Diazepam urbano

Por: Claudio Martínez Cerda 2018-07-12
Claudio Martínez Cerda

Director Santa María la Real-Chile
Estudios Universitarios: Universidad de Chile.
Postítulo: Magister en Administración Pública. Instituto Universitario Ortega y Gasset, Madrid, España, 1999. Universidad de Sevilla, España, 2003. Subdirector Administrativo de Gendarmería de Chile, 1991 – 1993. Director Nacional de Gendarmería de Chile, 1993 – 1997.

El incremento en la tasa de trastornos de ansiedad en Chillán visibiliza la existencia de lo que se denomina el “Síndrome de Estrés Urbano” (SEU), que da cuenta de trastornos psicológicos asociados a la vida en la ciudad. El aumento de este síndrome va de la mano del crecimiento explosivo del parque automotriz, de la demanda por vivienda, áreas verdes y servicios urbanos como es la movilización, atención de salud, educación y espacios urbanos de uso público entre otras demandas ciudadanas.

La ciudad, su desarrollo y crecimiento exponencial, han tenido un ritmo mayor que su capacidad de anticipación y por lo tanto prever lo que ocurrirá en el futuro inmediato y mediato. La planificación urbana es exactamente eso, imaginar el futuro fundado en datos duros que nos entrega el presente, y por tanto permite prever las dificultades que se producirán en los próximos años, implementando a partir de ello intervenciones urbanas a veces de escala mayor. 

Pero cuando la enfermedad (SEU), ya se ha instalado en la ciudad, no solo se requiere enfrentar el proceso de planificación urbana de manera sistemática y constante, sino que también es preciso implementar  medidas o intervenciones urbanas de corto y mediano plazo. Y en ello la gestión municipal y de los ministerios que desarrollan acciones sobre la ciudad resulta relevante, bajo el liderazgo de la autoridad local, a la que le corresponde formular, coordinar y articular una cartera de proyectos que contribuyan a mitigar los efectos del SEU, en el corto plazo. 

Dicho en términos médicos y terapéuticos, se trata de suministrarle a la ciudad un diazepam urbano, para combatir el estrés urbano. Para ello es necesario formular las preguntas correctas. Cuáles son los principales y más urgentes problemas de la ciudad: la contaminación, la escasez de áreas verdes, las dificultades en la movilidad humana y falta de espacios públicos de calidad son algunas de ellos. Se trata de carencias que inciden directamente en el SEU. 

Es sabido que Chillán es de las ciudades con mayor déficit de áreas verdes del país, a esto se suma a pérdida del volumen de arbolado en los últimos 15 años, lo que tiene directa relación con las cantidad de partículas nocivas para la salud que respiramos a diario. 

Parte de la tortilla de diazepam urbano que requiere Chillán parece ir por allí. La creación urgente de parques urbanos, que cumplirían una doble función: la de brindar  espacios de esparcimiento y actividad deportiva a los habitantes de la ciudad y la otra, contribuir a mejorar el aire que respiramos a diario. 

Otra acción de corto plazo es mejorar la calidad del espacio público, en plazas, espacios residuales y en cada intersticio urbano de la ciudad. Es una forma efectiva de hacer no solo una ciudad más amable, sino más democracia y que incentive la convivencia y la inclusión. Por último en  este proceso es fundamental la participación ciudadana, no en el esquema tradicional de consultas en foros dirigidos por un líder. Se trata de incorporar desde el inicio a los ciudadanos en la gestión de los proyectos de generación de espacios públicos de calidad, de modo de garantizar su preservación, buen uso y desarrollo. La ciudad nos pertenece a todos, su gestión y mirada al futuro también es parte de ese todo.

Comentarios