Sin gol, es muy difícil

Por: Rodrigo Oses 2018-10-17
Rodrigo Oses
html head title/title style type="text/css" /style /head body phtml head title/title style type="text/css" /style /head body/body /html/p /body /html

¿Cómo puede ganar un equipo si sufre lo indecible para llegar al gol?

Ese es el drama que hoy aqueja a Ñublense en su dramática lucha por evitar el descenso a la Segunda División Profesional.

Al cabo de 7 fechas al mando del equipo, Germán Cavalieri confirmó la falencia porque Ñublense anotó apenas cuatro goles. 

Su pobre nivel de gestación, ante la ausencia de habilitadores finos y armadores con dinámica, y el irregular momento de los delanteros, conspiran contra una mejor producción ofensiva.

En los últimos tres partidos, Ñublense marcó apenas un tanto.

En la altura de Calama generó dos ocasiones de claridad, pero ni Silva ni Varas, reconocidos artilleros en anteriores campañas, acertaron con el arco, evidenciando una preocupante falta de confianza.

La principal tarea de German Cavalieri será trabajar la forma en la que su equipo puede llegar al gol porque su anemia ofensiva puede costarle la categoría.
Ni siquiera tiene especialistas en la pelota parada para llegar al gol, por lo menos, con un tiro libre.

Pero sí, cuenta con jugadores que van bien por arriba, así que la táctica fija sigue siendo un camino legítimo y poco explotado con Cavalieri, para romper la sequía goleadora.

Insisto, si Ñublense no subsana este aspecto esencial del fútbol, estará condenado a depender de lo que hagan el resto de los elencos que se comprometieron con el descenso a la Segunda División Profesional. Quedan tres finales, con Rangers, La Serena y Copiapó y Ñublense deberá ser capaz de mejorar su articulación creativa y el poder de finiquito en la zona de ataque. De lo contrario, no podrá zafar del descenso, porque tanto Arica y La Serena, al menos no han perdido en los últimos duelos y han marcado.

Cavalieri ya tiene la más dura de las tareas, dar con los movimientos ofensivos que le permitan a sus volantes encontrar líneas profundas de pases que le permitan a sus delanteros quedar en posición de remate. Porque pena el gol a las puertas del abismo.

Comentarios