Close
Radio Radio Radio Radio

Pese a repunte del Covid, ocupación de residencias sanitarias no llega al 100%

La región de Ñuble vive hoy día el momento más crítico de la pandemia por Covid-19, con elevados números de casos diarios y hospitalizaciones que tienen exigida a la red asistencial. A la fecha existen 1.028 casos activos con capacidad de diseminar el virus, una de las cifras récord en el territorio.

Desde el comienzo de la crisis las autoridades promovieron el uso de residencias sanitarias como el lugar idóneo donde las personas covid positivo, y sus contactos estrechos, puedan aislarse de manera oportuna, protegiendo a su entorno familiar de contagios. Un servicio gratuito que incluye alimentación, atención y monitoreo médico.

Actualmente son 10 las residencias sanitarias en la región: los hoteles Marina del Sol, Verona, Alicante, Quinchamalí, Rukalaf y Herencia (Chillán), Milán y Tierra de Parras (Chillán Viejo), hotel Bulnes (Bulnes) y hotel Cinco Tierras (San Carlos).

La ocupación de estos recintos durante la jornada fue de 76%, según informó la Seremi de Salud. Además, en el reporte diario se notificó que de las 332 camas disponibles, 230 se encuentran ocupadas. Si se compara con los datos del 30 de diciembre de 2020, cuando existían 535 casos activos, las residencias contaban con 267 cupos disponibles y se registraron 220 personas haciendo cuarentena en estos lugares.

En la actualidad no ha habido mayor variación, y se puede inferir que la mayoría de las personas contagiadas y/o contacto estrechos por coronavirus cumplen las cuarentenas en sus domicilios. Sin embrago, la titular regional de Salud, Marta Bravo, destacó que “desde inicio de marzo, la ocupación de residencias sanitarias ha ido en aumento. Las personas comprenden la importancia de hacer su aislamiento de manera segura, optando por uno de estos recintos habilitados por el Ministerio de Salud en Ñuble”.

“Cada día, las personas se encuentran más informadas y consientes de los beneficios que conlleva realizar su periodo de aislamiento en una residencia sanitaria, y, por ende, aumenta las solicitudes de personas para ingreso. Los funcionarios de la Seremi de Salud encargados de llamar y ofrecer residencias sanitarias, juegan un rol importante en informar a las personas sobre el monitoreo clínico constante que reciben las personas, y la atención psicológica, kinésica, obstetra, o nutricional según los requerimientos de cada persona”, agregó la doctora.

Indicó que a medida que evolucione la pandemia se evaluará la opción abrir nuevas residencias sanitarias en Ñuble. “Como lo hemos dicho en reiteradas oportunidades, el escenario pandémico es dinámico, por lo que de acuerdo a su evolución, no se descarta la apertura de una nueva residencia en la región”.

Gestión y respuesta

La coordinadora del Departamento de Epidemiología de la Clínica Universidad de los Andes, Marcela Garrido, aseguró que las residencias sanitarias son una buena alternativa para efectuar un aislamiento seguro e interrumpir la cadena de contagio, sin embargo, advirtió que se deben mejorar los tiempos de respuesta y gestión para que el aislamiento se realice sin demoras y el traslado del paciente sea inmediatamente cuando es notificado como contagiado o contacto estrecho.

“Las residencias sanitarias deben estar disponibles y tener una logística de contacto muy rápida, y creo que ahí ha habido un problema desde el punto de vista de los usuarios. Si hay una persona que se notifica como Covid positivo, la capacidad del sistema para contactar a esa persona de forma inmediata y ofrecerle la residencia sanitaria cuando lo requiere es lo que en general no ha funcionado muy rápido, y ahí se ha perdido un poco la oportunidad de cortar la cadena de contagio”, dijo.

A su juicio la baja demanda en estos lugares puede estar motivada por la desinformación o el rechazo de los usuarios a asistir a una residencia sanitaria, prefiriendo sus hogares para cumplir la cuarentena correspondiente.

“Pueden pasar que muchas personas, que aunque quisieran, no pueden ir a una residencia sanitaria porque tienen una casa a cargo, familiares como niños o adultos mayores a cargo y es impracticable estar en una residencia sanitaria cuando tienen que seguir funcionando en el hogar. Por otro lado, sabemos que están ampliamente disponibles pero cuando a uno le toca en caso particular no sabe como contactarlas, o no la encuentra como una posibilidad porque considera que sí puede estar en cuarentena en la casa, pero no toma en cuenta que dentro de la casa debe estar aislado del resto de la familia. Eso tal vez no está tan claramente difundido y cada una de las personas no tengan esa información tan clara”, aseveró la urgencióloga.

Garrido sostuvo que es necesario reiterar el funcionamiento de las residencias sanitarias y su rol para contener la pandemia, destacar que cuentan con los mecanismos para actuar en caso de que un usuario presente síntomas agudos o requiera ser trasladado a un centro de salud, así como reducir los tiempos de respuesta al momento de contactar a las personas.

“Si es que se mejorara ese flujo y se le diera realmente esa posibilidad de que estuviera, por ejemplo, conectado con la Atención Primaria y con aquel que informa esta PCR positiva sería mucha más rápida la información, podría aislarse de forma mucho mas precoz esta persona en caso de que necesite la residencia para poder guardar aislamiento. Ojalá se ocuparan más las residencias sanitarias y se ofreciera a todos aquellos que resulten con una PCR positiva”, añadió.

Baja ocupación

Según la directora del departamento de Salud Pública de la Universidad de Talca, Erika Retamal, la ocupación de las residencias sanitarias, en general, llegó aproximadamente solo al 50%, lejos de lo esperado si se trata de frenar la diseminación de la infección.

“Si bien es una estrategia aconsejable y efectiva, porque lo fundamental es detener los brotes intradomiciliarios, por lo tanto, necesitamos el aislamiento de la persona con Covid-19, algo está pasando entre medio que esta ocupación no es tan exitosa. Al leer los datos del Ministerio de Salud, indican que hay 13.999 cupos totales y solo 7.531 usuarios. Eso demuestra una frecuencia de ocupación bastante baja y más en las condiciones que estamos viviendo en estos momentos de la pandemia. Entonces, es como curioso que hayan residencias prácticamente a la mitad en porcentajes, que estén vacías. Estuve viendo reclamos de usuarios que han tratado de entrar, y dicen que les ponen trabas o es muy demoroso el trámite”, detalla.

La académica destacó que “lo fundamental para cortar la cadena de transmisión, es que apenas tengamos un paciente Covid-19 positivo, que no pueda hacer aislamiento efectivo en su casa, inmediatamente llevarlo a una residencia sanitaria lo antes posible y evitar que tenga contacto con otras personas”.

A juicio de Erika Retamal, se debe fomentar aún más este servicio para que finalmente la estrategia de testo, trazabilidad y aislamiento sea útil y tenga el impacto suficiente en el control de la pandemia.

“De nada nos sirve tener mucho testeo y después hacer una trazabilidad a media, como son los datos que estamos viendo, y si el aislamiento no es efectivo, ahí tenemos serios problemas”, agregó.

La directora del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina Universidad de Concepción, Paula De Orúe, indicó que uno de los factores que influye en la demanda de ocupación de las residencias sanitarias, es que su uso es voluntario para la generalidad de los casos Covid-19, además, de otras razones sociales que suelen exponer los pacientes.

“En general, creo que a la gente no le gusta estar encerrado 11 días en estas residencias, alejado de su familia, tener poco contacto, tener que seguir una rutina, es complejo y como en principio es un tanto más voluntario que obligatorio, a excepción de las personas que se detectan que no cumplen la cuarentena y para aquellos que vienen del extranjero, hace difícil el uso del 100% de las residencias sanitarias”, sostuvo.

Según la profesional, la estrategia de aislamiento, a través de residencias, es más efectiva y vital al inicio de la pandemia, ya que permite tener una mejor contención de ésta y evitar la propagación de la enfermedad en el territorio, lo que no ocurrió en el país, ya que fue implementada tiempo después.

“La estrategia de residencias sanitarias es buena, pero yo creo que son muy buenas cuando recién empiezan las pandemias o epidemias y a todas las personas se les aísla, ya sea aquellos casos positivos y también quienes son sospechosos. A estas alturas de la enfermedad, ayudan, pero la gran cantidad de personas contagiadas es difícil saber y poder detectar quiénes viven en estas residencias, porque la idea es que en las residencias estén no solo aquellas que tiene sintomatología, sino aquella que probablemente están contagiadas y que lo vamos a saber en un periodo de dos a 10 días. La estrategia es muy buena, pero siempre que se use en los momentos adecuados”, expresó.

Bajo el actual escenario con niveles críticos de expansión del virus, la docente enfatizó que la medida más efectiva para contrarrestar los focos de contagio en los hogares como principal causa del alza, es el confinamiento de la población.

“Los brotes intradomiciliarios son difíciles de evitar, en el sentido, de que el hogar es el único espacio seguro, donde me voy a encontrar con otros, con mi familia, por lo tanto, lo más probable es que voy a tener contacto físico. Ahora, ¿Cómo evitar los brotes? Es que cada uno sea responsable y no salgamos de nuestros hogares, a no ser que sea estrictamente necesario, y que si tenemos que salir, cumplamos las tres medidas básicas”, recalcó.

Texto: Susana Núñez – Antonieta Meleán

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/