Close
Radio

Salvataje económico

Editorial LD Logo

El Presidente Sebastián Piñera presentó ayer un plan económico de emergencia por 11.750 millones de dólares para enfrentar el shock y posible recesión mundial por la pandemia del coronavirus.

El paquete de medidas, equivalente a 4,7% del PIB, comprende medidas para la protección del empleo y disposiciones para que las empresas, especialmente las pymes, puedan superar lo que el ministro de Hacienda Ignacio Briones definió como un “shock profundo, pero transitorio”.

El plan busca evitar que se destruyan empleos en una economía que ya venía averiada por el frenazo post estallido social y que supuestamente pone foco en las Pymes, ayudándolas a recuperar o no perder capital de trabajo, de tal forma que puedan pagar sus deudas y evitar el despido de trabajadores.

Para ello se anticipará el pago de la devolución de impuestos a las pymes, junto a la postergación del IVA de los próximos 3 meses para todas las empresas con ventas menores a 350 mil UF, posibilitando su pago en 6 o 12 cuotas a tasa de interés real 0 (cero), dependiendo de su tamaño.

También se plantea la creación de un Fondo Solidario de US$ 100 millones para el microcomercio local, fondos que serán canalizados a través de los municipios y destinado a atender emergencias sociales derivadas de las caídas de ventas.

Asimismo, se decidió la postergación del pago de contribuciones de abril para empresas con ventas inferiores a 350 mil UF y para personas con propiedades con avalúo fiscal inferior a $133 millones. El Gobierno anunció también una nueva capitalización del Banco del Estado por US$500 millones, dedicada al apoyo de pymes y personas, y anunció la aceleración de pagos a proveedores del Estado:

En cuanto al empleo, a las personas que estén aisladas se le permitirá suspender su función de forma temporal y se le pagarán sus remuneraciones, manteniendo vínculo contractual y el pago de las cotizaciones. Para ello, el Ejecutivo presentará el proyecto de Ley “COVID-19”, de protección a los ingresos laborales. Los pagos se realizarán con cargo a un Fondo de Cesantía, al que el Fisco le inyectará US$ 2 mil millones. Además, le pondrá discusión inmediata al proyecto que modifica el seguro de cesantía.

El plan presentado ayer por el Gobierno fue definido desde el oficialismo como el más cuantioso de la historia reciente de Chile y tuvo una muy buena recepción en prácticamente todos los sectores del espectro político. Sin embargo, entre tanto elogio, conviene estar muy atentos a su pertinencia y flexibilidad para priorizar sectores de la economía y sobre todo zonas del país como ésta, que hace rato no está en las mejores condiciones de competitividad.

A no dudarlo, el primer requisito de un plan económico que pretenda servir a todo el país y a sus diversas realidades, debe ser su aplicación descentralizada y un trato preferente para regiones rezagadas, como la nuestra.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top