Espejismo rojo

Por: Rodrigo Oses 2017-02-13
Rodrigo Oses

En este mismo espacio y en el programa radial “Dimensión Deportiva”, recalqué que con la llegada de los refuerzos, Ñublense había experimentado una mejoría futbolística que le permitiría competir con mejores armas en el Torneo de la Primera B, pero también aclaré, que tres jugadores no pueden cambiar de cuajo la calidad de la base de un plantel.

Planteo esto porque si bien el conjunto chillanejo ha logrado ser un equipo más competitivo, sigue maquillando las fisuras de un plantel que fue estructurado con pobre recambio.

El sábado, en el primer partido de la segunda rueda ante un rival con pergaminos y que pelea arriba, pagó caro sus falta de argumentos para ganar el partido, optando en la recta final por defender el resultado. De esta manera, confirmó que su mejoría leve, aún no le alcanza para hacerle frente con protagonismo a los rivales que “efectivamente” sí tiene un plantel más largo y con variantes que le permiten salir a ganar.

Por ejemplo, en Rangers el sábado salió Sergio Comba e ingresó Nicolás Medina, ex seleccionado sub-20 que jugara el Mundial de Canadá 2007 junto a Alexis Sánchez, Gary Medel, Arturo Vidal y Mauricio Isla, y que ya metiera goles en Curicó Unido y San Marcos de Arica.

En Ñublense, la lesión del experimentado Gaspar Páez, dio paso al ingreso del joven e inexperto aún, aunque con mucho potencial, Ignacio Ibañez. Es decir, la jerarquía y experiencia no se mantiene con una variante, porque, insisto, más allá de las tres incrustraciones foráneas, el plantel de Ñublense está plagado de valores a los que aún habrá que esperar para que exploten.

Por eso, a no engañarse, pues el espejismo de los primeros partidos ante rivales más abordables invitó a ilusionarse a los hinchas con un equipo cuya base tiende a tambalear ante equipos con más pergaminos. A propósito, el sábado viene Coquimbo Unido. Otra prueba de fuego.

Comentarios