Aeropuerto regional

Por: La Discusión 07:45 AM 2019-01-10

Tanto las autoridades locales como actores del comercio han destacado los beneficios que una ruta aérea que conecte a Chillán generaría no solo en el turismo, sino que en la economía de la nueva región, en general. 

Todos coinciden en el gran potencial que representa este terminal, así como las interesantes proyecciones que se abren no solo para el transporte de pasajeros, sino que también para la carga, que eventualmente podría ser exportada directamente desde la capital regional. 

Es por ello que el próximo desafío es ampliar la pista, desde los 1.700 metros de longitud que tiene actualmente, hasta los 2.300, iniciativa que representaría una inversión cercana a los 12 mil millones de pesos y que tuvo esta semana una positiva novedad, como es su incorporación al plan anual  que lleva adelante el Ministerio de Obras Públicas (MOP), a través de la Dirección de Aeropuertos, y que permitirá realizar el diagnóstico y elaboración del plan de inversiones que se necesita para el terminal y que permitirá identificar con certeza las mejoras que se necesitan para  poder recibir vuelos comerciales. 

Según consta en la licitación, la fecha de cierre de recepción de ofertas técnicas y económicas es el 31 de enero y contempla un presupuesto de $230 millones y un plazo de 210 días para ejecutar las obras. Mientras las ofertas técnicas se abrirán el mismo 31 de este mes, las económicas serán conocidas el 14 de febrero. 

Se trata de una buena noticia, que le da continuidad al trabajo realizado en la anterior administración -que dotó al aeródromo Bernardo O’Higgins de una torre de control y de una sala de embarque para pasajeros, entre otros adelantos- pero como bien dijo el intendente Martín Arrau, no hay que crear falsas expectativas, pues se trata solo de un diagnóstico, por lo que no hay obras comprometidas ni certezas de que aún podamos contar con vuelos comerciales en nuestra región. 

Y es que si bien nadie duda en que tener un aeropuerto sería una contribución al desarrollo de la ciudad y de la región, será difícil que dicho desafío se aborde en la medida que el terminal siga siendo subutilizado. Por ello, se requiere un esfuerzo común, de toda la región, lo que incluye a potenciales usuarios, empresas, autoridades de Gobierno y parlamentarios, para que no solo se concrete la ampliación de la pista y se realicen otras mejoras, sino también para incentivar su uso y éste sea rentable y se mantenga en el tiempo. 

El sector exportador, en tanto, también puede hacer su aporte, apostando por el desarrollo de una plataforma logística en la zona para el embarque de productos alimentarios entre el Maule y Los Lagos, e incluso de zonas más australes. 

Se trata de una visión que debería quedar plasmada en la futura estrategia regional de desarrollo y traducirse luego en un mandato para las autoridades regionales, en cuanto a gestionar las inversiones y generar los incentivos necesarios para potenciar al terminal aéreo como un centro de servicios interregional, que contribuya al fomento del turismo local y a mejorar la competitividad de la industria alimentaria de la Región de Ñuble.

Comentarios