Close
Radio Radio

Salo Luna:“El 70% de los denunciantes pertenecíamos a Ñuble”

Cuando Salo Luna (40) camina por las calles de San Fabián, todos lo reconocen y saludan. Es el encargado de la Oficina de Deportes de la Dirección de Desarrollo Comunitario del municipio, también imparte clases de vóleibol en escuelas locales y participa de festivales, pues le gusta cantar. Su nombre fue idea de su padre, seguidor de Zalo Reyes. Se crió en el sector de Paso Ancho, ubicado en el límite de San Fabián y San Carlos. A 17 kilómetros de allí, sus dos pasiones, el deporte y la música, lo llevaron a los ocho años a Colonia Dignidad, donde fue víctima de los abusos de Paul Schäfer, fundador del enclave alemán.

Hace 22 años el mundo conoció a Salo, corría 1997 cuando ayudó a escapar a Tobías Müller protagonizando una fuga mediática, que contribuyó a quitar el velo que protegía al pederasta.

Sentado frente al cerro Malalcura, analiza la serie Dignidad, que debutará el próximo año codirigida por Andrés Wood, y que tendrá como referencia la historia de su abogado, Hernán Fernández, a quien califica como “la única persona que creyó en nosotros”. Fernández los ha apoyado en las querellas judiciales. En 2005 la justicia determinó que debían ser reparados con una indemnización millonaria que aún no se concreta. Salo viajó hace dos semanas a Alemania invitado por la Casa de la Conferencia de Wannsee, allí se reunió con personeros del Gobierno alemán, que prometió una indemnización de siete millones de pesos, que tampoco se ha efectuado. Advierte que “hay una negligencia muy grande” y que la mayoría de las casi treinta víctimas que denunciaron por primera vez a Schäfer, pertenecían a sectores rurales de Ñuble.

-La serie se centrará en la historia del abogado Hernán Fernández. ¿Qué debería transmitir la serie?

-Él es mi abogado hasta el día de hoy, lo conozco físicamente desde que tenía pelo hasta ahora que ya está calvo, era un abogado muy joven y con muchas ganas de trabajar, y sobre todo, fue la única persona que desde el primer día creyó en nosotros, cuando el 90 por ciento de la sociedad chilena pensaba que Colonia Dignidad era un lugar benefactor donde solamente ocurrían cosas positivas. Él sigue ayudándonos con la causa que tiene que ver con el pago de la indemnización. Lo que hoy en día se conoce como Colonia Dignidad es gracias a las 11 víctimas que nos atrevimos a denunciar y a continuar esta lucha que hasta hoy no ha tenido una reparación digna judicialmente. Tiene que ser una serie cruda que muestre las cosas tal cual. Si Wood se fijó en Hernán es porque realmente se merece tener un papel protagónico. Cuando yo empiezo a informar que Tobías quería salir, yo me contacto con Adrián Bravo -pastor evangélico- y él me comunica con Hernán Fernández. Él hizo el contacto con la embajada, cuando la PDI no confió en que yo realmente estaba ayudando para sacar a alguien, Hernán siempre creyó que esto era así.

-¿Cómo ha respondido el Estado en cuanto a las indemnizaciones?

-Con el Gobierno de Michelle Bachelet no obtuvimos absolutamente nada, de hecho ella tuvo ciertas negociaciones con los colonos que nunca se consultaron a Hernán Fernández cuando se le condonan deudas. Ellos reflotaron sus empresas, pero desconocieron totalmente el acuerdo que habían sostenido. Actualmente tenemos algunas negociaciones, que más bien son conversaciones, pero en lo concreto el Estado de Chile sigue siendo un ente irresponsable con las víctimas de Colonia Dignidad, sin importar el color político. No solamente hablo de los once denunciantes, porque el Estado nunca tuvo una medida de mitigación o de apoyo real a las víctimas que salieron mucho más dañadas que nosotros, la gente que toda la vida vivieron ahí, nunca tuvieron a alguien que los pudiese incorporar a una sociedad que para ellos era extraña. Muchos jóvenes han fallecido, la negligencia del Estado es grande. Y quiero aclarar que la querella que se va a presentar por un millón de dólares, no nos involucra, eso se relaciona a una nueva camada de víctimas, no solo por abusos.

-¿Cómo afectó Colonia Dignidad a Ñuble?

-De los 28 a 30 jóvenes que denunciamos, algunos desistieron por lo que significaba denunciar a Schäfer en esa época, el 70 por ciento pertenecíamos a Ñuble, chicos que actualmente emigraron, muchos a Santiago, pero que eran de sectores como San Fernando del Carbón, en Ñiquén, de Muticura en San Carlos, de Cachapoal. Esto se dio porque Colonia Dignidad llega a un lugar con carencias, donde no había escuelas, hospitales cerca. Si ese lugar te entrega trabajo, educación, salud, por supuesto que iba a llamar la atención de los lugareños, porque todos éramos de escasos recursos. Eso fue lo que atrajo a la gente de Ñuble.

-¿Cree que personas de influencias de Ñuble posiblemente encubrieron?

-Totalmente. Todos sabemos que hay autoridades de la época que se involucraron yendo a Colonia Dignidad, parlamentarios, carabineros, ni hablar de la Iglesia.También ha habido un sinfín de negligencias de parte de las policías, de los gobiernos de turno, y por supuesto, de todas las entidades que han podido ejercer poder acá, de Ñuble y de Maule. Cuando yo empiezo a trabajar con Investigaciones para sacar a Tobías, ellos me piden no tener contactos con carabineros de comisarías locales. El abogado Hempel tiene nombres de sacerdotes que sí iban a Colonia Dignidad, entonces ellos supieron urdir una teleraña sin importar color político y que abarcara todas las áreas.

-¿Cómo ha actuado el Estado alemán?

-Estuve hace poco en Alemania. El Gobierno reconoce un compromiso moral, no civil. No aceptan un Gobierno culpable de que lo que ocurrió haya sido también porque no tomaron las medidas correspondientes, aun sabiendo que Schäfer era pederasta. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top