Close
Radio Radio Radio Radio

Intendencia presentará en marzo estudio sobre zona agroindustrial

El intendente Martín Arrau confirmó que el Gobierno Regional está analizando la propuesta presentada por el centro de estudios Cerregional, que apunta a la instalación en la región de una zona franca agroindustrial para la exportación, que a través de exenciones tributarias, permita atraer inversiones que agreguen valor a la producción agrícola de la macrozona centro sur (desde el Maule hasta la Araucanía), y adelantó que en marzo esperan presentar ante el Ministerio de Hacienda un estudio sobre los costos y beneficios de la idea.

La autoridad explicó que dado que en marzo el Banco Mundial evacuará el informe final de la asesoría sobre competitividad de la región que comenzó en 2018, dicha información permitirá complementar la propuesta.

Sin explicitar su apoyo o rechazo a la idea, Arrau valoró la propuesta y comentó que “hay que analizarla con mucha atención. Chile hoy cuenta con algunas zonas francas (de tipo comercial) en zonas extremas, de hecho, el Banco Mundial terminó hace algún tiempo un análisis bastante detallado de los impactos de esas zonas francas, un análisis que es bastante negativo respecto del impacto y del costo fiscal que tiene versus el beneficio y la capacidad de diversificación de la matriz productiva y lo que se buscaba, entonces, al analizar una potencial zona de exención tributaria en Ñuble hay que considerar varios factores, como por ejemplo, que si lo comparamos con estas zonas francas que existen en Chile, esas zonas tenían algún grado de justificación, porque estaban lejos de los factores productivos y logísticamente aisladas, lo que en Ñuble es todo lo contrario; además, hay que evaluar el costo fiscal que tiene versus los beneficios que genera, hay que hacer un análisis mucho más profundo”.

El intendente afirmó que “también hay que ver los efectos que genera en las zonas aledañas, porque estamos en una zona bastante productiva y si uno establece una zona de exención tributaria en Ñuble, sería una suerte de dumping con zonas aledañas. Entonces, si bien uno no puede confirmar ni descartar nada, el análisis que hay que hacer es mucho más profundo antes de embarcarse en esa aventura”.

En cuanto a la diferencia de la propuesta del Cerregional respecto a las zonas francas comerciales tradicionales que existen en Chile, Arrau reconoció que la evaluación que hizo el Banco Mundial no se puede extrapolar al concepto de zona franca agroindustrial.

La autoridad reveló que ha abordado este tema con personeros del Ministerio de Hacienda y sentenció que se requiere hacer un mayor análisis, “pero uno ve los costos que puede tener y hay que ver que quizás con ese costo podemos tomar medidas que sean más efectivas, como en vez de hacer zonas de exención tributaria, incentivar el desarrollo, la diversificación productiva o la agregación de valor con otros tipos de instrumentos”.

En ese sentido, planteó que es más eficiente que una zona franca “lo que estamos haciendo hoy a través de Corfo y ProChile u otros instrumentos que estamos analizando, de hecho, queremos hacer un par de instrumentos nuevos que espero tener operativos este año, para atraer industrias de mayor valor agregado a la región, como se ha hecho en otras partes, por ejemplo, como lo hizo Temuco con la industria del software, que son los modelos que estamos copiando que podrían ser quizás más eficaces”.

Recordó, además, que “nosotros habíamos estado empujando la idea de la depreciación instantánea, como se está proponiendo para La Araucanía, lo estábamos viendo con el exministro de Hacienda antes de octubre y es una conversación que debemos retomar ahora”.

Costos

Consultado por los costos, Arrau explicó que el tema del terreno es irrelevante, y que el costo más importante es lo que deja de percibir el fisco por la no recaudación tributaria. En esa línea, expuso que la clave es la rentabilidad social de esos recursos, “porque quizás esa no recaudación es mejor tenerla e invertirla en instrumentos de fomento, entonces, tenemos que velar que el costo fiscal lo invirtamos donde tiene la mayor retribución, es decir, por cada peso que dejamos de percibir o que gastamos, tenga la mayor retribución en empleo”.

El intendente explicó que en el análisis de lo que se dejaría de percibir por impuestos se considera una eventual desviación de inversiones, vale decir, “los productos que vamos a embalar o procesar acá se van a dejar de embalar o procesar en otras regiones, pero acá será sin impuestos. El análisis fiscal que uno hace es la recaudación total del país, por eso el instrumento es bastante más complejo”.

En esa línea, afirmó que el análisis que se debe hacer no solo debe considerar potenciales nuevas inversiones, sino que también la mencionada desviación hacia Ñuble, “o si no, terminamos con subsidios cruzados o con ahorros fiscales cruzados entre una región y otra, es un análisis muy complejo, una vez que se ponga el incentivo se va a instalar una industria nueva acá, pero la materia prima es la misma, en Chile la capacidad productiva agrícola es limitada y la capacidad de cambio es lenta, entonces vamos a dejar de procesar en una parte, a no ser que esto tuviera un enfoque mucho más integral, vertical, que partamos desde el campo hasta la exportación, pero no es el enfoque que tiene hoy la propuesta”.

“Y eso es lo que estamos viendo hoy -continuó-, estamos haciendo un análisis interno, y si vemos que no es suficiente, tendremos que licitar un estudio para efectivamente ver, y eso lo queremos hacer una vez que termine el estudio del Banco Mundial en marzo, donde vamos a tener una visión un poco más acabada. Hay que ir paso a paso”, puntualizó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/