viernes 29 de mayo del 2015

Última carga11:05:31

Intergas expectante frente a apertura de Enap a vender GNL

Combustible limpio es clave para generar una alternativa de calefacción al uso de la leña en Chillán.

Es la esperanza más patente para las ciudades del sur de Chile que sufren los efectos de la contaminación por combustión de leña: la posibilidad futura de que los actuales sistemas de calefacción cambien a uno menos contaminante, como el gas natural.

En rigor, Chillán tiene dicho combustible, que lo reparte a los domicilios la empresa Intergas. No obstante, los precios son aún prohibitivos para su uso masivo en calefacción, por lo que la mirada está puesta en el gas natural licuado, GNL, que llega a la planta de regasificación de Pemuco, en la provincia.
Esa posibilidad, acicateada también por parlamentarios de Temuco, quienes buscan la misma solución  a sus problemas de contaminación, fue descartada por la misma ministra de Medio Ambiente María
Ignacia Benítez este año, quien aseguró que los precios del GNL hacen impracticable hoy su uso doméstico. 
Sin embargo una respuesta lograda por el diputado radical Carlos Abel Jarpa la semana pasada abrió una puerta. Enap, a cargo de la planta de regasificación que hoy vende el combustible a la industria penquista, contestó a través de su gerente general Ricardo Cruzat, quien aseguró que a futuro existe la posibilidad de hacerlo, tomando en cuenta que se estudian volúmenes adicionales a la planta.
En el corto plazo la idea no obstante no es factible. “Enap no está en condiciones inmediatas de suministrar gas natural a la empresa Intergas de la ciudad de Chillán. La planta satélite de regasificación (Pemuco) opera durante el periodo de invierno a un máximo de 450.000 m3 día, destinado en su totalidad a abastecer los consumos propios de Enap (Refinería Bío Bío)”, contestó el alto ejecutivo.
¿Donde está la posibilidad? En una actual etapa de redifinición técnica para aumentar dicha capacidad de regasificación, desde la cual se pueden abrir a vender a terceros. Así la planta pasaría de 450.000 m3 a 600.000 m3, donde como precisó el ejecutivo “volúmenes adicionales podrían estar disponibles para que Enap los comercialice (...) Enap está disponible desde ya para avanzar en la definición de condiciones comerciales para el eventual abastecimiento de gas natural a la empresa Intergas de Chillán”.

Noticia alentadora

Tras conocer los dichos de Ricardo Cruzat, gerente general de Enap, su par de Intergas, Rodrigo Larrondo, aseguró que “es alentador que Enap esté en disposición de vender GNL para Chillán y que sólo falte superar la capacidad limitada de la planta Pemuco. Sin embargo, cabe destacar que esa planta fue diseñada para una capacidad inicial de 600.000 m3/día y lo que se necesita para Chillán para comenzar es menos del 5% de eso. Más aún, la Declaración de Impacto Ambiental de esa planta establece 1.200.000 m3/día, ampliación que estaba proyectada originalmente para realizarse en un par de años”.

El ejecutivo, quien está detrás de una fuerte campaña ambiental en sus locales comerciales y Twitter para informar los altos niveles de contaminación que tiene la ciudad en invierno, como estrategia para lograr quedarse con el negocio de la distribución del GNL, precisó a LA DISCUSIÓN que “Intergas desde 2008 viene solicitando a Enap llevar GNL para la zona, sin haber recibido a la fecha una propuesta. Por lo tanto, de haber ahora disposición, Intergas reitera su solicitud de que Enap comunique las condiciones para comprar GNL, lo que es fundamental para lograr y transferir un ahorro a la comunidad de Chillán”.

Larrondo especificó que “Enap informó hace poco públicamente lo que ya había anticipado Intergas: que ha obtenido rebajas en los precios de compra del GNL por renegociación de sus contratos. Con estos nuevos precios, mucho más bajos, agregando costos para transportar ese GNL al sur, se puede llegar a precios competitivos a los clientes de Chillán”, punto clave considerando que el GNL que se venda residencialmente para calefacción tiene que ser competitivo con el costo de la leña.

“No se debe olvidar que el objetivo de esta medida es lograr una efectiva y rápida descontaminación del aire en Chillán. Al respecto, se estima entre US$2.000 y US$6.000 el costo público anual sólo en salud por cada estufa a leña. En consecuencia, si se sustituyera sólo el 10% de las estufas a leña de Chillán (4.000), para el próximo invierno habría un ahorro público sólo por costos en salud de unos US$16.000.000. Por lo tanto, la conveniencia social y en salud para Chillán de esta medida es evidente”, detalló el ejecutivo, lanzando números al debate.

El lobby político de Larrondo sigue. “Recientemente me reuní con el senador Víctor Pérez en el Congreso en Valparaíso, a quien entregué todos los antecedentes. El senador está muy bien informado sobre la gravedad del problema de la contaminación y se mostró muy interesado en lograr una solución aprovechando el GNL”.

comments
JA Teline IV
JA Teline IV
ediciones