Close
Radio Radio Radio Radio

Las artes lamentan la partida de Antonio Damarko

En silencio se fue el escritor Antonio Damarko,en la madrugada del 6 de agosto, mediante un paro cardíaco. Murió “al sur de la metáfora”, como acostumbrábamos a decir.

Antonio fue un escritor difícil de describir; y más aún de caracterizar o definir, pues si bien sus inicios literarios fueron el cuento, abarcó el teatro, la poesía y el ensayo. Chillanense de nacimiento (1939), se trasladó a Santiago donde bullía, en la década de los 60, la literatura por doquier, pues cada verano el Parque Forestal se transformaba durante un mes en el grato anfitrión de los artistas. Pintores, escritores, escultores mostraban allí sus últimas creaciones. En una de dichas Ferias de Arte nos conocimos con Antonio Damarko, y junto con otros escritores: el novelista Óscar Hernández, el poeta (chillanense) Miguel Reyes, Juan Radrigán y muchos otros que comenzaban a pulir sus primeras armas, fuimos organizando pequeños pero entusiastas grupos literarios.

Antonio fue siempre exigente con su propia producción. En 1970 estrenó en Chile su obra teatral “Los trocaseros”, con la compañía Teatro nuestro, y en 1977 su obra “El amor no es un acto” obtuvo el Premio Nacional de Teatro. Luego en 1979 su obra de teatro infantil “El sueño que vivió Manuncho Florenito” logró el Primer Premio en el concurso nacional de teatro y el Premio Municipal de Literatura mención teatro (Santiago) en 1980. Luego, seis años más tarde (1986) se estrenó su obra: “Concierto para momentos de insomnio con indiferencia”, la que adaptada como poema dramático fue representada en Chile, Australia, Nueva Zelandia, EE.UU., Colombia, Argentina, Venezuela y España.

Trabajó en la Unesco y luego se fue a Australia. Allá publica “Teatro terminal” y “The book of transceptions”. Obras suyas han aparecido en publicaciones literarias del mundo. Fundó la Revista “New Parallel”, y también la Facultad Transplural y la Escuela Intercultural de autores y escritores. En 1999 recibió en Chile el Premio Internacional de Poesía Gabriela Mistral y el Premio Internacional de Narrativa Isabel Allende. En el año 2001 volvió a Chillán y ofreció un concierto de poesía y música titulado “Al sur de la metáfora”. Aseguraba Antonio que Chile es una metáfora y Chillán, en el sur, es para los artistas, la capital de la metáfora. Creemos que no debe ser olvidado en esta ciudad. Aunque gran parte de su laborioso trajín artístico se desarrolló fuera del país, su huella internacional nos concierne porque, como él lo sabía, el arte de alto nivel nos hermana, pues no tiene nacionalidad.

Texto: Divel Mersán

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/