• Home
  • Ciudad
  • País
  • Política
  • Mundo
  • Blogs
  • Opinión
  • Economía
  • Deportes
  • Vida y Cultura

domingo 26 de octubre del 2014

Última carga11:14:06

  • Galeria

  • Video

  • Viral

 

  • Un canto a Violeta

  • Para ellas

  • Conferencia

Temas claves priorizados desde 2009 en el Plan Regulador se vulneraron en 2012

Se trata de siete áreas de prioridad uno para la comunidad, que no han encontrado soluciones y donde se ha actuado incluso en contra.

Cuando comenzó el estudio para actualizar el Plan Regulador de la ciudad de Chillán, el año 2009, a un año de haber asumido el actual gobierno comunal, se realizaron reuniones participativas donde la comunidad o representantes de ella  entregaron su visión de la urbe y las principales falencias que debían ser superadas.

 

Transcurridos ya tres años desde que la gente organizada y sus líderes presentaran siete observaciones específicas, y definiera los principales ejes del desarrollo de la ciudad, es poco lo que se ha avanzado y el Plan Regulador mismo aún no ve la luz.

En aquellas citas desarrolladas entre 2009 y 2010 los arquitectos a cargo del nuevo plan pudieron verificar que existía urgencia ciudadana para avanzar en temas claves del desarrollo comunal, pero muchos problemas siguen sin ser solucionados a pesar de que algunas de ellas sólo consideran gestión municipal. Es más, en varios de esos puntos clave, la ciudad ha actuado al revés de lo que la gente expuso.

1.- Protección de riberas y esteros

Dentro de los principales “conflictos, objetivos  y prioridades ambientales” que priorizó la comunidad de Chillán, aparece la necesidad de proteger las riberas de ríos y esteros. 

La idea, según lo que plantean vecinos y dirigentes de entidades gremiales, no es entubar los cauces urbanos, sino que integrarlos al paisaje. Sin embargo, los cauces lejos de ser recuperados continúan deteriorándose, lo que se puede ver sobre todo en las tres etapas del Parque Estero Las Toscas que quedó a medio camino. 

Este 2012 LA DISCUSIÓN publicó la demanda ciudadana insatisfecha con este tema, donde vecinos a los esteros Las Toscas y Las Lechuzas denunciaron un grave problema de contaminación asociado a los torrentes urbanos.

2.- Mantener arborización

Caso paradigmático, ya que el Plan Regulador establece que la ciudadanía priorizó “mantener las arboledas en las avenidas y conservar las plazas con árboles”.

¿Qué se hizo este 2012? Lo contrario. Los temporales que afectaron a la zona durante el invierno mostraron que ha existido poca preocupación por la salud de los árboles. Y “la guinda de la torta”  lo constituyó los trabajos en la remodelación de la Avenida O’Higgins, que llevará seguramente a que un gran porcentaje de árboles deban ser retirados.

3.- Rediseño del transporte público

Tercera prioridad del Plan Regulador, hasta la fecha no satisfecha por la autoridad. El resumen ejecutivo del plan establece que la gente planteó la necesidad de un “ordenamiento de la locomoción colectiva”, donde la municipalidad sigue al debe, a pesar de que la Seremi de Transportes le entregó una cartilla con siete recomendaciones para agilizar el tránsito urbano. Inexplicablemente ninguna de ellas se ha concretado.

Las más radicales, la generación de vías exclusivas, encontró rechazo en los taxibuseros y colectiveros que amenazaron con parar si esa medida era aplicada. En año electoral se evitó ejecutarla, sin escuchar el planteamiento ciudadano establecido en el propio Plan Regulador que pronto debe aprobarse.

4.- Contaminación

Pasó el invierno y de las medidas de descontaminación para la ciudad nada se habla. Para la ciudadanía, fue la cuarta prioridad, no obstante la ordenanza existente es letra muerta por falta de fiscalizadores y la seremi del ramo no da luces acerca de qué acciones ejecutará antes de que comience un nuevo invierno. Algún logro: la declaración de Zona Saturada y el comienzo de la elaboración, en 2013, del Plan de Descontaminación.

5.- Industrias fuera del centro

Otra prioridad de la comunidad es retirar o congelar las industrias molestas del centro. Pero el tema pasa por cómo se verifica qué industrias son molestas.

Lo que es claro es que poco se ha avanzado en este tema e industrias emplazadas dentro de las cuatro avenidas, que mueven camiones de gran tonelaje, generan ruido o malos olores, siguen instaladas.

6.- Perros vagos

Es un tema que viene discutiéndose durante muchos años en la ciudad, tanto como el tema de la contaminación ambiental.

Pero mientras las autoridades  analizan qué hacer, los perros vagos siguen proliferando, generando jaurías que se apoderan de las calles y atacan a las personas. LA DISCUSIÓN ha llevado al papel varios casos este 2012.

7.- Basurales clandestinos

Las áreas verdes en la ciudad, que son un requerimiento de la comunidad,  son menos que los sitios eriazos.

Mientras hay unas 25 hectáreas de las primeras, las segundas llegan casi a las 40 hectáreas, cifra que se ha mantenido inamovible en los últimos años.

A esto se suma que dichos sitios son basurales clandestinos. Pese a que el municipio ha desarrollado tareas de limpieza, persisten, ya que son los mismos vecinos quienes depositan sus desperdicios en ellos.

 

Hoy comienza un nuevo proceso de participación ciudadana en el Teatro

 

Hoy, desde las 18.00 horas, la Municipalidad de Chillán, la entidad edilicia generó una nueva oportunidad para analizar el Plan Regulador.

En la primera sala del Centro Cultural Municipal se podrá conocer el proyecto de Plan Regulador ya terminado por la empresa asesora Manuel Durán Arquitectos, y los que asistan tendrán la ocasión de formular consultas y presentar observaciones.

No es la única oportunidad que abre el municipio para abordar temas que deberían haber sido debatidos con anterioridad, pues una segunda audiencia pública se desarrollará el próximo 24 de octubre.

Las observaciones que necesariamente debe ser presentadas por escrito deberán ser expuestas hasta el 8 de noviembre de este año.

Posteriormente, la nueva versión del Plan Regulador, ya pulido por la comunidad, debe ser visada por el Concejo y presentado al Ministerio de Vivienda.

Esta entidad tiene en teoría 90  días para pronunciarse sobre la validez del proyecto, de tal manera que se ve difícil que durante este año el plan sea aprobado y entre a regir los destinos de la ciudad.

Este nuevo proceso se abre pues supuestamente hay temas que no fueron advertidos en el primer proceso de participación ciudadana.

Y no fueron advertidas porque no habrían participado todos los que tenían que exponer sus ideas. Frente al eventual vacío generado es que aparece como necesario generar una nueva exposición de las ideas básicas y fundamentos de aquel instrumento de planificación comunal.

El actual plan data de 1989 y debe ser modificado pues hay nuevas visiones sobre temas como altura de edificios y otros que requieren que la gente los conozca.

 

comments
JA Teline IV
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones