martes 21 de octubre del 2014

脷ltima carga08:47:08

  • Galeria

  • Video

  • Viral

  • Documental: Vecinos del Volc谩n

  • Cine en Extensi贸n UBB: "Roman Holiday"

  • M煤sica: Social Indie Club

Biodiversa abri贸 las puertas de sus proyectos medioambientales en Cabrero

  • Proyecto de la empresa apoyado por Innova Bío Bío está reutilizando lodos presentes aquí para convertirlos en abono de alta calidad.
  • Gerente de negocios explica cómo sería esta nueva etapa para la empresa de residuos industriales y sanitarios Ecobío.

En medio de una plantación forestal perteneciente a la empresa Mininco, en las cercanías de Cabrero, se encuentra uno de los proyectos más valorados por el Holding de Essbio y sobre todo de su filial Biodiversa.
La planta de tratamiento no dista mucho de las modernas existentes en otros lugares del país. Quizás lo que impresiona de entrada es su funcionamiento, pero sobre todo su tamaño.
La planta actualmente trata las aguas servidas y lodos sólo de la comuna de Cabrero, en lo que es una especie de conejillo de indias para numerosas experiencias y negocios para el gigante de las sanitarias.
Estas instalaciones en sí revisten una gran importancia para la empresa que hace sólo unos días compró Hera Ecobío -a la que ahora llaman simplemente Ecobío- en unos 12 mil millones de pesos. Biodiversa mantiene operativo un interesante proyecto de sustentabilidad medioambiental. Así lo explica Michael Salas,  el jefe de Operaciones de Biodiversa.
“Esta planta de tratamiento tiene la capacidad para tratar el 100 por ciento de las aguas servidas de Cabrero, está funcionando desde el año 2005 y lo que hacemos acá es prácticamente todo el saneamiento de todas las aguas servidas con carácter domiciliario”, relata el jefe de Operaciones de Biodiversa, empresa que trabaja codo a codo con el principal operario de la instalación llamado Víctor Jelvez.
Junto con él, Salas muestra en definitiva todo el proceso involucrado en el tratamiento de estos residuos líquidos desde que estos “llegan gravitacionalmente mediante una planta elevadora de aguas servidas donde son impulsadas hasta el sector de pretratamiento”, detalla el jefe de Operaciones de Biodiversa. En este punto las aguas son menguadas de grasas y arenas presentes para luego ser depositadas en una de las piscinas más grandes con las que cuenta el complejo, el lugar donde la biología de las bacterias completa el trabajo de eliminación de fecas del total de aguas entrante.
“Aproximadamente tres mil metros cúbicos es la cantidad de caudal de agua que llega hasta esta planta. Caudal que sigue un recorrido por más de cinco procesos distintos hasta que se obtiene un resultado envidiable respecto al aspecto del agua”, argumenta Salas al momento que le pide a Víctor que saque una muestra del agua en una botella y que ejemplifica el resultado final del tratamiento.

 

Biodiversa mete las manos
El momento justo en que la empresa medioambiental toma las riendas del trabajo en la planta de Cabrero es una vez que los lodos son separados de las aguas tratadas. En ese minuto estos desperdicios son ingresados hasta una máquina de aspecto steam punk donde los lodos son aplastados una vez más en busca de que “se extraiga toda la humedad posible en ellos. Una vez que ingresaron a este proceso siguen manteniendo humedad, pero sólo al 80 por ciento y es este el momento en que comienza el trabajo de Biodiversa”, menciona Salas quien explica además que los contenedores existentes son llenados y trasladados por los operarios hasta el sector posterior de la planta.
“Biodiversa como empresa no mantiene instalaciones formales en esta planta, nuestra tarea acá es trabajar a nivel experimental con estos lodos, sobre todo tratando de encontrar algún uso sustentable medioambientalmente. La gestión aquí la hacemos en colaboración con Essbio y una vez que trasladamos los lodos hasta esta parte del predio otro tipo de profesionales nos ocupamos”, detalla el jefe de Operaciones.
Quien se suma a las explicaciones de este proceso es la ingeniero ambiental Ana María Callejas quien ha participado desde el año 2008 en este proyecto cofinanciado con Innova Bío Bío de Corfo.
“Todo lo que ingresa al contenedor llega hasta este sector que es parte del proyecto que consiste en el secado de lodos con energías alternativas. Como lo observaron anteriormente el lodo mantiene un 80 por ciento de agua. Así aumentan los costos de transportes, por lo que se estaba buscando una alternativa para tratarlos y así disminuir la cantidad de agua que tienen”, describió Callejas.
Según la profesional se trabajó en dos líneas, la primera es con un reactor solar hecho de policarbonato. Un verdadero domo que concentra la temperatura y donde los lodos son dejados, reposados, mezclados con otros materiales y sustancias para que así disminuya su humedad.
“Acá hay lodo seco con un nivel de humedad del 30 por ciento, que es muy poco. La idea es seguir de aquí al compostaje. Se mezcla el lodo con material estructurante, chips, aserrín, que es parte de la mezcla exitosa. Con esto se evapora parte de la humedad y se degrada aún más la materia inorgánica”, resume como parte de lo tangible de este proyecto.
El resultado está a la vista, se trata de un abono muy poderoso para tierras agrícolas y forestales que hasta este minuto aún mantiene su fase experimental, pero que pronto se iniciarán pruebas más concretas para aquello.
“Para eso estamos trabajando con el INIA y así repartir parte de este abono por unos cuatro predios en la región con la misión de que sean utilizados y así rastrear concretamente su efectividad”, acota la ingeniero ambiental.
Para Michael Salas el tema del compostaje es muy emocionante ya que se está entregando un producto sustentable que irá en ayuda para la producción de la región, por lo que hasta este momento descartan que lo estén pensando como una unidad de negocio.

 

Planes en Llollinco
“De hecho actualmente estamos trabajando directamente con los lodos, eso sí sin este proceso de compostaje, en los sectores aledaños a Ecobío en Chillán Viejo. Ahí se creó un comité ambiental que está probando un lodo anaeróbico e higienizado para su aplicación en suelo forestal”, complementó Salas como parte de una de las experiencias que están comenzando a asumir en Biodiversa en su acercamiento con la comunidad aledaña a Ecobío.

Las intenciones de Biodiversa en Chillán Viejo

En Biodiversa están siendo muy cautos con respecto a la posibilidad de negocios que les significaría el entrar a manejar una planta de tratamiento de residuos industriales y domiciliarios como lo es la de Ecobío.
Juan Pablo González, gerente de Negocios de la empresa, conversó con LA DISCUSIÓN y adelantó  las intenciones de negocios que se abren para trabajar en Ñuble. “Una de nuestras principales actividades el último tiempo es este que pudiste comprobar en Cabrero que es el tratamiento y reuso de residuos orgánicos o lodos. Durante un buen tiempo hemos estado investigando para ver como podemos darle valor al residuo con ayuda de organismos y universidades hemos podido concretarlo”, describió.
Sobre las funciones que podría cumplir la planta de Ecobío ubicada en el fundo Las Cruces, en Chillán Viejo, Juan Pablo González detalló que “la verdad es que nosotros los vemos como una línea que viene a agregarse a nuestros actuales servicios que nos puede potenciar como un actor súper relevante para prestar servicios a las industrias en temas relacionados con el medio ambiente. La idea es posicionar a Biodiversa y transformarnos como un actor relevante en tanto de que podamos prestar servicios medioambientales para residuos líquidos como residuos sólidos. Así que viene a complementar plenamente lo que ya venimos haciendo”, agregó el gerente de negocios.
En ese sentido, atractivo sería para la empresa replicar el modelo de trabajo en el relleno de Chillán Viejo para encontrar unidades de negocios en otros sectores del país, cuestión que también aclaró González, “lo más importante es que Ecobío es una empresa que ha desarrollado su conocimiento en como tratar residuos sólidos y ese conocimiento sí nos interesa porque está dentro de los marcos regulatorios, con altos estándares de cumplimiento ambiental. Esto claramente nos permite posicionarnos como un actor a nivel nacional súper relevante para prestar servicios ambientales de manera integral. Esa es la idea del porqué hemos ido a la compra de Ecobío”, manifestó el gerente.
Sobre el tema de la construcción de una futura planta de lodos en Pemuco el ejecutivo no quiso referirse en extenso, pero aportó mencionando que “estamos evaluando la alternativa, estudiando la información que nos entregó el SEA y viendo nuestra estrategia a seguir. Estamos convencidos que este proyecto no va a generar grandes problemas ambientales con el entorno y creemos que es la solución para hacernos cargo al 100 por ciento de una necesidad con la posibilidad de tal como lo vieron en Cabrero, aprovechar el reuso del residuo y obtener un producto importante para el desarrollo de la provincia”, relató González.

comments
JA Teline IV
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones