Close
Radio Radio Radio

Ordenan mayor fiscalización a construcciones en alturas

La muerte de José Antonio Jara, de 24 años, tras caer del séptimo piso de un edificio que se construye en calle Itata, encendió las alarmas en la Seremi del Trabajo, respecto a los protocolos de fiscalizaciones que deben realizarse en este tipo de construcciones.

Quien lo confirmó fue Yennifer Ferrada, seremi del Trabajo, quien dijo a LA DISCUSIÓN que “producto de este accidente fatal se instruyó a la Dirección del Trabajo mayor fiscalización al rubro de la construcción, porque si bien hay una calendarización, está enfocada al trabajo de temporadas, pero se tiene ahora que generar más inspecciones a este otro rubro que está más activo en Ñuble”.

La contingencia dejó en evidencia, además, que no se ha hecho una investigación respecto al nivel de cumplimiento de los protocolos de seguridad en las faenas de construcciones en altura en la Región. “Esto es más que nada porque nuestro rol es el de fiscalizar más que abrir investigaciones. Evidentemente, ante la evidencia del no cumplimiento, se exigen los informes y las documentaciones y se sanciona a la empresa”, acotó.

Control e investigación

Para Pablo Pinto Ham, ingeniero en prevención de riesgo y bombero de Chillán, “en las empresas encargadas de obras muy grandes, se debe hacer una inducción a cada trabajador, y una vez que éste firma el documento que acredita esta inducción, está asumiendo su propia responsabilidad y compromiso con acatar la normativa. Es imposible que los encargados de la obra anden siempre encima de todos los trabajadores”.

Y en efecto, Gonzalo Alonso, jefe de la Dirección del Trabajo, advierte que “muchas veces son los mismos trabajadores que no toman las medidas de seguridad, es decir, se sacan el arnés o el casco si les incomoda”. Sin embargo, plantea que siempre que haya un accidente será la empresa la que debe responder, ya que en última instancia, es también la encargada de velar porque se observe la normativa. “Es por eso que se exige que haya un control riguroso de que se cumplan los protocolos y eso es de responsabilidad de las constructoras”.

También advierte que en las empresas donde se registran siniestros, en algunas ocasiones, ponen trabas a las investigaciones.

“A veces, cuando llegamos a investigar un hecho o un accidente solemos encontrar evidencias de las faltas de medidas, incluso en aquellos casos en que, por ejemplo, les ponen arnés a todos después que alguien se cae. Siempre hay evidencias de lo que realmente sucedió”.

Y precisamente, conforme a lo observado por funcionarios de la Dirección del Trabajo, la mayoría de los accidentes laborales en faenas de construcción o aquellos que se realizan con maquinaria que suponen cierto riesgo, “lo que más encontramos es que hay más bien falta de control por parte de la empresa, que falta de implementos de seguridad”.

Vecinos

Otras de las aristas presente en el tema de las construcciones en alturas es la preocupación de vecinos a los proyectos.

“En el mes de diciembre, cayó en nuestro acceso pedazos de fierro, di cuenta a la municipalidad y seremi de Salud, al día de hoy no he tenido respuesta menos alguna acción correctiva”, afirma Jaime Barra, vecino al edificio que se levanta en calle Itata.

En Chillán se encuentran en construcción 14 edificaciones en altura, siete dentro de las cuatro avenidas, sumando en total cerca de dos mil departamentos.

Pablo Pinto, concluye que “esto de los edificios en altura plantea un escenario nuevo. Si bien la ley considera que cualquier cosa que se haga a más de 1.80 metros se considera como trabajo en altura, se debe adquirir un compromiso mayor de responsabilidad tanto por parte del Estado, las empresas y los mismos trabajadores”. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top