Close

Retiro de cables en el centro de Chillán continúa pendiente

La limpieza de los cables sin uso de las empresas de telecomunicaciones dejados en los postes del centro de Chillán, es decir dentro de las cuatro avenidas, aún no ha concluido.

De acuerdo a lo proyectado por la Seremía de Transportes y Telecomunicaciones y el municipio este plan tendría que haber finalizado a fines del año 2019, sin embargo, diversos factores han impedido avanzar a las empresas.

“Hemos estado trabajando todo el año con la empresa, no ha sido fácil, tenemos el problema del estallido social,  y eso nos detuvo bastante lo que estábamos haciendo. Así que en ese sentido, hemos tenido un poco de desfase, pero hemos hecho bastante de lo que se tenía presupuestado”, comentó el jefe del departamento Eléctrico municipal, Domingo Díaz.

Hasta ahora el personal de las compañías han retirado 39.608 metros de material con un peso de 3437, 5 kilos.

Las firmas participantes como Movistar, Entel, Telefónica del Sur, VTR, Claro, entre otras, han retirado las líneas principalmente en el primer cuadrante, de “Isabel Riquelme, Libertad, 18 de Septiembre y Arturo Prat  que termina en una segunda parte de Ecuador, 18 de Septiembre, av Collín e Isabel Riquelme. La segunda fase considera las calles Libertad a Arturo Prat, desde Brasil a Argentina, la cual ya está terminada. La tercera etapa, aún por finalizar, son las calles dentro de las cuatro avenidas, no consideradas en etapas 1 y 2”.

Dentro de los obstáculos que se han presentado para suprimir los cables y así terminar con la contaminación visual que afecta a la ciudad, es la cantidad de líneas en desuso sin reconocer por parte de las empresas.

“El problema que hemos tenido y que no hemos podido solucionar, es que hay cables que no son reconocidos por ninguna empresa, son muy antiguos. No tienen tampoco color, porque la empresas les ponen el suyo y con eso pueden reconocerlos para efectuar el retiro”, indicó.

Por esta razón,  el municipio está trabajando en una ordenanza que entregue solución a este problema, como ya lo han hecho otras comunas pertenecientes a la región Metropolitana.

“Estamos preparando una ordenanza propia para lograr que las empresas le coloquen a los cables el color que les corresponde, de tal manera que si nosotros encontramos cables sin color estemos habilitados para sacarlos. Esa es la estrategia que estamos tratando de implementar y lo que pasa es que Jurídica está evaluando si eso es factible del punto de vista legal. La ordenanza está casi lista, faltan esos detalles, estamos viendo el soterramiento de los cables y los aéreos, ya hay algunas comunas que ha dictado una ordenanza similar”, explicó.

Limpiar la ciudad de estos elementos ha sido una preocupación constante que no solo responde a una razón estética, sino también de seguridad para peatones y automovilistas.

“Nosotros no estamos autorizados a cortar un cable. Además, tiene mucho peso en las estructura soportante, lo cual también puede producir un accidente, que se caiga. Hoy hay una ley que obliga a las empresas a retirar sus cables, sino pueden ser multados. Aunque está promulgada, falta un reglamento que es lo que nos va dar la potestad para sacar multas y enviarlas a un Juzgado de Policía Local”, dijo.

Una vez que las empresas finalicen el retiro en el centro de la ciudad,  coordinado por la municipalidad, se esperan avanzar hacia los sectores poblacionales de Chillán.

“Debiéramos haber terminado a fin de año con las cuatro avenidas y después seguir a otros sectores que también tienen cables, pero la mayor parte se concentran en las cuatro avenidas porque son los más antiguos y los que van quedando. Pretendemos este año buscar otros sectores más poblaciones para realizar esta limpieza. Ha sido lento, porque todavía es un proceso que requiere de la voluntad de las empresas, y no podemos multar u obligarlos, porque el reglamento está pendiente”, sostuvo.

El plan es valorado por la comunidad, ya que los cables colgados siempre han sido elementos que ensucian el espacio público. Así lo expresó el vicepresidente de Corporación de Adelanto y Desarrollo de Ñuble Juan Ramírez,  quien consideró que el proceso “ha sido lento, pero hay que rescatar que se está haciendo. Hace un tiempo atrás no había ninguna posibilidad de ver en acción a las distintas compañías trabajando, tratando de ejecutar la limpieza visual de tanto cableado en la ciudad. Yo rescato la acción, pero no ha sido con la agilidad que esperábamos, por otras circunstancias”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

0 Comments
scroll to top