Close
Radio Radio Radio Radio

Alza de hospitalizaciones mantienen sobreexigido funcionamiento del Hospital de Chillán

Mauricio Ulloa

La región de Ñuble continúa marcando a diario elevadas cifras de contagios por Covid-19, seguido por el aumento de hospitalizaciones, de hecho, esta semana la red asistencial registró un nuevo récord con 187 pacientes internados, que mantienen sobreexigido el funcionamiento del Hospital Clínico Herminda Martín.

El director (s) del recinto hospitalario, Dr. Antonio Salinas Muñoz, advirtió que la actual situación es muy compleja, tanto en las áreas Covid como no Covid, ya que también se están presentando internaciones Covid incidental, generadas por pacientes que consultan por otra causa, pero que dentro de sus exámenes aparecen con un PCR positivo, por lo tanto, son usuarios Covid, que no son hospitalizados por neumonía, pero sí por otra causa.

“Definimos como Covid incidental, aquellos pacientes diagnosticados como casos positivos de Covid-19, pero cuyo motivo de consulta en el hospital era otro. Gracias a la buena práctica que adoptamos desde el inicio de la pandemia, de efectuarles un PCR a todas las personas que se hospitalizan para una prestación, hemos podido detectar estas situaciones, lo que nos ha permitido resguardar de mejor manera la salud de nuestros usuarios, sus familias y obviamente la de nuestro personal”, indicó.

Usuarios que resultan hospitalizados por apendicitis o fracturas causadas por accidentes domésticos o de tránsito, son algunos de los que durante su atención son detectados como Covid-19 tras practicarles un test PCR.

“Esto anteriormente no lo teníamos, porque la gente tenía mucho menos accidentes cuando se cumplían las cuarentenas, ahora como no hay ese tipo de medidas, las personas se están contagiando en un número importante, por lo tanto, en este minuto tenemos una sobrepresión, por neumonías Covid (…) pero ahora se generó una presión en las áreas que antes eran no Covid, con pacientes que son positivos; provocando una tremenda dificultad en el funcionamiento del hospital. Hay que agregarle que las personas salen, tienen accidentes de tránsito y nosotros tenemos lleno de pacientes politraumatizados que además están Covid positivo y esa es la mayor complicación”, explicó Salinas.

Cuadros graves

El director (s) del Hospital de Chillán señaló que un gran número de pacientes con Covid-19 presenta un cuadro grave y se trata en su mayoría de adultos mayores que no cuentan con el esquema de vacunación completo.

“Actualmente, estamos pasando un período complejo porque tenemos muchas neumonías Covid, debido a la variante Ómicrom. Los casos más graves corresponden a pacientes adultos mayores, algunos con comorbilidades, pero la gran mayoría sin esquemas de vacunación completos ni dosis de refuerzo, lo que ha generado que estén hospitalizados en las unidades de pacientes críticos. A esto debemos sumarle las situaciones de Covid incidentales, que además tienen alguna atención médica por resolver como una apendicitis o fracturas, por ende, debemos dar solución a todos estos requerimientos, sin dejar de atender además, la demanda espontánea originada por accidentes domésticos o de tránsito, factores que favorecen este escenario complejo”, sostuvo el doctor.

A raíz del aumento significativo en la ocupación de camas críticas, se habilitó una nueva unidad de paciente crítico, además, se postergaron algunas atenciones y redistribuyeron el personal de salud para poder abarcar la demanda que presenta hoy día el Hospital de Chillán.

“Un gran número de los pacientes que está cursando la enfermedad del Covid-19 tiene cuadros graves, con requerimientos de equipos de soporte vital y hospitalización en la unidad de cuidados intensivos, por eso, en este minuto esa área está al tope de su capacidad, lo que ha significado que tuviéramos que habilitar una nueva unidad de pacientes críticos para responder a la creciente demanda, generando la postergación de algunas prestaciones, reconversión de unidades y redestinación de personal”, indicó Salinas.

Agregó que, en promedio, se registra un ingreso diario a la unidad de paciente crítico Covid, y que si bien anteriormente eran bajos los casos de embarazadas cursando un cuadro de Covid-19, actualmente se reportan hasta 14 ingresos por día.

“Eso nos permite dimensionar la circulación y el nivel de contagio del virus. De hecho, de las 470 camas habilitadas en el hospital, 110 son para pacientes cursando un cuadro de Covid-19”, acotó.

El director (s) de Hospital Clínico Herminda Martín reiteró el llamado a la población a vacunarse contra el coronavirus, mantener las medidas preventivas y de autocuidado para evitar contagios.

“Debemos reforzar el llamado a la comunidad para que entiendan que esta cepa Ómicron, es mucho más que un resfrío. Por eso y aunque suene reiterativo, seguimos pidiéndole a las personas su colaboración con el autocuidado, el uso de los elementos de protección, no asumir conductas de riesgo y por sobre todo, la vacunación, ya que está demostrado que los pacientes más graves son aquellos que no están vacunados o tienen su esquema incompleto”, cerró.

50% de los refuerzos

En Ñuble, durante la emergencia sanitaria, más de 800 personas fueron contratadas para sumar esfuerzos en la lucha contra el coronavirus. Sin embargo, en octubre y septiembre del año pasado, cuando se vivió un buen momento epidemiológico, con pocos contagios, el Servicio de Salud inició la reducción paulatina del 50% de los funcionarios, por tanto, hoy con esta nueva ola de casos y la alta contagiosidad de Ómicron se requiere nuevamente de personal humano para contener la crisis.

“Estamos trabajando, por lo menos con la mitad del refuerzo que se nos había permitido en algún momento y el otro 50% se ha ido desvinculando”, dijo el presidente (s) de la Federación de Profesionales Universitarios de la Salud (Fedeprus) Ñuble, Cristian Peña.

Sostuvo que los funcionarios de apoyo permitieron implementar estrategias preventivas para evitar aglomeraciones y así los contagios en el hospital, como era la entrega de fármacos a domicilio para adultos mayores, personas postradas o con dificultad de movimiento. También se pudo derivar personal para atender las atenciones que fueron pospuestas por la pandemia.

“Fue una medida bastante buena porque descongestionó los establecimientos de salud, evitando ese flujo de gente. También permitía mantener mucho mejor las medidas de seguridad, entendiendo que además, con la cepa actual, que es bastante más contagiosa, también se ha visto su efecto en la salud de los mismos trabajadores, que se nos están enfermando de manera importante”, destacó.

El representante del gremio destacó que, pese a que se atraviesa una situación bastante compleja con una mayor demanda de atenciones por Covid y otras enfermedades o prestaciones, realizan todos los esfuerzos por brindar la mejor atención a los pacientes que lo requieran.

“Desde adentro del sistema sanitario no vemos esto como una nueva ola de contagios, sino que una demanda constante que mantiene al sistema tenso durante todo el tiempo. Estamos en un periodo donde aumentan los casos por esta nueva cepa, pero también nosotros hacemos todos los esfuerzos para además, dar respuesta a todas las enfermedades que no son Covid, que están atrasadas durante todo este periodo y hay que tratar de resolver, entonces, cada vez que tenemos estas bajadas de casos no significa que el sistema descanse, sino que la verdad nos permite redireccionar las energías para resolver todos las otras situaciones que han sido postergadas, entonces el sistema está sobrecalentado en ese sentido”, indicó Peña.

A la saturación del centro asistencial se suma el agotamiento de los profesionales de la salud, quienes en dos años de pandemia han presentado enfermedades físicas, mentales, síndrome de bournout, trastornos ansiosos y depresivos “porque el sistema está sobreexplotado y sobredemandado desde hace demasiado tiempo”.

“Además, las medidas de las autoridades actuales no han sido reforzar sobre manera el sistema, sino más bien hemos estado observando como los refuerzos o el personal que ha venido a apoyar la atención por la pandemia se está retirando, hay mayor contención económica, menor inversión en recurso humano y son medidas que solamente vienen a fortalecer el agotamiento y cansancio que está presentando el sistema”, acotó el presidente (s) de Fedeprus Ñuble.

“Tenemos que asumir que antes de la pandemia el sistema sanitario ya estaba siendo sobre demandado, no éramos capaces de dar respuesta a todas las necesidades de la población, entonces, si el escenario actual significa que tenemos una enfermedad que es sobredemandante y nos ha obligado, por ejemplo, a redistribuir el uso de camas, de equipamiento, las funciones del personal y la verdad es que nos está generando simplemente es agudizar las dificultades que ya tenía este sistema. Personas que presentan alguna patología que es postergable lamentablemente, al día de hoy se está postergando, porque se prioriza el uso de camas para situaciones de urgencias, atenciones por Covid, y todo lo que ya conocemos”, cerró.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top