Close
Radio Radio Radio Radio

Para hoy se espera el ingreso de las aeronaves de combate al sector del incendio forestal en la Reserva Ñuble

Archivo LD

Hasta pasada las 21 horas de ayer, el director de la Conaf, Domingo González, y la directora regional de la Onemi, Gilda Grandón, continuaban a la espera de un nuevo informe de diagnóstico del estado de avance del incendio forestal que sigue afectando a la Reserva de Ñuble, precisamente en el sector Los Peucos, comuna de Pinto.

Ya al medio día de ayer, González había conversado con los medios de comunicación de la capital regional, ocasión en la que explicó que “es una zona de difícil acceso, que requiere más de cuatro kilómetros de ruta a pie, y luego se debe hacer un reconocimiento del incendio, conocer el perímetro actual. Pero lo importante es que las brigadas ya ingresaron a la zona, y ya para mañana (hoy) esperamos que se empiece a trabajar con las aeronaves”.

Las incidencias de este siniestro, han sido un factor de preocupación constante por parte de las autoridades regionales y comunales, para quienes es imposible no asociarlo al megaincendio de 2015, en el sector del valle El Águila, que consumió sobre 4.750 hectáreas, extendiéndose hacia la Araucanía y al valle China Muerta, en Argentina.

Sin embargo, para el director de la Conaf, “hay muchas diferencias entre ese incendio y éste. La principal es que la época del año, porque el de 2015 se inició en el mes de febrero, es decir con unas condiciones climáticas muy distintas a las que tenemos hoy”.

Por otra parte, destaca la oportunidad de la detección del fuego. “El hallazgo fue oportuno (cuando se habían consumido 20 hectáreas), pero hoy los incendios ya no se comportan de la misma manera que hace 15 o 20 años, toda vez que hemos tenido más de diez años de sequía y por efecto del cambio climático, se estima en un 1,5 grados el alza de las temperaturas, por lo tanto eso hace, sobre todo que el material de combustible grueso, aún cuando existan lluvias, permanecen al interior de él, condiciones de muy baja humedad y eso hace que el combustible esté muy seco y favorezca la velocidad de propagación”.

Respecto a la posibilidad de afectación a las comunidades de huemules y otras especies protegidas, desde la Conaf explican que aún es imposible hacer ese tipo de rastreos, como tampoco es el momento de realizar peritajes para entender cómo arrancó el fuego, ya que se está trabajando en estos instantes en poder controlar el incendio y evitar su propagación.

“Nosotros estamos optimistas, se están haciendo todos los esfuerzos, hemos contado con toda la colaboración de la que dispone el Estado para enfrentar, técnicamente, de la mejor manera este incendio”, añadió.

Origen y características

A las 12:30 horas de ayer, las autoridades advertían que el incendio ya había abarcado una extensión de 209 hectáreas, información que no pudo ser actualizada durante el resto de la jornada de ayer, o no al menos hasta antes de las 22:00 horas.

Fue pasada las 14:30 horas del martes que se dio el primer aviso respecto de la ocurrencia de un incendio en la Reserva Ñuble, sector Los Peucos.

“Y por protocolo se establece una alerta roja comunal en Pinto, donde está ubicado este siniestro, porque es el protocolo aplicado para cualquier siniestro que ocurre dentro de un área silvestre protegida”, detalló el intendente, Martín Arrau.

La autoridad añadió que “eso nos permite movilizar recursos y hoy (ayer) estamos en una fase de ataque , por lo que ya hay algunos helicópteros que están arribando a nuestra región, esperando a que mejoren las condiciones climáticas”.

Arrau repitió en al menos dos ocasiones en el punto de prensa de ayer, que se está en presencia de un siniestro de alta complejidad, “que está en la zona cordillerana, de bosque nativo, por lo que son de lento avance, pero también de extinción bastante lenta. Nos preocupa mucho porque es un área protegida, de alto valor ecosistémico”.

Una de las primeras medidas fue el despacho de un avión AT, para verificar cuál era el daño y cuál era el avance, para tener una evaluación preliminar de este incendio.

Para las 15:00 de ayer ya se constataba una afectación de 20 hectáreas de bosque nativo, con un incendio de rápida propagación, en un sentido contrapendiente y con viento a favor de aproximadamente 15 a 20 kilómetros por hora.

Posteriormente, se trasladó apoyo desde la región de O’Higgins, específicamente, un helicóptero de tamaño mediano, abordado por personal técnico y con brigadistas para hacer un reconocimiento técnico y determinar la extensión total de área afectada y así determinar cuál sería la estrategia de combate para las horas posteriores.

“Hay que considerar que esta temporada será compleja, toda vez que llevamos más de 10 años de sequía con déficit hídrico en la región y en el país, y es por ello que el material combustible está extremadamente seco. Y esto se suma a las condiciones de dificultad de acceso y topografía que tiene la Reserva Ñuble, y los vientos locales que se provocan debido a los cajones en los cuáles está inserto”, explicó Domingo González.

Otras de las acciones preliminares mandatadas a primera hora de ayer, fue el envío de dos brigadas terrestres con la misión de establecer una ruta de acceso por un camino de alta complejidad en lo asequible, lo que requirió más de cuatro horas de desplazamiento. “Lo importante es que ya están posesionándose en el lugar, lo que nos permite contar con un informe preliminar a la condición climática, donde tenemos nubosidad y neblina, lo que dificulta trasladarse con las aeronaves, toda vez que no tenemos techo de vuelo”, advierte el director de Conaf.

Dentro del equipo aéreo, se cuenta con tres helicópteros aportados por Onemi, dispuestos en el aeródromo Bernardo O’Higgins, dos de tamaño pequeño y uno mediano posicionado en la base Vivero de Álamos de Conaf, todos con la misión de transportar a brigada helitransportada.

Luego, para que el vehículo pudiera llegar a la región del incendio, fue necesario utilizar un camino de servidrumbre de un oleoducto existente el que cuenta con un túnel, que está ubicado en el sector del Cordón del Infiernillo.

“Los incendios de cordillera, de bosque nativo, son extremadamente complejos, toda vez que la topografía es accidentada, el terreno es complejo y eso se suma a la distancia que tenemos que recorrer para efectuar nuestro trabajo de combate. Lo más probable es que sea de varios días de poder combatirlo y controlar, toda vez que tenemos traslados subterráneos de combustible y estos sobrepasan muchas veces las líneas de control”, advirtieron en la Conaf.

Finalmente, se detalló que cuando se trabaja en incendios que se propagan en situación de pendiente, como el accidente en donde se está desarrollando el incendio y “comienza en la parte baja de ladera tenemos vientos soplando hacia la parte alta, obviamente que la velocidad de desplazamiento es mucho mayor. Cada kilómetro que avanza se aumenta exponencialmente la velocidad de propagación”.

Diferencias con el 2015

Más de 15 fueron las brigadas que trabajaron en el control del incendio forestal que afectó a la Reserva Nacional de Ñuble, y a la Reserva de China Muerta (Argentina) y sus alrededores, en la región de la Araucanía, siendo necesaria ayuda proveniente de las regiones del Maule, Coquimbo, O’Higgins, Aysén y Magallanes. Todo lo anterior, junto a brigadistas trasandinos.

Fue necesario además el empleo de tres helicópteros, tres camiones aljibes, dos retroexcavadoras, dos bulldozer y Bomberos de la región, y a la fecha afectó a unas 3.515 hectáreas aproximadamente.

Poder controlarlo tomó cerca de 22 días, generando un daño ecológico y a la biósfera que aún no ha sido posible de mesurar.

Respecto al actual panorama, en la Conaf dicen que se presentan condiciones muy diferentes.

“En esa época del año se debía trabajar en un lugar con muy baja humedad, aún estamos en una época del año en que las temperaturas no son tan altas y todavía queda la humedad propia de algunos fenómenos de la primavera, por lo que al fuego le cuesta más poder propagarse”, advirtió Domingo González.

Mientras el de 2015 se habría generado a causa de tormentas eléctricas secas, en esta ocasión no se ha advertido la ocurrencia de esos fenómenos climatológicos.

Si fue accidental o no, por negligencia o falla humana, deberá ser materia de un próximo peritaje.

Al menos en la Conaf no tienen informes de presencia de turistas o personas que hayan estado en el lugar en un tiempo próximo al arranque del incendio.

“Hay sólo tres formas de ingresar. Una de ellas es por Argentina, otra es por la laguna, por el túnel; y la otra es que lo hagan a pie, para lo que es necesario registrarse. Pero es raro que anden personas en ese lugar”, advirtieron.

Para hoy en la mañana se espera que desde la intendencia, en conjunto con la Onemi y la Conaf se entregue la actualización de los alcances del siniestro, que como ya se adelantó, podría tardarse varios días en ser controlado por los brigadistas que trabajan en el lugar.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/