Close
Radio Radio Radio Radio

Maradona

El ex volante argentino de Ñublense, Néstor Zanatta, uno de los últimos “10” clásicos que vistió la casaquilla roja y quedó en la historia del club, creció admirando a Diego Armando Maradona, cuando era un pibe en la Provincia de Chaco y el fallecido genio del fútbol mundial, que surgió en un potrero de Villa Fiorito, encandilaba al planeta a punta de gambetas, goles y levantando la copa del Mundial de México 86’.

“Diego es irrepetible. No habrá otro como éñl y no lo condeno, porque dime qué humano no ha cometido errores”, reflexiona el “Titiritero”, quien cuando estaba en la reserva de Newell Old Boys, confirmó en vivo y en directo, la magia y magnetismo del “Pibe de Oro”, que llegó a vestir la camiseta rojinegra en la etapa final de su tormentosa carrera.

Zanatta, no se equivoca. La figura bidimensional de Maradona, obliga a detenerse en el genio futbolístico y también en el ser humano. Y es que aunque son dos esferas distintas, se entrecruzan por la pobreza, las carencias, las malas influencias, los depredadores que profitaron de su fama y éxito y la falta de formación cultural y educacional de Diego, más allá de su talento brutal para jugar al fútbol y los ingresos que generó pateando la redonda.

Yo me enamoré más del fútbol viendo dibujar a Maradona con el balón en el Mundial de México. Metiendo pases, encarando a cuanto rival se le pusiera en el camino, marcando goles históricos y desafiando al mundo con la pelota pegada a su zurda.

Sin embargo, su triste final abre el debate sobre la importancia de la formación integral del futbolista moderno. Miles de jugadores, sin el impacto mediático del astro argentino, se van sumidos en sus adicciones, rodeado de buitres o prisioneros por no preparar el retiro de la actividad. Hay miles de Maradona anónimos en el mundo, que terminan, truncando sus carreras y confirmando que el exuberante talento tiene límite cuando no hay disciplina.

Pero, a pesar de todo, la huella de Maradona, escrita con irreverencia y calidad deslumbrante en la cancha y errática fuera de ella, lo hacen un ser personaje irrepetible. Inigualable. Inolvidable y único.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/