Close
Radio Radio Radio Radio

Nuevo calendario electoral fue respaldado a nivel local

Un acuerdo aún más transversal que el del pasado 15 de noviembre, cuando se definió iniciar el proceso constituyente; fue el que lograron los partidos políticos chilenos con representación parlamentaria en torno a aplazar el plebiscito del próximo 26 de abril, a causa de la crisis sanitaria derivada del coronavirus.

Finalmente la consulta que definirá si Chile cambia o no su cartamagna quedó fijada para el 25 de octubre próximo, fecha en que debían efectuarse las elecciones de alcaldes, concejales y gobernadores regionales. Estas tres últimas también fueron postergadas, quedando para el 11 de abril de 2021 (inicialmente se había definido el 4, pero es semana santa).

En tanto, las elecciones primarias para definir a los candidatos a alcaldes y gobernadores, se realizarán el 29 de noviembre de este año; y la segunda vuelta de los gobernadores regionales, el 2 de mayo de 2021.

Este nuevo calendario será incluido en un proyecto de reforma constitucional en el caso del plebiscito; y en otro a la ley orgánica de municipalidades para extender el mandato de las actuales autoridades comunales. Ambas serán tramitadas la próxima semana en el Congreso Nacional.

Inhabilidades se mantienen

A nivel local, también hubo coincidencia en cuanto a que las fechas debían modificarse, dada la emergencia que está viviendo el país.

“El nuevo cronograma se adecua a la necesidad que vive el país hoy y que nos tendrá varios meses ocupados. Ante cualquier cosa, siempre las personas y su salud son lo más importante. Me da la impresión que sí hay consenso en eso, aunque el gobierno se siga negando a tomar medidas necesarias, como la declaración de cuarentena total, y esto podría traer como consecuencia que la pandemia afecte a mucha más gente, con los costos que eso implica”, sostuvo la presidenta regional del PS, Gina Hidalgo, quien advierte que habrá que ver cómo este proyecto se transforma en ley, ya que surgen dudas, como por ejemplo, si las renuncias de autoridades para ser candidatos corren desde octubre pasado, o desde abril próximo.

Al respecto, el presidente regional de RN, Rodrigo González, sostuvo que el acuerdo se firmó aceptando las inhabilidades ya existentes. “Eso fue parte de lo acordado. Si no, se les daría ventaja a quienes siguen en sus cargos, y se perjudicaría a quienes ya renunciaron”, dijo.

“Es sensato y adecuado cambiar el cronograma electoral, porque primero está la salud pública. A nosotros nos consultaron con anterioridad y estuvimos con esta propuesta de cambiar las fechas. Hoy, la preocupación más importante para RN es tomar medidas de mitigación de expansión del virus; las elecciones vendrán después”, añadió.

Paola Becker, candidata a gobernadora regional de RN, cree que hoy, “Más que pensar en cálculos electorales en cualquier escenario, se debe pensar en el bien del país y en salir de  estas crisis sanitaria que nos aqueja. Creo que no juntar las candidaturas de gobernadores y municipales con el plebiscito es de toda lógica,   toda vez que su naturaleza es distinta, y su resultado determinaría o no la elección de constituyentes, que serían de representación popular,  junto con las otras ya referidas”, afirmó.

Lo mismo opina el candidato a alcalde de Chillán del PPD, Camilo Benavente.

“Todo lo que sea por el bien del país y de los procesos electorales, hay que acatarlo de la mejor manera. Hoy la crítica y la mala voluntad pasa al final. Hay que volver a planificar y ponerse a disposición”, afirmó.

Desde la UDI, su presidente regional, Juan José González, aseveró que aplazar el plebiscito y las elecciones municipales y regionales “Fue la mejor decisión que se pudo tomar”.

“La ciudadanía no está preocupada hoy de cambiar a sus autoridades o de cambiar la Constitución. Sabemos que debe haber transformaciones y cambios, pero primero está la salud de las personas. Quedamos conformes con el cambio, pues creemos que el plebiscito y las elecciones locales no debían mezclarse”, dijo.

Ildefonso Galaz, presidente regional de la DC, destacó el hecho que “Lo que finalmente hemos logrado es mantener la estructura original sin que se altere, para no cambiar las reglas del juego, pero en fechas distintas. Esto nos permitirá, durante los próximos meses, que todos los esfuerzos estén total y absolutamente volcados a enfrentar la crisis sanitaria, y después, ya a la salida del invierno, en el mes de octubre, enfrentar el plebiscito”.

José Ignacio Marín, representante de Revolución Democrática en Ñuble, también calificó como “Correcto” separar el  proceso constitucional de las elecciones locales, ya que el primero  es algo complejo e inédito en nuestro país.

“Existe campaña de por medio, y recordemos que el Servel no exige un tope al financiamiento en la campaña del plebiscito. Existe un vacío legal, ya que en el límite de gastos de partidos políticos para campaña del plebiscito, la ley que aplica es para la elección de cargos populares. Combinarlo con elecciones populares no sería en igualdad de condiciones”, aseveró.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/