La gran prueba

Por: Rodrigo Oses 2017-01-09
Rodrigo Oses

Se acabó el misterio. Las prácticas privadas y los amistosos a puertas cerradas en el “búnker” de Paso Alejo.

Ñublense sale a escena y no habrá tiempo para excusas.

El sábado debuta oficialmente en la segunda rueda de la Primera B con la obligación de mejorar la decepcionante campaña del primer semestre, tras la cual remató en el undécimo lugar con 15 puntos y un 35,7% de rendimiento.

Con el arribo de tres refuerzos, Minor López, José Loncón y Gaspar Páez, el Rojo apunta a mejorar su fútbol.

Ya el debut supone una gran prueba de fuego, porque todo indica que López no llegará, ya que aún no está en plenitud física y no jugó ninguno de los dos amistosos con sus nuevos compañeros. Además, está en duda la llegada de los pases internacionales del propio López y Loncón.

Este último ha sido factor en la pretemporada y su presencia, en teoría, aseguraría una cuota de fútbol que Ñublense no tuvo en el anterior período.

La interrogante pasa por la propuesta del técnico Pablo Abraham.

El argentino jugaría con 4-4-2, apostando a reforzar la faceta defensiva, jugándosela con el contragolpe.

Es decir, se construye un esquema pensando más en cómo neutralizar al rival que buscando la manera de hacerle daño.

Quizás esa mirada del entrenador argentino responde a una decisión práctica ante las escasas variantes creativas que le ofrece su plantel.

Es decir, a pesar del arribo de tres caras nuevas, asume que su contingente sigue siendo pobre en opciones de peso específico.

Por eso, bajo esa perspectiva, siempre será más fácil destruir, refugiarse, defender, que proponer, crear y hacer daño asumiendo riesgos.

Si los refuerzos no caminan, y los jugadores que vienen del semestre pasado no elevan el nivel tras la lección de la primera rueda, Ñublense seguirá luchando con los mediocres.

¿Dará el esperado salto de calidad? La primera estación en Puerto Montt ya dará algunas señales.

Comentarios