Close
Radio

Los caminos “destroza-autos” que esperan ayuda municipal

Parece increíble que el taller mecánico de Gabriel Martínez esté siempre con clientes, si se con-sidera que vive en un pueblo de no más de 4 mil personas. Y suena más raro si se tiene en cuenta que tampoco es el único mecánico del pueblo.

Siempre se le ve bajo algún vehículo, fuera de su casa, justo cuando el tramo asfaltado del pueblo de Rucapequén se acaba y comienzan las arterias de ripio hacia los sectores de Caserío Maule, San José y Linares.

“Es por el estado del camino”, dice. “Es tan malo que no hay auto por acá que no termine con problemas en la suspensión, en la dirección, amortiguadores, por reventones de vehículo o incluso por choques, ya que está tan lleno de hoyos que, en especial la gente que no es de acá, se ve sorprendida”, explica.

Ese camino, el de Rucapequén, es uno de los que está en peor estado en todo Ñuble, según decenas de concejales consul-tados por LA DISCUSIÓN, en una revisión que busca conocer el estado de algunos caminos que han sido postergados por décadas, y a veces de manera inexplicable.

Jorge del Pozo, concejal de Chillán Viejo, plantea dere-chamente que el problema con el camino de Rucapequén “es un problema de falta de afecto por parte de las autoridades municipales”.

Aclara que “nosotros en el Concejo Municipal lo hemos comentado en innumerables oportunidades, sabemos lo que significa ese enorme pro-blema para esos vecinos, pero como concejales no tenemos la potestad para ordenar que se pavimente ni que se arregle”.

Conforme al mecánico Mar-tínez, “este camino lo arreglaron una vez, hace décadas, antes que Chillán Viejo tuviera munici-palidad, y nunca más. Puras promesas, puros políticos que se aparecen por acá para las campañas y nada más”.

Y a modo de ilustración, comienza a caminar por 10 metros en línea recta y ter-mina por contar 31 hoyos en ese tramo.

Hoy es asunto de gestión

Una vez más la salvación apunta al Gobierno Regional.

Gracias a los recursos llegados a la recién creada Región de Ñuble, en el Consejo Regional  se ha aprobando la compra de motoniveladoras, retroexcavadoras y camiones tolva, “precisamente para poder ir dando solución a las comunidades que se sienten en desventaja por la mala situación de sus caminos. Se trata de inversiones de miles de millones de pesos en maquinarias que pueden ser solicitadas por los municipios, ya que estamos hablando de caminos municipales, y no de aquellos enrolados que son responsabilidad del MOP”, explica el consejero regional Javier Ávila.

La fórmula que plantean en el CORE incluye a las propias comunidades.

“Son ellos quienes han estado realizando las solicitudes para que les presten las máquinas, a través de sus municipios, ya sea con la Dirección de Obras Públicas o, si la municipalidad es muy grande, con los departamentos encargados de caminos rurales”, repasa Ávila.

El otro punto que aún se debe definir es la agenda de las maquinarias. “Hemos tenido casos en que se ha prestado a quienes las han solicitado primero, pero también se debe tener en cuenta a aquellas que están en más mal estado o las que son más transitadas”, aclara el consejero, quien añade que el factor climático ha ido retrasando algunas obras.

El puente y el alcantarillado

Historias de caminos deplorables en Ñuble aún penan en la era digital. Un de ellos es el camino de Caserío Maule (de Chillán Viejo), cuya carpeta, principalmente de ripio, tiene innumerables baches. Y el hito es el puente inutilizable que suponía ser una conexión expedita hacia Bulnes.

Si pudiera ser atravesado por un vehículo, la distancia entre ambas localidades sería de no más de siete kilómetros, sin embargo, quien quiera ir hasta Bulnes debe salir por Rucapequén, ingresar a la Ruta 5 Sur y conducir hacia el norte, pasado Nebuco, para poder encontrar la salida hacia el sur. Todo supone casi 16 kilómetros de ruta.

San Fabián de Alico

Otra de los caminos con historia en Ñuble son un grupo de ocho calles en el sector urbano de San Fabián, que son de ripio y de innumerables eventos.

“Por más buenas intenciones que tengamos, de poder postular a pavimentos participativos (Minvu), la piedra de tope que tenemos es el hecho de que tenemos que esperar que finalice el proyecto del alcantarillado, que está bastante avanzado”, comenta el concejal sanfabianino Rodrigo Ávila.

La historia del alcantarillado es antigua y para resumirla se debe partir recordando que San Fabián es la única comuna de Ñuble que no cuenta con esta red en toda su área.

En 2013 se realizó un proyecto encargado a una constructora que se declaró en quiebra con apenas el 30% de avance, motivando incluso una investigación penal en la que se vinculó al exalcalde, Cristián Fernández.

“Y ahora para poner el alcantarillado completo, hay que sacar las obras que dejó la otra empresa, por lo que habrá incluso que romper ese asfaltado”, advierte el edil.

Circular 33 y Glosa 7

En San Carlos, “está el tramo municipal de la calle Gaona, que era parte de la carretera antigua, y también el sector las Garzas, que están en muy mal estado”, observa el diputado Jorge Sabag.

El parlamentario recuerda que además de la circular 33, existe la Glosa 7, que les entrega recursos a los municipios para adquirir ripio u otros materiales, como también maquinarias para que hagan esos arreglos”.

Agrega que “ya no hay excusas, los municipios tienen cómo resolver los problemas de estas personas, pero deben hacer las gestiones, generar las prioridades y ponerse a trabajar. Ya es solo un asunto de voluntad”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top