Close
Radio Radio Radio Radio

Ñuble registra menos delitos pero más violentos durante la pandemia

Videos como el del asalto al Supermercado La Torre que circuló por redes sociales, quedarán en la retina de los ñublensinos por mucho tiempo, debido al grado de violencia y determinación mostrada por los delincuentes.

Los chillanejos, sencillamente, no estaban habituado a que en su comuna se actuara de esa manera, que en cambio sí es común ver en los noticieros santiaguinos.

Una persona que entra disparando y obligando a los clientes a ponerse de rodillas o hincados, otro que irrumpe en la recepción para romper con un mazo la mampara del mesón y así generar aún más pánico.

Algunos con escopetas, otros empujando a los clientes y hasta un niño fue encañonado para que se saliera del paso del asaltante.

Pese a todo eso, se ha afirmado en reiteradas oportunidades que Ñuble está dentro de las regiones con menos índices de delitos violentos de Chile y hay estadísticas policiales de consulta pública, que así lo confirman.

Es más, conforme a las cifras que exhibe el portal STOP de Carabineros, se destaca una baja del 29% en la sumatoria de delitos violentos y no violentos de mayor connotación social, al menos, hasta el último reporte del 26 de julio reciente.

Sin embargo, un mes de junio con cuatro homicidios y un julio con cinco asaltos a mano armada, son parte de un fenómeno, que para algunos expertos, es estadísticamente aún muy exiguo como para hablar de una tendencia, pero que sí nos obliga a estar más atentos.

“En efecto, últimamente hemos visto que se han cometido algunos delitos que no eran frecuentes en Chillán, eso es así”, advirtió el Jefe de Defensa de Ñuble, general de Ejército, Rubén Segura.

Acto seguido, añade que “pero hay que destacar que en todos esos casos, Carabineros ha actuado rápida y oportunamente, por lo que en cada uno de esos incidentes, hay personas que están detenidas y privadas de libertad”.

Por otra parte apunta que varios de los delincuentes que han realizado asaltos a mano armada, “son personas que vienen de otras regiones a delinquir acá, seguramente, pensando que sería más fácil. Pero están tremendamente equivocados, el constante trabajo de fiscalización que hacen las patrullas de las policías y el Ejército, se ven reflejado, precisamente en eso, en la capacidad de respuesta que se vieron en esos casos”.

Finalmente, el jefe de Defensa, llamó a los vecinos de Ñuble a estar tranquilos y a no suponer que haya una ola de asaltos violentos, insistiendo una vez más, que la Región es una de las más tranquilas del país.

“Están sobrepasados”

Para el sociólogo ñublensino, Juan Cristóbal Torres, esta cantidad de robos con mano armada que circularon por videos en las redes sociales, “es un número estadísticamente muy pequeño para hable de una tendencia o de un fenómeno consolidado. Personalmente, lo tomaría como algo puntual”.

A la vez advierte que “de todas maneras, podemos estar frente a algo incipiente, por lo que me lo tomaría más como un fenómeno del que más nos vale parar las antenas y no perderlo de vista, aunque no nos lleve a nada, posteriormente”.

Torres, como muchos en Ñuble, recibió en sus whatsapp algunos de los videos de los últimos asaltos.

Tras un breve análisis advierte que “hay muchas personas jóvenes. Tengo entendido que en algunos casos, hasta participaron menores de edad, por lo que no creo que podamos decir que estamos ante un grupo de delincuentes avezados, pese a que algunos ya tenían antecedentes policiales”.

Pero para tratar de explicar la causa de que justo cuando se supone que hay un toque de queda y mayor resguardo policial en las calles, ocurran este tipo de delitos, Torres apunta a dos fenómenos que se unifican en un concepto: la pandemia.

“Primero, hay que entender que la existencia de cordones sanitarios y otras restricciones ha hecho que no solamente las personas que trabajaban en actividades lícitas, perdieran sus fuentes laborales. Todos aquellos que vivían de lo ilícito, o derechamente, de la delincuencia, también, y ahora, a estos últimos, los vemos desesperados por conseguir dinero”, afirma.

El sociólogo apunta al hecho, confirmado por las policías y la Coordinación Regional de Seguridad Pública, de la baja en la actividad de tráfico ilícito de drogas que ha ingresado a la región.

El OS7 ha realizado constantes incautaciones y en el Juzgado de Garantía de Chillán confirman que las audiencias por microtráfico o tráfico de drogas, en efecto, han disminuido considerablemente, respecto a meses comunes de años anteriores, en Ñuble.

“Entonces, vemos que esas personas (adictos y traficantes) se ven con la necesidad de buscar dinero rápido de otras formas y han cometido estos asaltos, casi con torpeza y excesiva violencia”, analiza.

Sin perjuicio de lo anterior, su análisis también apunta a la estrategia de fiscalización del cumplimiento de las restricciones sanitarias “que se ha llevado con tanto rigor, que sencillamente, otros puntos que debieran ser patrullados, ya no se hacen”, critica.

En más de una oportunidad, se ha consultado a Carabineros sobre la eficacia de los patrullajes preventivos, considerando el trabajo que se lleva a cabo por controlar el cumplimiento del toque de queda y los miles de controles vehiculares y de identidad que se hacen durante el día, y la respuesta siempre ha sido la misma: que se ha hecho un trabajo dosificado y que ninguna de las dos actividades se han visto disminuidas a causa de la otra.

“Pero la verdad es que si yo fuera una autoridad de Carabineros, mi respuesta oficial, también sería que damos abasto para todo, pero en realidad todos sabemos, y ellos también, que están sobrepasados. Y eso en gran medida, es porque deben preocuparse por controlar a la gente irresponsable, que no está cumpliendo con las normas sanitarias, en vez de patrullar en las periferias, que es donde se han registrado estos delitos”, añadió Torres.

Planes estratégicos

“Yo no sé si será por el encierro, el toque de queda o la cuestión de la pandemia, pero la verdad es que los conductores están preocupados por el nivel de violencia con que les han estado robando últimamente”, dijo Humberto Llanos, presidente de la Asociación de Taxibuses Chillán.

Durante los meses de pandemia, a lo menos tres conductores de las líneas 4, 6 y 7 han sido objeto de robos violentos.

El último, quedó registrado en las cámaras de la micro de la Línea 4 que cerca de las 20 horas circulaba a la altura de la villa Illinois, en el límite entre Chillán y San Nicolás.

Dos personas, quienes se subieron simulando ser pasajeros, encañonaron al chofer con un arma de fuego corta, con la misma que comenzaron a golpearlo para luego arrancar con la gaveta con el dinero de los pasajes.

Aunque admite que “un chofer no tiene cómo detectar que va a ser asaltado o reconocer a un asaltante cuando suben al bus, porque todos son iguales”, Llanos, se reunió con el prefecto de Carabineros Ñuble y el coordinador de Seguridad Pública, Alan Ibáñez, para buscar maneras de evitar que estos asaltos se repitan.

“Tuvimos una primera reunión para coordinar y hacer los primeros lineamientos de un plan estratégico que nos permita dar mayores garantías de seguridad para los choferes”, anunció Alan Ibáñez, coordinador regional de Seguridad Pública.

El representante en Ñuble de la Subsecretaría de Prevención del Delito, adelanta que se espera un trabajo que incluya desde el uso de redes de whatsapp, hasta la compañía presencial de funcionarios de Carabineros en los recorridos de las últimas horas, como parte de las ideas que se zanjaron.

Y advirtió que “el Ministerio de Transportes está trabajando hace un tiempo en la manera de ayudar a la empresa privada de la locomoción colectiva a instalar cobradores automáticos en las micros para evitar que los choferes porten dinero, ya que evidentemente es eso lo que hace que sean asaltados”.

Tal solución que lleva años funcionando en ciudades como Santiago, en efecto, ha hecho que los robos a las micros bajen ostensiblemente, sin embargo, Ibáñez advierte que “se trata de una solución a largo plazo, y en lo que tenemos que enfocarnos en este minuto en buscar otras estrategias para disminuir delitos en la locomoción colectiva al corto y mediano plazo”.

Los que han subido

“Lo que le pedimos a los vecinos es que denuncien, que sigan haciendo las denuncias porque esa es la mejor manera de aumentar la seguridad en sus barrios”, propuso el general Segura.

El llamado apunta a la necesidad que tiene Carabineros de contar con una base estadística de denuncias lo suficientemente acotada como para poder diseñar planes de vigilancia y distribuir sus patrullajes preventivos a aquellas zonas en donde se han registrado más delitos en la vía pública.

Como se ha dicho, si de cifras se trata, Ñuble se presenta con una baja en casi todos los delitos que concentra la plataforma STOP que consolida las denuncias por ilícitos de mayor connotación social.

Hasta el 26 de julio, el delito que más ha bajado es el del robo por sorpresa (o lanzazo) que pasó de 239 casos en 2019 a 96 en 2020, lo que sugiere una baja del 60%.

Hay que notar que el robo por sorpresa se comete primordialmente en el centro de la ciudad, porque los delincuentes aprovechan las aglomeraciones. Hoy que las calles centrales están constantemente patrulladas por Carabineros, la PDI y el Ejército, debido a la pandemia, se explica la disminución de este tipo de denuncias.

Otro de los logros es la baja -tal vez histórica- de los robos de artículos desde el interior de vehículos, que era una de las denuncias que solían ir en aumento en Ñuble.

Ostentan una baja del 22%, entendiendo que hoy también hay menos autos estacionados en el centro después de las 22.00 horas por el toque de queda.

Los dos que sí han subido, son el robo con violencia (12%) y el robo con intimidación (17%).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/