asistió, estando en la reunión sin síntomas, va a generar gérmenes que pueden quedar en mesas, papeles, tazas y cucharas. La seremi, al hacer la investigación, encontró de común que compartieron las cucharas del café”, detalló la subdirectora de Gestión Asistencial del SSÑ, Patricia Saavedra.

Ante las críticas que han surgido en redes sociales debido a que son trabajadores de salud los portadores de la patología, la profesional explicó que “el caso 1 contagió, sin síntomas, en un centro donde van diversas personas, de diversas áreas y eso ha hecho que crezca el número de casos. No se trata de que salud desparramó la enfermedad, sino que lamentablemente el caso 1, una persona que llegó de Perú, dejó el virus en el gimnasio. Por lo tanto, muchas personas se encargaron de diseminar la enfermedad, tampoco queriéndolo. Tampoco podemos culpar a alguien que a propósito lo hizo”.

La autoridad sanitaria, agregó respecto de los casos locales que “tenemos la trazabilidad,  no hemos perdido la trazabilidad como región; entonces sabemos que la mayoría de los casos está ahí en el gimnasio y seguimos justamente con esos contactos y por ende esas personas que han estado en cuarentena y que se mantienen en cuarentena. A causa de haber estado en el gimnasio, sabemos que es una población cautiva que está cumpliendo su aislamiento respectivo”.

Intendente

Sobre el tema, el intendente de Ñuble, Martín Arrau, indicó que respecto del centro de entrenamiento local “es un caso que ha marcado la propagación de la pandemia en la Región de Ñuble y ha sido analizado a nivel nacional por las características particulares. En este lugar se presentó el caso primario por Covid-19 y  a partir de él se han generado los otros 43 confirmados (hasta el sábado), por lo que la trazabilidad se ha podido mantener. Aquí se demostró lo contagioso que es el coronavirus y de ahí la importancia de cumplir con las recomendaciones de la autoridad sanitaria y de mantener la cuarentena de quienes se vieron expuestos a este contacto”.

La autoridad regional destacó que en todo caso, a partir de ese hecho, “claramente hemos visto cómo a partir de este caso se ha ido tomando conciencia” a nivel de la ciudadanía.

Arrau recalcó que “la conciencia y la importancia que hay que darle a esta pandemia debe formársela cada uno con toda la información que hemos entregado a diario. Acá estamos hablando de que somos la región con una gran cantidad de adultos mayores, con el segundo mayor número de contagios en el país y eso no se puede tomar a la ligera. Hemos sido majaderos en el tema del aislamiento social, lavado de manos y de los riesgos que implica el coronavirus y los resultados están a la vista: ha disminuido considerablemente el flujo de las personas en Chillan especialmente”.

La autoridad concluyó que “siempre cuando una realidad golpea en la cara es cuando se le toma el peso y claramente el caso primario fue el punto de inflexión para que la comunidad viviera de cerca este virus y tomara conciencia de lo rápido que se propaga, de la necesidad de dejar de saludarse de beso o de mano y del estricto lavado de manos que se debe hacer, para luego sumar el  quedarse en casa para evitar el contagio. Todas las medidas que se han dado no son para exagerar o alarmar a la población, sino más bien para cuidarlos y prevenir el contagio”.

Foto: Box Training

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top