jueves 28 de agosto del 2014

√öltima carga09:08:43

Historia

  La historia del diario LA DISCUSIÓN comienza a escribirse un 5 de febrero de 1870, cuando el abogado y prestigioso hombre de reconocido espíritu público don Juan Ignacio Montenegro, quien además era gerente del Banco Montenegro y Cia. decide fundar el periódico. Conviertiéndose, de esta manera en el segundo en ser creado en nuestro país.

El editorial de esa primera edición era un elogio a la libre discusión. De ahí se desprende que don Juan Ignacio Montenegro se empeñase, con fervor, por dar a LA DISCUSIÓN el nombre que lleva.

LA DISCUSIÓN comenzó siendo un periódico semanal. Sin embargo en 1878 ya se publicaba tres veces a la semana y para el año 1909 era editado regularmente, con una gran envergadura periodística. Estando a la cabeza el periodista don Ángel Custodio Oyarzún, a quien la muerte lo sorprendió ese mismo año mientras se encontraba trabajando para el diario. Gracias al enorme esfuerzo de don Ángel Custodio Oyarzún, La Discusión había alcanzado los más altos sitiales del periodismo nacional.

Entre los redactores de aquella época se destacaron don Manuel Jesús Ortíz, maestro de castellano que llegó a ser el redactor mas leído de Las Últimas Noticias, escribiendo bajo el seudónimo de Bergerac, y don Waldo Díaz Ugarte.

Posteriormente se sucedieron varias sociedades integradas por respetables hombres de la zona, quienes por lo general realizaban una sociedad comercial por acciones. En ese período actuaron de directores los señores Julio Araos Díaz, quien fuera Ministro de la Corte, don Julio Espinoza Araos, don Humberto Gacitúa, más tarde abogado del Consejo de Defensa Fiscal y don Ricardo Bañares, con la colaboración del acreditado periodista de entonces, don Lorenzo Villarroel Corvalán.

HITOS
En 1927 tomó el diario el periodista don Jorge Silva Silva, quien lo dirigió con singular brillo, estimulando la formación de grupos culturales y dando tribuna libre a todos los credos. Al poco tiempo reemplazó el tipo viejo por linotipias y la prensa chica por una Dúplex que imprimía cuerpos de doce páginas con bastante rapidez.

El 24 de octubre de 1936 don Alfonso Lagos Villar asume el control de LA DISCUSIÓN. Uno de sus primeros logros fue editar el diario los 365 días del año, puesto que hasta entonces éste no se editaba los lunes. Ese mismo año se incorporaron los servicios nacionales e internacionales de la United Press International.

Su tesonero trabajo le hizo merecedor a don Alfonso Lagos del Premio Nacional de Periodismo en Redacción el año 1961, justa recompensa a un servidor del progreso de la ciudad y de los bienes de la cultura y el arte.

El 28 de agosto de 1976 don Alfonso Lagos realiza la donación del diario, junto a los Talleres Gráficos y la radio, a la Universidad de Concepción. Sin embargo, el 28 de noviembre de ese año, faltando cinco minutos para las siete de la mañana, una trombosis cerebral pone fin a la vida de don José Alfonso Lagos Villar. El ilustre hombre público había nacido el 16 de abril de 1900.
 
Otro hito importante en la historia del diario se cumple en 1990 con la modernización de la edición e impresión del diario. Este proceso se había iniciado en 1989 con la adquisición de modernos equipos de procesamiento de textos por computadora y de fotomecánica. Tras una etapa de preparación, a comienzos del segundo trimestre de 1990, sale a la circulación un diario en formato tabloide e impreso mediante el sistema Offset por Impresora La Discusión S.A. el que encuentra buena acogida entre sus lectores y anunciadores.

El 5 de febrero 2003 se publicó un nuevo diseño, con un estilo renovado, que cambia los parámetros estéticos y se enfrenta al gris, la simetría y uniformidad, ofreciendo color, un innovador empleo de tipografías y soluciones que proponen una arquitectura de las páginas más viva y asimétrica.

En la actualidad, LA DISCUSIÓN se encuentra a la par con los avances tecnológicos, utilizando avanzadas herramientas de comunicación que le permiten estar en permanente conocimiento de todo lo que sucede en la zona, Chile y el mundo, para entregarlo oportunamente a sus lectores.

 

 

 

comments
JA Teline IV
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones