jueves 28 de mayo del 2015

Última carga10:18:21

  • Galeria

  • Viral

  • Video

 
 

  • Concierto cristiano

  • Pintura

  • Charla

La pobreza extrema en la provincia supera promedio regional y nacional



Ñuble alcanza un 4,91% de indigencia, por encima del 4,52% de la Región del Bío Bío y muy por encima del 2,79% del país.

Los resultados de la Encuesta Casen 2011 desarrollada por el Ministerio de Desarrollo Social, a los que tuvo acceso LA DISCUSIÓN, muestran, por una parte, una reducción de la tasa de pobreza en la Provincia de Ñuble, sin embargo, al analizar las cifras de pobreza extrema o indigencia se observa que los números son mucho más preocupantes, toda vez que la provincia exhibe tasas más altas que la Región del Bío Bío y que el promedio nacional.
En cuanto a pobreza total, la Provincia de Ñuble está en una posición relativa mejor que la región, pero en una situación desmejorada respecto del país. Con un 19,64% de la población bajo la línea de pobreza, Ñuble concentra una proporción menor que el promedio regional, que alcanza un 21,46%, sin embargo, sigue muy distante del 14,45% que registra el promedio nacional.
Un análisis por comuna, registra que los mayores niveles de pobreza se encuentran en Coihueco y Coelemu con 36,5% y 26,1%, respectivamente.
Le siguen las comunas de Trehuaco y San Nicolás, que presentan mayores niveles de pobreza que la Región del Bío Bío, con 25,1% y 24,6%, respectivamente. En tanto, Quillón es la comuna que presenta el menor nivel, registrando un 8,9% de la población que no cruza el umbral de la pobreza.
En ese sentido, la ruralidad es un factor relevante en el análisis, según el economista de la Universidad San Sebastián, Renato Segura Domínguez, quien analizó a las cifras informadas por LA DISCUSIÓN.
“El 31,6% de la población de la provincia vive en zonas rurales, lo que duplica la estadística a nivel regional y país, por lo que la provincia debe fortalecer el sector económico agrícola y agroindustrial para incentivar el desarrollo de las familias que habitan la zona rural y evitar la migración hacia las zonas urbanas donde se concentran los mayores porcentajes de pobreza”, planteó el académico.

-¿De qué manera el avance de las plantaciones forestales y la reducción de la superficie agrícola pudieran ser responsables de los altos niveles de pobreza en algunas comunas del secano y de la zona de riego?
- Por supuesto que afectan, toda vez que se genera una alta migración hacia las zonas urbanas donde la pobreza es mayor y más dura. Esto es especialmente sensible en la Provincia de Ñuble, con más del 30% de la población que habita en zonas rurales. El desarrollo agrícola y agroindustrial es uno de los principales desafíos del territorio con el objeto de mejorar los indicadores sectoriales.

-¿Hay alguna relación entre los procesos migratorios y los cambios en las cifras de pobreza entre 2009 y 2011?
- Definitivamente, sí. La migración de familias campesinas hacia zonas urbanas, en busca de mejores oportunidades, han contribuido significativamente al aumento de la pobreza a nivel comunal. Esto se explica porque la matriz productiva regional se ha concentrado en sectores económicos con baja utilización de mano de obra de alto nivel de productividad y un uso intensivo de mano de obra de baja productividad y/o no calificada.

Pobreza extrema
En cuanto a la indigencia, la Provincia de Ñuble exhibe un alto nivel, que alcanza a 4,91%, superando a la Región (4,52%) y al país (2,79%)
La pobreza extrema afecta con fuerza a Chillán Viejo, comuna en la cual se registra un 11,4% de la población en condición de indigencia, la tasa más alta de la provincia. Le siguen San Ignacio y Trehuaco, con niveles de indigencia de 9,9% y 9,2% de la población, respectivamente. En el otro extremo, los mejores indicadores se registran en  Cobquecura y Ninhue, con 0,6% y 0,7% de la población en condición de indigencia, respectivamente.
Según explicó Segura, “este indicador es un elemento prioritario a considerar al momento de focalizar la política social del Gobierno en el territorio. La pobreza extrema se combate con subsidios directos del Estado y con una preocupación preferente de las autoridades comunales para cubrir las necesidades más urgentes”.

- ¿Por qué el comportamiento de las cifras de indigencia no necesariamente va aparejado con el comportamiento de las cifras de pobreza no indigente?
- Porque la indigencia es un fenómeno social que puede ser erradicado con políticas sociales agresivas a través de transferencias y subsidios. La pobreza, en cambio, es una condición estructural de acuerdo al nivel de inclusión social que exista en el sistema económico imperante. La sociedad de oportunidades, que por definición es fundamentalmente inclusiva, permite que cualquier persona pueda activar su movilidad social. Sin embargo, bajo el escenario actual, existe un importante número de personas que, por diferentes razones (muchas de ellas desconocidas), están inmovilizados socialmente (pobreza dura).

Indicadores asociados
En el análisis de indicadores que están vinculados con la pobreza, Segura pone énfasis en la severidad de la pobreza, que mide la desviación de los ingresos autónomos per cápita de los hogares respecto de la línea de la pobreza. “La provincia muestra los peores indicadores tanto a nivel país como a nivel regional. Se requiere una política pública focalizada para disminuir la brecha entre el ingreso de las familias pobres y la línea de la pobreza”.
Sin embargo, en términos de desigualdad de ingresos, los resultados no son tan graves. La desigualdad se mide a través del coeficiente de Gini, donde el valor 1 representa desigualdad perfecta (todo el ingreso se concentra en un hogar) y el valor 0 representa igualdad perfecta entre los hogares. La Provincia muestra mejor indicador de desigualdad tanto a nivel de la región como del país.
En este caso, el alto nivel de población rural contribuye a mejorar dicho indicador.
Otro elemento a considerar es el ingreso autónomo per cápita, en el cual la provincia revela el menor valor, tanto respecto de la región como del país. En opinión del economista, “ésta es una señal de una sociedad con un bajo nivel de oportunidades, donde se requiere estimular la iniciativa privada como el eje central de un mejoramiento significativo y sostenido de los ingresos autónomos vía el mercado laboral y el emprendimiento individual”.
Finalmente, la cobertura financiera de la provincia muestra aspectos de dulce y de agraz. En materia de endeudamiento tiene una baja cobertura en el sistema financiero tradicional (bancos), pero una alta cobertura en el retail, lo que significa asumir una menor barrera al endeudamiento pero un mayor costo financiero asociado (tasa de interés más altos). Lo anterior está asociado a los bajos ingresos de los habitantes de la provincia, factor que los convierte en individuos con mayor riesgo para el sistema.
En materia de ahorro, en tanto, a nivel general las familias de la provincia son menos propensas al ahorro, pero a nivel de ahorro para la vivienda el nivel es superior a la región y al país, lo que señala el interés de las familias por radicarse en la zona.
comparación con 2009
La Encuesta de Caracterización Socioeconómica -Casen- se aplicó en 2009, y en forma extraordinaria, se repitió en 2010, para conocer los efectos del terremoto en los ingresos de las familias.
En 2011 se aplicó nuevamente y el pasado 20 de julio, el Gobierno dio a conocer los resultados globales, con una reducción de la tasa nacional de pobreza desde un 15,1% en 2009 a un 14,4% en 2011, lo que fue motivo de celebración por parte de las autoridades.
Pese a ello, hubo cuatro regiones en el país que aumentaron su tasa de pobreza, entre ellas, la del Bío Bío, donde se elevó de 21,0% a 21,5%.
La revelación de los datos trajo aparejada una polémica respecto de un eventual manejo de los datos por parte del Gobierno, hecho que ha sido desmentido por la autoridad. Sin embargo, se determinó hacer una revisión de los datos, lo que ha retrasado la entrega de los números desagregados.
En la Provincia de Ñuble, según la Casen 2009, 15 de las 21 comunas exhibían índices de pobreza superiores al 21% promedio de la región.  Sin embargo, en la Casen 2011 se observa que sólo seis comunas se ubican sobre la media regional de 21,5%.
Y si bien se podría pensar que la reconstrucción podría ser un factor que haya contribuido a mejorar los índices en algunas comunas, esto es descartado por Segura.

- ¿Es posible que la reconstrucción haya contribuido a mejorar las cifras de una decena de comunas?
- No necesariamente, toda vez que la reconstrucción permite corregir la violenta caída en los indicadores económicos y sociales del país. Sin embargo, la Casen 2011 no muestra evidencia que los enormes daños ocasionados por el terremoto ocurrido el 2010 se hayan extendido hacia el 2011, período de realización de la encuesta.

- ¿Y es posible que el cambio de metodología sea un factor clave en la baja de las cifras en más de una decena de comunas?
- En mi opinión, no, toda vez que el cambio metodológico afecta al total de la muestra, por lo cual no hay efecto en términos comparativos entre comunas para el mismo período.

comments
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones