Close

Riqueza cultural

Desde lo más profundo a lo más superficial, desde lo más simple a lo más complejo y desde lo más placentero a lo más perturbador, la cultura le ofrece a la Región de Ñuble y a sus habitantes la posibilidad de acompañar su desarrollo.

La cultura es un ámbito del patrimonio regional que nos llena de orgullo. Así lo reflejan numerosos estudios sobre identidad, donde al consultar sobre aquello que más nos identifica aparecen no solo grandes personajes, sino también expresiones de la cultura popular ancestral, junto a emblemas geográficos y arquitectónicos como el Valle del Itata y las Termas de Chillán y la Catedral de Chillán y otras obras de estilo modernista que vienen siendo revalorizadas en los últimos años, respectivamente.

De hecho, el tonelaje de este atributo de los ñublensinos fue una de las principales justificaciones del proyecto que finalmente terminó en la creación de la nueva región. Y precisamente por su importancia en la imagen que nos permite proyectar al país y al mundo, este atributo debe preservarse y destacarse.

Afortunadamente, como en pocos temas importantes para nuestro desarrollo, aquí hay más convergencia que división, más colaboración que nombres propios, y una visión renovada que conecta el patrimonio con otras actividades económicas y nuevas tecnologías, expresiones y formatos.

Así, la nueva región está dando los primeros pasos en la llamada “economía creativa”, integrada por disciplinas como arquitectura, artes visuales, cine, danza y teatro, por mencionar algunas que, adicionalmente, poseen la virtud de generar percepciones favorables en la opinión pública. De hecho, dentro del Nation Brands Index (NBI), estudio internacional que mide anualmente la evolución de la imagen de los países y regiones, la riqueza del patrimonio cultural emerge como la variable que más incide en la mejora de las percepciones a nivel global.

El gran desafío, entonces, es estar cada vez más conscientes de lo importante que es nuestra herencia cultural y seguir promoviéndola con fuerza más allá de nuestras fronteras, por medio de una estrategia sistemática y coherente que congregue esfuerzos del sector público y privado en la difusión de un mensaje común de Ñuble y sus bondades.

En esta labor es imprescindible considerar la relevancia de las 21 comunas, pues son ellas las que con singularidades geográficas y humanas, permiten configurar uno de los principales atributos diferenciadores de nuestra región, que es la diversidad.

En ello también hay un principio de equidad territorial que debe inspirar la gestión de la política pública regional, en ésta como en todas las carteras de Gobierno, y que debe ser la base de la futura estrategia de desarrollo de la Región de Ñuble.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

0 Comments
scroll to top