Ñuble discriminado

Por: 05:15 PM 2018-06-10

Prematuramente, la Región del Bío Bío comienza a despedirse de Ñuble, proceso que se observa en el recorte de recursos para proyectos en la nueva región, así como también en la marginación de la zona en iniciativas de carácter regional.

Solo esta semana se conocieron dos casos en los que se puede advertir una evidente discriminación con la nueva región, y que requieren de una corrección urgente por parte de las nuevas autoridades, considerando que aún faltan tres meses para la separación y que entre septiembre y diciembre de este año el flamante Gobierno Regional de Ñuble no contará con recursos para nuevas inversiones.

El caso más grave lo constituye el proyecto para el recambio de 4 mil estufas en la intercomuna Chillán-Chillán Viejo, una de las medidas estructurales consideradas en el plan de descontaminación atmosférica. La Seremi de Medio Ambiente postuló su financimiento al Gobierno Regional del Bío Bío por $3.500 millones y pese a que el nuevo seremi confirmó en abril pasado que el proyecto seguía a firme y que se estaba tramitando en Contraloría, éste se ha dilatado más allá de lo estimado, y según fuentes de la Intendencia, lo que ocurriría en realidad es que Concepción no le dará prioridad a la iniciativa.

La razón sería meramente política, pues desde la perspectiva del Gobierno Regional no tendría sentido aprobar estos recursos para un territorio que en breve plazo dejará de pertenecer a la región.

Esto, evidentemente contradice el discurso oficial expresado el día que se promulgó la ley que crea la Región y ratificado por las nuevas autoridades, respecto del apoyo a Ñuble hasta el último día.

Y además, lleva a recordar otro ejemplo de este trato discriminatorio, cuando en mayo el intendente Jorge Ulloa anunció la inversión de $5.200 millones para la compra de carros de bomberos destinados al combate de incendios forestales, desembolso en el que el Consejo Regional no consideró a Ñuble.

Esta mala política también se pudo observar en el caso de la visita de representantes de empresas sudafricanas a la región para evaluar oportunidades comerciales, la que fue organizada por ProChile y financiada por el Gobierno Regional. La iniciativa, que apuntaba a poner en contacto a productores de Ñuble y Bío Bío con importadores de Sudáfrica en los rubros forestal y de alimentos, marginó a las pymes agroalimentarias de la nueva región porque -según se explicó- en la zona no habría una suficiente oferta exportable en alimentos procesados, deshidratados y frutos secos, argumento que se derrumba ante la evidencia. De hecho, el supuesto error de gestión habría obligado a derivar visitas a empresas del Maule.

Hechos como éstos describen una preocupante discriminación desde círculos políticos penquistas que podría seguir repitiéndose en los próximos tres meses, y constituyen una señal de alerta para las autoridades locales, quienes debieran alzar la voz para corregir lo obrado y evitar una virtual paralización de la inversión en la nueva región.

Comentarios