Close
Radio Radio Radio Radio

17.926 niños de 3 a 5 años es la población objetivo a vacunar contra el Covid en Ñuble

Cristian Cáceres

En función al avance gradual del proceso de vacunación contra el Covid-19 en los diferentes grupos etarios, las autoridades de Salud confirmaron el inicio de la inoculación en los menores entre 3 y 5 años, a partir de este lunes 5 y martes 6 de diciembre.

El pasado 25 de noviembre el Instituto de Salud Pública aprobó la ampliación de rango etario para administrar la vacuna Sinovac en niños desde los tres años lo que significa, según el ministerio de Salud, que “más de 700 mil menores podrán recibir 2 dosis, para tener su esquema completo en un intervalo de 28 días entre cada una”.

El seremi (s) de Salud, Erick Jiménez, informó que la población objetivo a inocular en la región de Ñuble es de un total de 17.926 niños entre los 3 y 5 años de edad.

De acuerdo al Minsal, el 5 y 6 de diciembre se priorizará la vacunación contra el Covid-19 en los menores inmunocomprometidos y con comorbilidades específicas como niños trasplantados, con cáncer, enfermedades hepáticas o renales crónicas, cardiópatas o metabólicas. También se incluirán a los niños con necesidades especiales en la atención de salud, tanto los que tienen limitaciones funcionales severas y permanentes como quienes necesitan cuidados especiales.

Mientras que, desde el jueves 9 de diciembre y durante la semana del 13 de diciembre, se continuará el proceso de inmunización con todos los niños de 3 a 5 años.

“El proceso de vacunación se llevará a cabo según los lineamientos oficiales y el calendario de vacunación que señala Minsal. En una primera etapa la vacunación se llevará a cabo en los vacunatorios públicos y privados en convenio. En una segunda etapa se agregará también la vacunación en jardines infantiles u otros operativos extramurales. Según lo permite el calendario de vacunación y con previa coordinación de los establecimientos de salud”, destacó el seremi (s) Erick Jiménez.

“Ninguna reacción adversa”

Desde la mirada del académico del Departamento de Bioquímica Clínica e Inmunohematología de la Universidad de Talca, Marcelo Alarcón, hay garantías y evidencia científica que permiten a los padres confiar en el proceso y optar por la vacunación de sus hijos.

Según el experto, una de las razones que debiera generar tranquilidad en los papás respecto a la vacuna Sinovac,  es que su fórmula, a excepción del virus en sí mismo, es similar a la administrada contra la influenza, la cual, de acuerdo, la experiencia no ha generado efectos negativos en estos grupos etarios.

“Recordemos que todo lo que tiene que ver con la formulación y contenido de la vacuna Sinovac, es lo mismo que la vacuna de la Influenza y que ha sido utilizada en niños, desde ese punto de vista, solo cambiando en este caso el SARS-CoV-2  en vez de la influenza. O sea, van a recibir lo mismo que estaban recibiendo por la influenza, en general. Y con respecto a la vacuna contra la influenza, para ese grupo etario, no hay ningún problema, no hay reacciones adversas graves”, indicó.

A la luz de la campaña de inoculación contra el Covid-19 en adultos mayores y jóvenes, el experto señaló que la aplicación de las dosis de Sinovac ha generado una reacción favorable en esos grupos, por lo tanto, lo mismo debiera ocurrir en los niños.

“En general, la vacunación con dosis en la población de jóvenes y adultos estamos sobre el 90% y se ha obtenido información que los adultos mayores no han tenido graves consecuencias como por ejemplo; eventos de trombosis o alguna otra enfermedad grave. Al contrario, a ese grupo etario le ha generado una mayor cantidad de beneficios con respecto a la vacunación, porque se protegen. Segundo, cuando bajamos a los jóvenes, al ir vacunando en este caso a los adultos, la infección del virus bajó a los jóvenes y ocurrió lo mismo, los jóvenes se vacunaron y no tuvieron ninguna reacción adversa y de hecho eran solo beneficios”, sostuvo.

Basándose en estudios sobre la vacuna, el docente indicó que “se tomaron 100 mil dosis entre niños, entre 13 y 17 años, y el 0,004% de los niños presentó una reacción adversa, o sea, ni siquiera el 1 %. Básicamente eran las mismas reacciones adversas que tenían al colocar una vacuna, en general, dolor en el lugar de la punción y a lo más un poco de fiebre, que son efectos que cualquier vacuna puede producir”.

Si bien, en general, se ha postulado que los niños tienen una mejor respuesta al virus, el experto enfatizó que se han detectado algunos casos del Síndrome Inflamatorio Multisistémico o PIMS, posterior al desarrollo de la infección en menores, lo que debería llevar a los padres a tomar las precauciones del caso, accediendo a la vacuna como factor protector.

“Trae una mayor cantidad de beneficios, dado que los niños tienen una mejor respuesta frente al virus y ,por otro lado, se ha postulado, que como no se enferman gravemente, podrían infectar a otros, pero recordemos que en los niños está el Pims, que es esta reacción excesiva del sistema inmune posterior a la infección, que desencadena una enfermedad muy grave, inflamatoria en los niños, y por lo tanto, con esa vacuna se reduciría finalmente esa patología”, enfatizó.

Finalmente, el académico llamó a los padres a tener en cuenta ciertas consideraciones al iniciar la vacunación.

“Hay niños que son muy reactivos cuando comen elementos que estimulan una respuesta inmune como por ejemplo; el plátano o chocolate. Evitar esos elementos, finalmente los padres conocen mucho mejor a sus hijos. Segundo, tomar abundante líquido, hidratar finalmente la respuesta inmune y cuando son cuadros de fiebre no muy grandes, de seguro el pediatra le debe haber recetado un elemento antifebril cuando ocurre cualquier proceso de fiebre y son muy leves. Y cuando la temperatura supera excesivamente los 37 grados acudir a un recinto hospitalario”, indicó.

Texto: Susana Núñez / Antonieta Meleán

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top