El discurso v/s la realidad

Por: Rodrigo Oses 2017-11-16
Rodrigo Oses

Escucho con atención al gerente de Ñublense, Hernán Rosenblum, y la verdad, a la luz de las últimas campañas del club y considerando su proceder interno, me cuesta creer que su discurso tenga un real correlato en la realidad.

Más bien, creo, que una vez más, el club seguirá sumido en las deficiencias invisibles que terminan por socavar el proyecto deportivo.

Rosenblum revela que Ñublense merece ser un club de Primera División y que las acciones apuntarán a lograr el objetivo.

Sin embargo, por si no sabe, ya hay episodios que apuntan en dirección contraria y apuntan contra el desarrollo sostenido de la institución.

¿Sabía usted que a los técnicos de cadetes, a los que se les llegó adeudar hasta dos meses, a pesar de la gran campaña del Fútbol Joven, se les finiquitó y se les comunicó que “a lo mejor volvían en enero”?

¿Y no se supone que las fuerzas básicas son el futuro o los cimientos de la institución?

Parece que poco importa, cuando ahorrarse un par de meses de sueldos, es lo realmente importante.

Si impera, como ha ocurrido en los últimos años, solo un criterio economicista, el discurso de Rosenblum ayer en San Felipe, quedará solo en una cortina de humo o en una declaración de intenciones.

Astorga y la Corporación, tendrán que hacer entender a Patrick Kiblisky, que no puede seguir socavando el proyecto deportivo de una institución centenaria con malas decisiones administrativas o financieras. Llegó la hora de entenderlo.

Comentarios