Close
Radio Radio Radio Radio

Rodrigo Arzola ganó en Chillán Viejo con 523 votos

Cristian Cáceres

Con las 1.312 personas que, en total, llegaron a votar en las urnas de Chillán Viejo, no había un gran riesgo de incidencias negativas para la jornada de primarias. Y como aconteció en el resto de la región, “en general estuvo todo muy tranquilo”, certificó la delegada del Colegio Darío Salas, Mariela Daza.

De esas 1.312 personas, 1.148 votaron por alguno de los tres candidatos en la primaria de alcalde del pacto Chile Vamos que se presentaron, con 523 votos para el abogado y exconcejal de Chillán Viejo, Rodrigo Arzola (Independiente RN), quien será el representante de Chile Vamos en las elecciones de alcalde de abril próximo.

Le siguieron Luis Patricio Pareja (UDI), con 257 votos; y Cecilia Ortiz (Independiente), con 176 preferencias.

Y en lo que respecta a candidatos para gobernador regional, también en Chillán Viejo se observó la tendencia regional, con un triunfo para Oscar Crisóstomo, con 511 marcas.

Le siguieron Hernán Álvarez, con 267; Cristian Ortiz, con 234 y Hérex Fuentes, con 192 votos.

La menor participación

Mariela Daza ha sido delegada de local desde 2003, aunque ésta es la primera vez que le correspondía hacerse cargo del Darío Salas de Chillán Viejo para una elección primaria.

Y tras 17 años de experiencia, una de las primeras -y más evidentes- conclusiones fue que “nunca antes me había tocado ver una participación tan baja. La verdad es que ha venido muy poca gente y hubo algunas horas en que estuvo sencillamente muerto”, comentó.

En contraste, este local fue uno de los primeros en terminar de constituir todas sus mesas, y de acuerdo a la delegada, “la última en instalarse lo hizo como a las 8.40 de la mañana. Es decir, a esa hora ya estaban las ocho mesas con tres o cuatro vocales y listas para empezar a funcionar, pero finalmente tuvimos un promedio de 40 sufragantes por mesa durante todo el día”.

Ya a las 19 horas estaba todo entregado, lista para irse y sin mayores anécdotas que contar, salvo el hecho que “este año los vocales eran muy jóvenes y había que enseñarles todo, pero aprendieron rápido”, dijo.

Y a modo de ejemplo, en una de las mesas, tras hacer los conteos y dejar todo escrito, sellado y firmado, la totalidad de los integrantes de una de las mesas se estaba retirando, pero una de las apoderadas les advirtió que no podían retirarse dejando los votos en la mesa.

La escasa participación confirma la tendencia a la baja que han ido teniendo estas elecciones primarias.

Ya en la del 2016 se contó apenas al 5% del padrón electoral, y en esta ocasión la participación en la comuna histórica llegó a 5,37%.

Tres mil casas visitadas

El ganador de la jornada, Rodrigo Arzola, decidió esperar el resultado de los comicios en la casa de su hermana.

En conversación con LA DISCUSIÓN, dijo que la clave de este resultado pasaba por “la cercanía con la gente. Nosotros hicimos muchos recorridos por la comuna, visitamos cerca de tres mil hogares, es decir al 80% de las casas de la comuna para presentarles nuestro proyecto, para escuchar sus necesidades y nunca nadie nos cerró la puerta en la cara. Todos nos dejaron entrar a sus casas y conversaron con nosotros”, comentó.

Y aunque admitió que no se condice el que haya visitado tres mil hogares, pero sólo 1.148 chillanvejanos hayan votado, advirtió que “hubo un candidato de Chile Vamos que a través de redes sociales y Whatsapp hizo una campaña para que la gente no fuera a votar, argumentando que esta primaria no tenía sentido”.

Sin embargo, su relación con Chile Vamos no sería del todo agria. De hecho, dos de sus representantes regionales, Carlos Ávila (Evópoli) y Rodrigo González (RN) están en la misma génesis de su campaña.

“Era un 15 de septiembre y mientras yo estaba en mi casa trabajando como abogado, fui contactado por ellos. Me dijeron que consideraban que yo era quien mejor representaba lo que ellos esperaban de un alcalde para Chillán Viejo, y tras conversarlo con mi familia, comenzó mi campaña”.

Dijo que aún no se puede celebrar, sin embargo, el entusiasmo era evidente y no dudó en plantearse algunos propósitos, como concretar el proyecto del cementerio municipal de Chillán Viejo y la pavimentación del 100% de las calles de la comuna.

Con una ciudadanía que aprendió a exigirle a sus autoridades sin mucho margen de espera, tras el 18-O y con un presupuesto seguramente acotadísimo, a consecuencia de la pandemia, sabe que hoy no es el mejor momento para asumir, pese a esto aseguró que “lo mío es de hacer política tradicional, esa que se hacía por vocación social y no como la de ahora que es de mucho discurso, de frases para las cámaras, de oficina y poco trabajo con la gente”, planteó.

En este punto recordó a su padre, Mario Arzola, quien fuera alcalde de Chillán y Chillán Viejo y quien falleciera en 1994.

Pero también dice identificarse con el estilo de hacer política de Julio San Martín, Gabriel Valdés, Sergio Bustamante, Lautaro Urrejola y con la del expresidente de la República, Patricio Aylwin.

“Muchas veces vi a mi padre levantarse a las 2 de la mañana, para ir en ayuda de la gente que, por ejemplo, se les estaba inundando sus casas, ese estilo de hacer política se ha ido perdiendo y es lo que me interesa recuperar, porque siento que es lo que necesita la gente de Chillán Viejo, acá ya están cansados de que les impongan ideas, que se tomen decisiones sin consultarles si era o no lo que querían. En otras palabras, yo no voy a mandar a pintar todas las casas rojas, si la gente nunca pidió eso”.

Fuera de la política

Para Arzola, el trabajo en terreno fue “la gran diferencia entre su campaña y la de mis otros dos contendores”.

El abogado comentó que su primer equipo era él y otras dos personas. “Ninguna de ellas ligadas a la política, sólo eran personas desinteresadas y que querían ayudar a que las cosas cambiaran para mejor en Chillán Viejo”.

Con el paso de la campaña, el equipo creció a 15 y “hubo un momento en que llegamos a ser cerca de 50 personas y todos con el mismo perfil. Nadie era parte del mundo político actual, de hecho, yo mismo, que fui concejal, me había retirado, pero creo que por un asunto de convicciones y porque mi padre tenía muchos sueños que quedaron pendientes, decidí volver y este primer triunfo es una ratificación de que estamos yendo por el camino correcto”, finalizó.

Elecciones 2021

Las elecciones municipales serán en abril de 2021.

Chile Vamos ya escogió a Rodrigo Arzola, sin embargo, deberá enfrentarse a varios otros candidatos cuyos nombres ya suenan con fuerza, como Jorge del Pozo, Rodolfo Gazmuri y Alejandra Martínez, y no sería de extrañar que desde la derecha surja algún otro independiente.

Pero Arzola insiste en que “no se puede celebrar nada hasta que no se cuente hasta el último voto de la próxima elección municipal”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/