Close
Radio Radio Radio Radio

Pese a las restricciones de movilidad accidentes fatales aumentan un 8% en Ñuble

La víctima del último accidente fatal registrado en Ñuble era un joven de apenas 19 años. Su nombre, Sergio Saavedra Parra, exalumno del Liceo Polivalente de San Nicolás e integrante de la multipremiada orquesta sinfónica juvenil de este establecimiento.

Liceo que, al igual que toda la comuna, se durmió y despertó ayer de luto por culpa de un conductor en estado de ebriedad.

Los cientos de personas que subieron a las redes sociales sus condolencias, airadas demandas de justicia, o solo sentidos mensajes por la pérdida de un “muchacho excelente”, tal vez ignoran que Sergio se transformó en la víctima fatal número 53 como consecuencia de accidentes de tránsito. Tal vez porque no están de humor para estadísticas, ni jamás pensarán en él como un mero número.

Sin embargo, y por lo mismo, ellos más que nadie podrán entender que ese “53” representa las vidas que se perdieron, las cantidad de familias destrozadas y 53 grupos de amigos que no encontrarán consuelo.

Peor aún es entender que ese 53 representa una cantidad mayor de fallecidos del que registraba Ñuble a esta misma fecha el 2019.

Paradójico, si se toma en cuenta que producto de las restricciones vehiculares y de movilidad, a causa de la pandemia, el tráfico vehicular ha disminuido en toda la Región, y en todo el país.

Lo cierto es que Ñuble, a diferencia de años anteriores, hoy va a trasmano con las estadísticas nacionales de fallecidos por este tipo de siniestros.

Irónicamente, y como si se tratara de un misterio numérico, conforme a las cifras oficiales de Carabineros, los accidentes con resultados fatales se redujeron en el país, un 53%.

Menos accidentes, más muertos

Pese a que hay más decesos este año (en 2019 había 49 a esta fecha, lo que representa un aumento de 8%), “hay una menor cantidad de accidentes investigados por la SIAT Ñuble”, explicó el capitán Francisco de la Vega, jefe (s) de esta unidad de Carabineros, especialistas en peritajes de accidentes de tránsito de carácter grave.

Los casos del 2019 fueron 92, y este año van 78, lo que equivale a un 15% de disminución.

El uniformado añade que en el incremento de personas muertas en estos siniestros, “ha incidido la cantidad de personas u ocupantes de los vehículos participantes, y por citar un ejemplo, podemos recordar el accidente que tuvimos en la Ruta N-59 (camino a Yungay), donde resultaron seis personas fallecidas”.

Las normativas y leyes sanitarias actuales han hecho que el flujo vehicular haya disminuido, lo que deja como resultado una baja en la siniestralidad.

Como ejemplo, en la Ruta 5 Su se registró una baja histórica, lo que ha sido contabilizado por la concesionaria de la Ruta del Maule.

Cecilia Zapata, gerente de Explotación de Ruta del Maule y Ruta del Bosque, explica que “por el tramo Talca-Chillán de la Ruta 5 Sur, correspondiente a Ruta del Maule, registramos una disminución en un 18% de tráfico vehicular entre enero y agosto en comparación al mismo periodo del año 2019. En tanto, en el trayecto entre Chillán y Collipulli, correspondiente a Ruta del Bosque, hemos registrado una disminución de un 15% de vehículos en comparación al mismo periodo del año 2020 y 2019. En cuanto al porcentaje de accidentabilidad en nuestras rutas, Ruta del Maule registró una disminución de un 12,4% de siniestros viales a lo largo de las vías en el tramo Talca-Chillán, al comparar los datos de este año con los del 2019. En tanto, en Ruta del Bosque, observamos un leve incremento de un 3,8% de siniestros viales al comparar el periodo entre enero-agosto del año 2019 con el 2020”.

En esta misma línea, el capitán De la Vega coincide en que la pandemia ha sido una de las causas del descenso de la siniestralidad.

“Pero también incide el que se haya impuesto una restricción vehicular, que se pueden leer como factores independientes dentro de un accidente de tránsito, y también ayuda el que haya menos personas circulando por las vías públicas por razones de cuarentenas o toques de queda”, postuló el capitán, aclarando a la vez que “de todas maneras, la mayoría de los accidentes investigados por esta unidad, ocurren en sectores rurales, donde no tiene nada que ver la restricción, que es solo para la intercomuna”.

La “ruta de la muerte”

No son pocos los alcaldes o concejales que han pedido que no le sigan llamando “Ruta de la Muerte” al camino a Yungay.

“Afectan el turismo y la plusvalía del sector”, han dicho. Y en efecto, entre el 2016 y el 2019, la siniestralidad en ese tramo bajó respecto a otros años.

La colisión entre un minibús que salió de Chillán rumbo a El Carmen y un camión que venía con dirección a Chillán, en junio pasado, dejó a seis personas fallecidas y devolvió todos los miedos a la “Ruta de la Muerte”.

Osiel Soto, alcalde de San Ignacio aseguró que “hace tiempo que nos vienen diciendo que la van a mejorar. No solo en este Gobierno ni en el pasado, sino que en varios otros. Y siempre es lo mismo. Ahora sabemos que están en una etapa de diseño, pero espero que no sean arreglos superficiales, si no hacen bermas, bahías, doble vías, ni ponen más elementos de seguridad, esto no va a resultar”.

El proyecto de mejoramiento existe y contempla un costo de 75 mil millones de pesos a ejecutarse por etapas. Pero no contempla doble vía.

La importancia de este arreglo se explica escuchando al capitán De la Vega.

“La mayor cantidad de accidentes investigados anualmente, los tenemos en la Ruta 5 Sur y en la Ruta N 59, y es por la gran cantidad de kilómetros que recorren por nuestra región, uniendo varias comunas entre sí”.

Las causas son siempre las mismas. Razones perpetuas, como la conducción negligente y descuidada, exceso de velocidad, ingesta de alcohol y el caminar por espacios no habilitados.

En la Ruta del Maule, aprovecharon las Fiestas Patrias para arrancar una campaña de concientización aplicando una analogía con las medidas sanitarias por Covid-19.

“Podemos llevar el distanciamiento físico, al cumplimento de la distancia reglamentaria entre un auto y otro; mientras el uso obligatorio de mascarilla nos invita a recordar el uso obligatorio y consciente del cinturón de seguridad. Entre todos podemos evitar un siniestro de tránsito y seguir salvando vidas”, plantearon.

Volviendo al accidente que le costó la vida al joven músico de San Nicolás, el causante, Óscar Acuña Chávez, de 23 años, fue detenido y formalizado por el delito de conducción en estado de ebriedad con resultado de muerte, delito cuya pena subió en un grado desde 2017 con la Ley Emilia.

Quedó con arresto domiciliario total como medida cautelar.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
https://www.ladiscusion.cl/feed/rss/