Close
Radio

Salud fiscalizó dos ópticas y detectó irregularidades

Tras fiscalizaciones realizadas por la Seremi de Salud de Ñuble, la Unidad de Farmacias y Profesiones Médicas de la autoridad sanitaria concretó la clausura de la óptica chillaneja “Mall Óptico”, por faltas en su funcionamiento. Además, la entidad informó que en otra fiscalización se detectó la actividad sin autorización de una sala de procedimientos oftalmológicos en la Óptica Schilling, ocasionando la prohibición de funcionamiento temporal de la sala.

“Se decreta la clausura de una óptica que contaba con sala de contactología. Esta funcionaba sin autorización sanitaria en la calle 5 de Abril, principalmente luego de una prohibición de funcionamiento para que pudieran realizar las respectivas mejoras y otorgarles su autorización sanitaria”, comentó Marta Bravo, seremi de Salud, quien también afirmó que la inspección se originó tras una denuncia ingresada vía OIRS.

Esto, producto de que el local “Mall Óptico” ya había cometido faltas anteriores: “En una primera fiscalización se constató la eventual manufactura de lentes ópticos sin el registro de recetas de quien prescribe, negándose a presentar ese registro. Posteriormente, se fiscalizó el cumplimiento de la medida de prohibición de funcionar, y se constató que el local estaba abierto, con público en su interior, retirando lentes, por lo que se decretó la clausura”, acotó Bravo, añadiendo que además se inició un sumario por infracción al DS 4/1985 del Ministerio de Salud.

La seremi de Salud en Ñuble comentó la importancia de contar con autorización sanitaria: “Estas salas de contactología forman parte de un establecimiento de óptica, la cual tiene como propósito la adaptación y control de lentes de contacto, así como también, la enseñanza de su uso. Por lo que la óptica que dispone de esta sala tiene que contar con autorización sanitaria, la cual asegura que en ese establecimiento se cumple con las condiciones mínimas de higiene, seguridad y equipamiento para entregar un servicio adecuado a la población”.

Mencionó que las personas se exponen a una mala adaptación de lentes de contacto y a afecciones oftálmicas, producto de la falta de condiciones de higiene.

Mall Óptico y Óptica Schilling

LA DISCUSIÓN conversó con Ivette Urra y Gonzalo Muñoz, propietarios de Mall Óptico, quienes aseguran que las fiscalizaciones se realizaron cuando no estaban en funcionamiento, sino que en labores de mudanza de local, la que realizan desde el 2 de enero. Sin embargo, admiten una entrega de lentes indebida, la que derivó en la clausura de local el miércoles 15 de enero. Además, acusan una mala fiscalización por parte de la entidad de salud.

“El permiso de sanidad de la sala de contactología no lo teníamos porque nos estábamos recién cambiando. Entonces, ellos aseguraron que nosotros estábamos funcionando, atendiendo y montando lentes. Pero no había gente por ningún lado. Nadie estaba en ningún lugar de trabajo y nosotros estábamos instalando las máquinas. El día que nos clausuraron nosotros estábamos con maestros trabajando, haciendo lo que había que hacer para tener los permisos. Nos mudamos de donde estábamos y para trasladar un local de óptica es muy demoroso. En instalar todo nos demoramos más de un mes”, asegura Ivette Urra, administradora de la óptica.

“Efectivamente nosotros abrimos cuando vinieron después. Pero, fue que justamente teníamos unos lentes que entregar y cuando los entregamos, justo llegaron fiscalizadores y presenciaron la transacción. Así que ahí nos clausuraron el local. Fue el miércoles 15. Ahora nos levantaron la clausura y solo tenemos prohibición de funcionamiento. El día 16 yo presenté el escrito para levantar la cláusula. Ahora ya tengo el dinero pagado y todos los documentos pedidos por la Seremi”, añade.

Por último asegura que hoy fue gente a dar la aprobación sanitaria para el funcionamiento de la sala de contactología. Además, desde la óptica aseguran que existen faltas de criterio y de conocimiento al fiscalizar máquinas y funcionamiento óptico. A su vez, Ivette Urra denunció a un personal fiscalizador: “Cuando vino la primera vez me dejó con crisis de pánico. No estaba debidamente identificada, además de que me sentí acosada por su insistencia, prepotencia, abuso de poder y hostigamiento. En la denuncia solicité que los fiscalizadores revisen la normativa vigente para el funcionamiento de una óptica”.

Los dueños de Mall Óptico aseguraron que volverán a trabajar entre mañana y el día siguiente. “Solo no cumplíamos con cosas pequeñas. Desde la seremi me dijeron que redactarían el papel mañana y me lo vendrán a dejar. Funcionaremos con todo al día”, afirman.

Desde la sucursal de Óptica Schilling en Chillán, ubicada en calle Constitución 699, declararon no tener autorización oficial para referirse sobre la prohibición de funcionamiento que afecta a sala de procedimientos oftalmológicos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top